Operación rescate: Litto Nebbia

Autor:

«Pequeño manual de vos y yo’, vio la luz gracias a ese especial radar que tenía Mario Pacheco para detectar sonidos de calidad emitidos desde cualquier latitud del planeta»

Litto Nebbia
«Pequeño manual de vos y yo»
MELOPEA/NUEVOS MEDIOS, 1997

 

 

Texto: JUAN PUCHADES.

 

 

No tuvo suerte Litto Nebia en la primera ocasión en la que se le intentó introducir en España, en 1986, cuando RCA publicó el recopilatorio «Solo se trata de vivir». La segunda fue con esta otra antología en la que se recogían algunas de sus más conocidas creaciones y que sí ayudó a ponerlo, treinta años después de iniciada su carrera, en el mapa de los degustadores de rock poco convencional.

¿Pero quién es Litto Nebbia, se preguntará el lector menos puesto? Pues ni más ni menos que uno de los fundadores del rock argentino con su grupo Los Gatos (antes Los Gatos Salvajes), con los que grabó en 1967 ‘La balsa’, el primer gran éxito de lo que allí llaman el rock nacional, una canción que adquirió proporciones de himno y que hoy es un clásico indiscutible. Pero eso fue la prehistoria (o casi), pues Nebbia ha continuado grabando durante todos estos años, ya sin la repercusión de los primeros días, pero a la búsqueda de la libertad musical, asentado en un estilo equidistante entre el rock melódico y el folclore, dando lugar a una obra dilatada compuesta por un sin fin de discos (su fertilidad compositiva no conoce medida) y una interminable lista de canciones. Acomodado desde hace unos años en su propio estudio y discográfica, Melopea, Nebbia no solo ha llevado adelante su obra solista, sino que también ha editado discos de otros y ha ejercido de productor o arreglista.

«Pequeño manual de vos y yo», vio la luz gracias a ese especial radar que tenía Mario Pacheco para detectar sonidos de calidad emitidos desde cualquier latitud del planeta. Y lo planteó como una introducción a la obra de Nebbia pensada específicamente para el público español (luego editaría algunos álbumes más del músico argentino), una antología inexcusable al incluir versiones de ‘La balsa’, ‘Mujer de los 1.000 días’, ‘Viento, dile a la lluvia’, ‘Quien quiera oir que oiga’ o ‘Solo se trata de vivir’, buenas muestras del hacer de este compositor e intérprete de lenguaje sutil al que le gusta girar en las letras alrededor de las relaciones humanas y que siempre mantiene una visión optimista, la del que, pese a todo, todavía cree en el género humano. Un creador independiente que se posiciona en tierra de nadie: entre la canción de autor y el rock, pero abierto a dejarse influir por géneros como el jazz, el pop o el folclore argentino (el tango también, por su puesto). En sus propias palabras: “Yo no escribo esto para discutir ⁄ es tan solo una manera de contar. ⁄ La prueba real de que el corazón se quiebra y habla sin parar”. Un disco esencial para introducirse y hacerse adicto a la obra de este genio maravilloso.

Anterior entrega de Operación rescate: El Último de la Fila.

Artículos relacionados