Nick Cave: Reediciones del periodo reflexivo

Autor:

«Para sus seguidores, se trata de un buen pastel musical que llevarse a la boca porque se incluyen los discos remasterizados con extras y un DVD que acompañan a esta edición de lujo donde nos encontramos joyas de alto calibre visual»

Fernando Navarro nos presenta «Tender prey», «The good son» y «Henry’s dream», tres reediciones de la obra de Nick Cave, situadas entre finales de los años 80 y los primeros 90.


Texto: FERNANDO NAVARRO.


Regocijo. El sello Mute, dentro de la discográfica EMI, prosigue su tarea de reedición de los discos de Nick Cave con una reciente entrega triple compuesta por «Tender prey» (1988), «The good son» (1989) y «Henry’s dream» (1992). Para los iniciados en el artista australiano, buena oportunidad para apreciar la grandeza compositiva de este músico distinto, nada convencional y repleto de revelaciones. Por su parte, para sus seguidores, se trata de un buen pastel musical que llevarse a la boca porque se incluyen los discos remasterizados con extras y un DVD que acompañan a esta edición de lujo donde nos encontramos joyas de alto calibre visual.

Estos tres álbumes constituyen una etapa que se puede considerar “reflexiva” en la carrera del cantante, pero con su buena dosis de tormento. «Tender prey» tomó forma en un momento de su vida con mucho descontrol. El disco, repleto de imaginación y oscuridad, ponía fin a la etapa berlinesa. Y tiene algo de momento histórico en la carrera de Cave y sus Bad Seeds porque guarda un cambio, una evolución muy marcada de toda la banda. Dedicado a Fernando Ramos da Silva –muerto a tiros por la policía brasileña a los 19 años–, el álbum contó con el acompañamiento de un trío de cuerda en algunas canciones. Como extras, esta reedición incluye versiones acústicas, de sorprendente aplomo, de ‘Girl at the bottom of my glass’, ‘The mercy seat’, ‘City of refuge’ o ‘Deanna’.

«The good son» se publicó en 1990, cuando Nick Cave se instaló en Brasil, en la ciudad de San Pablo. Fue allí a recuperarse de la vida londinense, de los excesos de la noche británica, en un plan de desintoxicación. San Pablo le ofrecía otras visiones y otra cultura al músico australiano. Muchos no entendieron este cambio, ya que Cave abandona el lado visceral de su música. Esta nueva situación trajo un álbum lleno de temas lentos, con envolventes orquestaciones de cuerda y letras minimalistas de fuerte carga espiritual. En esta línea, se incluyen en el DVD de audio temas como ‘The train song’,’Cocks n asses’ y ‘Helpless’.

Cerrando esta triple entrega de reediciones, «Henry’s dream», un disco adorado por muchos seguidores de los Bad Seeds. Al mismo tiempo, es controvertido por su difícil gestación, pues Cave no quedó satisfecho con la producción de David Briggs. Este prefería un método en vivo en el estudio que utilizó con Neil Young. Esto llevó a que Cave y Mick Harvey remezclaran el álbum, y a que se incluyeran muchas de sus canciones en el disco en vivo «Live Seeds», ya que Cave quería hacer justicia a los temas. La portada fue diseñada por Anton Corbijn. En esta reedición se intenta hacer justicia con el pasado. Aparte del acústico de «Blue bird», ‘Jack the Ripper’, se incluyen versiones en directo de temas tan apabullantes como ‘The good son’, ‘The mercy seat’, ‘The carny’ y ‘The ship song’.

En conjunto, y más allá de la obra del propio Nick Cave, nos hallamos con tres discos, felizmente recuperados y ampliados, que representan el arte musical en letras mayúsculas.

Artículos relacionados