La cara oculta del rock: El hijo afortunado de Creedence Clearwater Revival

Autor:

«Estaba enfadado por el espectro del chaval normal que tenía que servir en el ejército en una guerra de la que estaba en contra. Pero los hijos de los pudientes y poderosos no tenían por qué preocuparse por esas cosas. Eran afortunados»

Con ‘Fortunate son’, Creedence Clearwater Revival creó un himno antibélico, lanzó su grito contra la guerra de Vietnam y criticó a la clase social alta que conseguía librarse de participar en este conflicto por nacer en una buena cuna. ¿En quién estaba pensando John Fogerty cuando compuso esta canción?

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Vietnam. El conflicto que se le enquistó a Estados Unidos y la guerra que no consiguieron ganar dividió la moral del país y obligó a muchos jóvenes a verse involucrados de la noche a la mañana en un enfrentamiento que no auguraba un buen final. En 1966, a un floreciente grupo llamado The Golliwogs no le quedó más remedio que hacer un alto en su incipiente carrera ya que el Tío Sam necesitaba la presencia de dos de sus miembros para que realizaran el servicio militar. John Fogerty y Doug Clifford fueron convocados a filas pero tuvieron más suerte que la mayoría de muchachos que se vieron inmersos en pleno conflicto después de recibir la llamada de su país. Fogerty entró en la Fuerza de Reserva del Ejército de Estados Unidos y Clifford en la Guardia Costera de Reserva. Cuando terminaron su servicio militar en 1968, retomaron la banda, que había cambiado su nombre a Creedence Clearwater Revival, y debutaron con un álbum homónimo.

Los chicos de la Creedence comenzaron a producir singles y álbumes a un ritmo vertiginoso y en noviembre de 1969 lanzaron su cuarto trabajo de estudio, “Willy and the poor boys”. El tema ‘Down of the corner’ fue publicado dos meses antes como single y este sencillo logró colocar en la lista de éxitos los dos lados del disco. La cara B fue una proclama antibélica, un rechazo a Vietnam y una crítica a los ricos y poderosos de la sociedad estadounidense: ‘Fortunate son’. La letra de la canción, escrita en primera persona, muestra el punto de vista de un hombre que ha sido reclutado para participar en la guerra de Vietnam como otros tantos estadounidenses que fueron obligados a vestir el uniforme y empuñar el rifle por no haber tenido la suerte de nacer en un estrato superior. El protagonista del tema lamenta no ser más afortunado ni ser hijo de un militar, un millonario o un senador para conseguir librarse del conflicto.

Como sucede a menudo con las canciones, el público tenía que buscarle significado a todo y, tiempo después del lanzamiento, comenzaron a preguntarse quién era el hijo del senador que lograba librarse del servicio militar a quien John Fogerty hacía referencia. Para averiguarlo, bastaba con jugar una especie de partida de “¿Quién es quién?” colocando las caras de los senadores de Estados Unidos en el tablero. ¿Tienen hijos? Se bajaban las fichas de quienes no tuvieran. ¿Son varones? ¿Tienen la edad adecuada para participar en un conflicto armado? Cuando todas las fichas quedaban boca abajo excepto una, la que se mantenía de pie sería la del, por entonces, senador del estado de Tennessee, Al Gore Sr.  Como consecuencia, el afortunado que conseguía escabullirse del servicio militar por ser hijo de papá no era otro que Al Gore, vicepresidente de Bill Clinton, rival de George W. Bush en las elecciones de 2000 y profeta del cambio climático en el documental “Una verdad incómoda” (2006).

¿Era Al Gore la persona que tenía Fogerty en mente cuando compuso la canción? Lo primero, Al Gore Sr. se manifestó en contra de la guerra de Vietnam. Como el senador se enfrentaba a una reelección en 1970, su hijo decidió alistarse en el ejército para que este hecho influyera en la reelección de su padre. Sin embargo, la oposición al conflicto bélico de Al Gore Sr. fue uno de los factores que determinaron que el senador de Tennessee perdiera las elecciones. Por su parte, Al Gore cumplió su servicio militar en Vietnam y trabajó como reportero del periódico “The Castle Courier”. Para cuando el joven Gore se alistó en el Ejército, el líder de la Creedence ya había escrito su canción.

Entonces, si no fue Al Gore, ¿quién sirvió de inspiración para John Fogerty? El cantante respondió a esta pregunta: “Estaba pensando en David Eisenhower, el nieto de Dwight, que se casó con Julie Nixon”. Este hijo afortunado era, en realidad, un nieto y un yerno con suerte al tener como abuelo y como suegro a nada menos que a dos presidentes de Estados Unidos. Al cantante no le gustó mucho la actitud de esta pareja respecto a la situación que su país estaba viviendo: “Cuando escribí ‘Fortunate Son’, Julie Nixon estaba saliendo con David Eisenhower. Y te daba la sensación de que ninguna de esas personas iba a involucrarse en la guerra. En 1969, la mayoría del país pensaba que la moral de las tropas estaba muy alta y que un ochenta por ciento de ellas estaba a favor de la guerra. Pero algunos de los que mirábamos más de cerca, sabíamos que nos meteríamos en problemas”.

‘Fortunate Son’ no solo fue una crítica contra la guerra sino que también era un ataque tanto al presidente de Estados Unidos del momento como a la punta de la pirámide de una sociedad estamental: “Es un enfrentamiento entre Richard Nixon y yo… Los ricos, la gente que lo tiene todo. No es una imagen positiva de la gente que está en la cumbre con sus coches grandes. Gente a la que no respeto. Durante la guerra de Vietnam, ésta era la gente que no tenía que ir a la guerra”. Todas estas personas nacidas en la alta cuna eran los hijos afortunados de los que Fogerty hablaba en esta canción que compuso en tan solo veinte minutos: “Te daba la impresión de que esta gente recibía un trato especial, y toda la idea de haber nacido rico o haber nacido poderoso parecía ponerse en evidencia en el enfrentamiento de culturas de finales de los sesenta. Yo tenía 23 años, creo. Estaba enfadado por el espectro del chaval normal que tenía que servir en el ejército en una guerra de la que estaba en contra. Pero los hijos de los pudientes y poderosos no tenían por qué preocuparse por esas cosas. Eran afortunados. Creo que todos estos tipos iban por ahí diciendo ‘es bueno para Estados Unidos’, Nixon o quien quiera que lo dijera, pero sus hijos no iban a ir”.

Aunque Richard Nixon y David Eisenhower sirvieran de inspiración para el tema en lugar de Al Gore, también se especuló con el nombre de otro político como la identidad del hijo afortunado: George W. Bush. Sin embargo, por la época en la que Fogerty escribió la canción, su padre y futuro presidente, George H. W. Bush, solo era un miembro de la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos, por lo que los Bush no merecían la suficiente atención del compositor. Al menos, por entonces. Años después, Bush hijo, ya convertido en presidente, acabaría en la mirilla de John Fogerty  en la canción ‘I can’t take it no more’, incluida en su álbum en solitario “Revival” (2007). El cantante se volvió a posicionar en contra de un conflicto bélico, esta vez, la guerra de Iraq, y se refirió a George W. Bush llamándolo de una forma familiar: “another fortunate son”. No importaba que entre ambas composiciones de John Fogerty hubieran pasado casi cuatro décadas, el sentimiento seguía siendo el mismo.

Anterior entrega de La cara oculta del rock: Fuego, lluvia y James Taylor.

Puedes seguir a Héctor Sánchez en su propio blog.

Artículos relacionados