La cara oculta del rock: Una cucharada de The Lovin’ Spoonful

Autor:

«Una cuchara. Este es el primer paso antes de comenzar un viaje hacia ninguna parte. En el argot inglés, la forma de consumir heroína por inyección se conoce popularmente como “lovin’ spoonful”, que se podría traducir como ‘cucharada de amor”

Música, droga y sexo caminan de la mano. Muchos grupos de rock ocultan en sus nombres referencias más o menos explícitas a este mundo de pasiones desenfrenadas. Ante esta moda, The Lovin’ Spoonful también se sumaron a esconder en su nombre dobles sentidos.

 

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.
 

 

Una cuchara. Este es el primer paso antes de comenzar un viaje hacia ninguna parte. En el argot inglés, la forma de consumir heroína por inyección se conoce popularmente como “lovin’ spoonful”, que se podría traducir como “cucharada de amor”. La razón de este nombre se debe al método empleado para su preparación previa, que tiene lugar al hervir la heroína sobre una cuchara. En los locos años sesenta, la década de la experimentación y la del sexo, la droga y el rock and roll era habitual que las nuevas bandas buscaran nombres que hicieran referencia al consumo de sus sustancias favoritas. O, también, que escondieran un significado sexual.

Aunque The Lovin’ Spoonful había comenzado a funcionar como grupo en 1965, no fue hasta un año después cuando empezó a circular el rumor que aseguraba que su nombre hacía referencia al consumo de heroína.  Ante semejante acusación, el mánager de la banda salió en su defensa y envió una carta a la revista “Variety”, después de leer un artículo en el que se daba a entender que el nombre del grupo estaba relacionado con esta droga. Dicha carta decía: “Insinúan que el nuevo grupo de moda en Estados Unidos ha elegido un nombre que alude a los narcóticos. Conozco a The Lovin’ Spoonful desde mucho antes de su formación y puedo asegurarles que son lo suficientemente maduros e inteligentes como para no dedicarse a este tipo de tonterías”. Por su parte, el líder de la banda, John Sebastian, también se quejó de las acusaciones en la revista musical “Melody Maker”: “Por aquí se piensa que todo lo que canta la gente joven son canciones sobre drogas. Con ‘Daydream’ también pasó por lo mismo”. ¿Qué le vamos a hacer? En la década de los 60, soñar estaba muy mal visto y había que sacarle significados ocultos a todo.

Sin embargo, el origen del nombre del grupo de folk-rock es bastante diferente. Según el cantante y guitarrista, fue una sugerencia que le hizo su amigo Fritz Richmond, un músico experto en tocar soplando una jarra, en el sentido literal. Richmond sacó el concepto “lovin’ spoonful” de la letra de la canción ‘Coffee blues’ de Mississippi John Hurt y a Sebastian le encantó, ya que siempre dijo que su banda sonaba como una combinación entre Chuck Berry y Mississippi John Hurt.

Pero esto nos lleva a un segundo doble sentido en el nombre del grupo. “Lovin’ spoonful” no solo puede ser una posible mención a la heroína, sino que además es otra forma de llamar a la eyaculación masculina. Para encontrar esta relación, hay que leer entre líneas la letra de la canción: “Este es el Blues del café. / Me gusta una determinada marca, / Maxwell’s House, / es bueno hasta la última gota, / como dice en la lata. / Solía tener una chica que me preparaba un buen Maxwell’s House / se marchó. / Algunos dicen que a Memphis y otros, que a Leland, / pero la encontré. / Quería  que me preparara un buen Maxwell’s House. / Ya sabes, si puedo tomar sólo una cucharada de Maxwell’s House / me sienta tan bien como dos o tres tazas de otro café. / Tengo que ir a Memphis, traerla de vuelta a Leland. / Quiero ver a mi chica para una cucharada de amor, / mi cucharada de amor. / Tengo que tener a mi amor. / La encontré. / Buenos días, nena, ¿qué tal estás esta mañana? / Por favor, señora, solo una cucharada de amor, / solo una cucharada de amor. / Declaro que necesito mi cucharada de amor”.

Aunque Mississippi John Hurt dedicó este tema a su marca de café preferida, parece que se está insinuando sexualmente a su compañera. No obstante, el cantante de blues aseguró que su canción solo trataba del café. Habrá que creerle, ya que, “Maxwell House” había utilizado el eslogan “loving spoonful” antes de que el músico lo incorporara en la letra de su canción. Si se quiere interpretar como algo sexual, allá cada uno. Así que por una relación lógica, si se supone que el músico de blues está hablando de la eyaculación, el nombre del conjunto liderado por John Sebastian también tenía que significar lo mismo.

Pues eso, sexo, drogas y rock and roll. Aunque The Lovin’ Spoonful negaran su relación con los estupefacientes, al final resultó que no eran tan “suficientemente maduros e inteligentes” como se declaraban y no pudieron ocultar que la banda estuvo envuelta en problemas de droga. En 1967, el otro guitarrista, Zal Yanovsky, fue arrestado en San Francisco después de que le pillaran con marihuana. Para evitar ser deportado, no le quedó más remedio que traicionar a su camello y revelar su identidad a la policía, lo que le llevó a ser tan odiado en los circuitos musicales que acabó abandonando a sus compañeros de The Lovin’ Spoonful. John Sebastian no tardaría mucho más y al año siguiente también dejó su banda para comenzar su carrera en solitario. La cucharada de amor no fue tan dulce y se les atragantó.

Nos veremos en La Cara Oculta del Rock…

Anterior entrega de La cara oculta del rock: The Police te estarán vigilando.

Puedes seguir a Héctor Sánchez en su propio blog.

Artículos relacionados