Malevaje en diez tangos populares

Autor:

malevaje-07-11-18

 

En el número 17 de “Cuadernos Efe Eme”, Manolo Tarancón se centra en la fundación y los primeros años de Malevaje, banda de tango fundada en los años 80 con la idea de versionar tangos populares. Aquí seleccionamos diez temas para acompañar su lectura.

Selección y texto: MANOLO TARANCÓN.

Malevaje surge en los 80 con absoluta naturalidad. Antonio Bartrina, camarero de El Salero, local madrileño ubicado en plena efervescencia de La Movida, dedicaba los ratos libres a cantar tangos a capela al oído de las clientas. Es el propio dueño del local quien le propone montar una banda para cantarlos sobre un escenario. Dicho y hecho. Hasta unos cuantos discos después no empezarían, ya con el maestro Osvaldo Larrea, a componer canciones propias. Es por ello que la selección de temas aglutina, sobre todo, tangos populares, casi todos ellos con el sello inconfundible de Carlos Gardel, que conforma la piedra angular de su repertorio de adaptacioes. Esta lista se compone en su mayoría de algunas de estas canciones, retocadas a la especial y única manera de Malevaje, que con su sencillez consiguen apoderarse de un estilo propio y peculiar.


1. ‘Mi noche triste’

Un evidente ejemplo de lo que es el lunfardo, dialecto tan propio del tango. Costumbrismo puro. Se trata de una de las canciones más emotivas y que mejor representa el trato que Malevaje le da a las adaptaciones. Tema original interpretado por Gardel con autoría de Pascual Contursi (letra) y Samuel Castriota (música).

 

 

2. ‘Confesión’

Poca presentación necesita una de las canciones más populares de la música en castellano. Interpretada por muchísimos y muy variados artistas (imposible olvidar el dúo formado por Bunbury y Calamaro en el extinto programa “Séptimo de caballería”), la versión de Malevaje aparece en el inicio de su primer álbum, “Tangos”, y se interpreta a piano y voz., justo lo necesario para detectar la originalidad del timbre de Bartrina.

 

 

3. ‘Garufa’

No falta la adaptación bartriana de uno de los títulos más interpretados por el propio Gardel, representando el perfil de un personaje vividor y caradura que tiene la calle como escuela y sus propias vivencias como única Biblia. Garufa significa, en dialecto lunfardo, diversión y jarana, lo que refuerza más todavía el carácter del personaje. Ideal para un grupo como Malevaje. Se grabó por primera vez en 1928 y sigue siendo un tema muy popular.

 

 

4. ‘Si soy así’

“¿Si soy así qué voy a hacer? Nací buen mozo y embalao para querer/ ¿Si soy así qué voy a hacer? Con las mujeres no me puedo contener”. Reivindicando un estilo de vida varonil, mujeriego e infiel, la voz se asienta a la perfección en una canción en la que se confiesan defectos que no dejan muy claro si finalmente se vuelven reproches o loas. Bartrina la borda.

 

 

5. ‘Es que hueles a pellejo’

Es una de las primeras mezclas entre bolero y tango, con un tempo animado que hace que la canción cabalgue a la perfección con la letra. Otra de esas historias en las que resulta complicado no prestar atención si desde el inicio se hace caso de lo que se cuenta.

 

 

 

6. ‘El salero’

Una de sus propias composiciones, ya con el maestro Larrea dentro del grupo. Merece la pena detenerse en una letra que supone un homenaje al local que vio nacer y crecer a Malevaje, cuando su propietario retó al propio Antonio Bartrina a montar una banda de tangos e interpretarlos desde su escenario, en vez de cantar a capela en los oídos de las clientas cuando trabajaba de camarero. Un local que no solo supuso la génesis de Malevaje: también formó parte de un modo importante para la Movida, programando conciertos de grupos madrileños y de todo el país en un momento de gran efervescencia.

 

 

7. ‘Tango ingrato’

Incluida en su disco “Arriba los corazones” en 1987, el bandoneón de Osvaldo Larrea (que firma la música) se muestra inconfundible en esta preciosa composición. De nuevo una canción de amor y desamor con una emotiva interpretación vocal. Una de esas pocas veces en las que la voz de Bartrina reclama mejores formas de abandonar y se siente solo y desvalido: “Te vas de mi lado dejándome solo/ te vas con los otros, para figurar/ mira que te amo, te amo Amanda/ y ahora sin ti solo me queda la maldad”.

 

 

8. ‘Chinchorro’

Una de las incorporaciones más interesantes de Malevaje fue el uso de las castañuelas, con el que rompían los sonidos del tango clásico. En este tema, son ellas las que marcan ‘Chinchorro’, uno de los más alejados del 2×4 del tango. Estamos ante un patrón más típico del vals y de la ranchera, pero que mantiene el timbre sonoro de sus canciones al no prescindir del bandoneón. Aunque en elelpé vería la luz en 1991 dentro de su “Arriba los corazones”, el sello Tres Cipreses editaría un single en 1988 que ya incluía la canción en la cara A. La cara B la cerraba ‘Solo quedaba la noche’.

 

 

9. ‘Volver’

Con la madurez de varios discos a la espalda y cientos de directos, su disco “Con su permiso, Don Carlos” de 1996 se abre con el mítico tango ‘Volver’, que necesita pocas presentaciones. Todo un homenaje a Gardel cantado con sobriedad y unos estupendos arreglos de cuerdas bien arropados por un bonito bandoneón.

 

 

10. ‘Milonga sentimental’

También en el disco de homenaje a Gardel apaerce esta ‘Milonga sentimental’, en la que Raimundo Amador con la guitarra española y Santiago Auserón con su voz acompañan esta curiosa versión que suena curiosamente añeja. Una canción mundialmente conocida que una vez más Bartrina lleva a su característico registro vocal.

 

novedades-septiembre-18

 

Artículos relacionados