Operación Rescate: La Lupe

Autor:

la-lupe-17-09-09

La Lupe
«La Lupe en Madrid»
TICO, 1971


Texto: LUIS LAPUENTE.


Bolerista tremenda, despiadada, febril, Lupe Victoria Yoli Raymond, La Lupe, vivió la existencia atormentada, pasional y contradictoria que reflejan sus canciones más memorables. Después de unos comienzos titubeantes como cantante pop en la Cuba de la recién inaugurada Revolución, La Lupe recaló en el mambo y el boogaloo de la mano de los legendarios Mongo Santamaría y Tito Puente, con álbumes («Mongo introduces La Lupe», «La excitante La Lupe canta con el maestro Tito Puente», «El rey y yo») que ya son historia viva de la mejor música afrocubana de los años sesenta. La genial Yiyiyi clausuró la década prodigiosa con uno de sus mejores trabajos («The queen/Es la reina»), sembrado de boleros feroces (‘Puro teatro’) y una curiosa mezcolanza de copla española (‘El día que yo nací’), guaguancó santero (‘Guaguancó bembé’) y pop anglosajón (‘That’s the way it’s gonna be’, de Phil Ochs). Su entrada en los setenta no fue tan afortunada: tras la publicación del correcto «That genius called the queen La Lupe», la cantante visitó nuestro país y grabó uno de sus discos más disparatados (lo que ya es decir) en los estudios Columbia de Madrid.

«La Lupe en Madrid» arranca con uno de esos bolerazos incandescentes (‘El malo’, de Ramón Marrero) que forjaron la leyenda de la Reina del soul latino, pero enseguida desciende a terrenos más trillados, con piezas blandas de pop facilón (‘Ciao amore’, ‘Se me hace la boca agua’) y baladas aboleradas de Armando Manzanero (‘Me vas a recordar’), que a duras penas remontan en la garganta desbravada de La Lupe. La segunda mitad del disco sube el listón a base de son montuno (‘Camina y ven’) y guaracha (‘Ingrato corazón’) y descubre lo que podía hacer esta mulata irresistible con el repertorio de Augusto Algueró/Marisol (‘Estando contigo’) y con Celina y Reutilio (‘A la caridad del cobre’).
En portada, una foto desafiante de La Lupe en la Plaza Mayor del Madrid aburrido y gris de principios de los setenta. Desde luego, hay que tenerlo.

[Texto publicado originalmente en EFE EME 7, de mayo de 1999]


Anterior entrega de Operación Rescate: Pata Negra.

Artículos relacionados