Operación rescate: “Iros todos a tomar por culo”, de Extremoduro

Autor:

“Es dinamita pura, Extremoduro en uno de sus mejores momentos”

 

extremoduro-11-10-14

 

Extremoduro
“Iros todos a tomar por culo”
DRO 1996, WARNER 2014

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

Recientemente vuelto a editar en vinilo, la majestuosa portada del hasta ahora único disco en directo de Extremoduro luce como nunca. Suena a tópico, pero la verdad es que esta más que cualquier otra de su discografía parecía diseñada para la amplia carpeta de los negros surcos. El título ya lo dejaba claro, “Iros todos a tomar por culo”, pero la ilustración de Ramone era aún más espectacular que la frase en sí, ¡que ya es! Y yendo un poco más allá –a donde hay que ir, por otro lado– su contenido musical era dinamita pura, Extremoduro en uno de sus mejores momentos, cuando acababan de alcanzar el éxito masivo sin hacer concesiones forzadas al mercado. Así, el producto que llegó enlatado en “Iros todos a tomar por culo” estaba sin adulterar, y lo cierto es que en el futuro Robe Iniesta seguiría igual, siguiendo los dictados de su corazón. Pero no dejaba de ser meritorio que tras el enorme éxito de “Agila”, el siguiente paso fuera un directo irreverente que obviaba ‘So payaso’, el gran sencillo del citado disco, y que además contenía un fragmento de once minutos importado desde un elepé tan anticomercial como fue “Pedrá”.

De ese modo, “Iros todos a tomar por culo” era una declaración de intenciones y a la vez uno de los mejores discos en directo del rock español en el que todas las canciones superaban a sus homólogas de estudio. Tal vez tomando como modelo la autenticidad de “A pelo”, disco en vivo de unos Platero y Tú con los que Extremoduro ya compartían al guitarrista Iñaki “Uoho” Antón, y fue él quien se encargó de que “Iros todos a tomar por culo” gozara de una producción creíble que hizo del disco un ejemplo. Se habla mucho de la importancia del sentimiento en los shows de Extremoduro, y es cierto que es fundamental, y bien recogido queda en esta obra, pero la calidad técnica musical también debe ser subrayada. Tocan como animales, pero como animales que saben tocar y que hacen que las canciones crezcan respecto al estudio de grabación. La feroz ‘De acero’ (atentos a los solos de Antón), ‘Quemando tus recuerdos’ y ‘Deltoya’ son buenas muestras de una banda que se entiende, que sabe que debe dar carácter nuevo a canciones que ya tenían carácter de por sí. Es la magia del concierto.

Gran parte del show proviene de los dos que la banda ofreció junto a Platero y tú en el Palacio de los Deportes de Madrid, aunque también hay algunas canciones grabadas en otras localidades de España, siendo digno de mención que consiguieran hacerlo sonar tan homogéneo y haciéndonos pensar si algún día se editará una caja retrospectiva con unos cuantos shows de la época. Desde aquí, lanzamos esa petición, pero mientras tanto a disfrutarlo en vinilo.

Anterior entrega de Operación rescate: “Floating”, de Greg Trooper.

Artículos relacionados