La Semana Bizarra, 30 de junio 2009

Autor:

 

 

En La Semana Bizarra estamos de luto. Se nos ha muerto uno de los puntales esenciales de esta sección; sí, lógico, nos referimos a Michael Jackson. Es una pena, porque sus extremadamente divertidas –si no estabas en su piel, claro– andanzas nos han dado mucho juego en estos más de dos años. En homenaje, pedimos un minuto de silencio.

Ahora pueden aplaudir en recuerdo del difunto.

Vale, alto, ya está, arrancamos con la entrega de esta semana, que los bizarrismos deben continuar:

¿Han visto el despligue mediático ante la muerte de Jacko? ¡Qué barbaridad! Qué tiempos vivimos. Y lo que está por venir, porque la autopsia, la herencia y mil cosas más próximamente van a ser ampliamente cubiertas con todo lujo de detalles. Tiempo al tiempo. Para empezar, ya hemos leído que la familia piensa plastificar el cuerpo… pero ni caso, oigan. Nosotros hasta que no lo confirme The Sun, con su rigor habitual, como si oyéramos llover.

Se ha hecho esperar, pero ya hay foto de Madonna y su nueva hija, Mercy James. En España la publica Hola, y desde aquí hacemos la ola porque, hala, ¡una cosa menos de la que ocuparnos!

Madonna también es noticia porque encabeza otra de las ya clásicas listas de la revista Forbes. En esta ocasión la de los cantantes mejor pagados. Y es que la ambición rubia se hizo, entre junio de 2008 y junio de 2009, con la bonita cifra de 79 millones de euros. En el puesto número dos, y por increíble que pueda parecer, se sitúa Celin Dion (¿no les pasa como a nosotros, que esta mujer les produce la misma dentera que cuando una tiza se arrastra por una pizarra?), con 71 millones de euros, detrás está Beyonce Knowles y sus 62 millones y en cuarto lugar, Bruce Springsteen, con 50 millones. Pues nada, que lo disfruten con salud.

Un amigo sin identificar (en una noticia de investigación como esta, ¡un periodista nunca revela sus fuentes!) de Paul McCartney asegura que el ex Beatles, de 67 años, está convencido que va a vivir hasta los cien años. ¿Razones? Su estilo de vida saludable, los ejercicios diarios y su estricta dieta vegetariana. Cierto que con el aspecto que ya tiene igual acaba por asemejarse a un cruce entre doña Croqueta y Margaret Thatcher, pero qué carajo, cien años son cien años.

¿Qué hay peor que un nuevo rico? Un nuevo rico ruso. Sí, son de lo más extravagantes, así se entiende que un empresario ruso esté dispuesto a comprar la casa de Britney Spears por 6 millones de euros para regalársela a sus hijas, que son fans de la díscola Britney: “Mis hijas no se lo creían cuando se lo conté, pero realmente podrán vivir en la casa de su estrella favorita”. La oferta está encima de la mesa, pero Spears todavía no se ha pronunciado.

Esta noticia la traemos por pura maldad, porque somos conscientes de que Paris Hilton, aunque grabara en su día un disco, sólo canta en el dormitorio. Pero es que nos parece tan divertida, que teníamos que darla: Todos sabemos que a la vez que el Real Madrid fichaba a Cristiano Ronaldo, éste se corría (sin carcajadas, por favor) una fiesta con la Hilton. Lo divertido es que la nieta de los famosos hosteleros dijo unos días después que le gusta “que los chicos sean auténticos machos, y Ronaldo resultó ser un verdadero mariquita”. Esta Hilton es todo un fenómeno. ¿A qué dedicará su vida cuando se haga mayor?

Hace unas semanas contamos que Marilyn Manson [en la foto] era un buenazo que mantenía a sus padres. Pero tenemos nuevos datos que demuestran que debajo del horripilante maquillaje late el corazón de un tipo sensible: Cuando acabó su relación con Rachel Wood, roto de dolor, la llamó 158 veces en el mismo día. Como lo leen, 158. Pero hay más, porque declaró: “Todas las veces que la llamé, las 158, cogí una cuchilla y me corté en la cara y en las manos”. Sí, señor, 158 cortes, ¡con dos cojones! Que el amor duele, pensaría el muy tarado. Claro, que hay que añadir otra declaración en la que explica que en esos días “Mis paredes estaban cubiertas de letras garabateadas y bolsas de cocaína clavadas en la pared”. Y entre snif, snif, snif de la llorera que llevaba, se pegaba alguna esnif-ada… Dejándoles con el sabor amargo de este chiste tan rematadamente malo, pero en la completa seguridad de no habernos ganado el sueldo, despedimos esta semana negra.

En :

Artículos relacionados