La cara oculta de las canciones: ‘When the tigers broke free’, el primer ladrillo en el muro de Pink Floyd

Autor:

pink-floyd-24-10-13-a

«Su último trabajo junto a Pink Floyd, considerado al mismo tiempo como el primero en solitario, Roger Waters solo podía estar dedicado a una persona: su padre»

 

La metáfora del muro que construyó Pink Floyd estaba formada por temas como la educación, la locura, la soledad y la fama. Sin embargo, parte de los cimientos de este proyecto se basan en la ausencia del padre de Roger Waters. ‘When the tigers broke free’ fue la manera del bajista de exorcizar su trauma infantil.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

Una carta llegó al hogar de los Waters. Mary Waters no estaba acostumbrada a recibir correspondencia firmada por el rey Jorge IV, por lo que aquella misiva solo podía contener malas noticias. El monarca le daba el pésame ya que Eric Fletcher Waters, su marido, había fallecido en combate. Eric, cristiano, pacifista y comunista, había sido maestro de escuela, al igual que su mujer. Al poco tiempo de estallar la Segunda Guerra Mundial se declaró objetor de conciencia y su participación en el conflicto se limitaba a conducir una ambulancia. No obstante, su férrea ideología antifascista pudo más que su pacifismo y no le quedó más remedio que unirse a la infantería de la Armada británica para tomar parte en la guerra de forma más activa. El Regimiento de Fusileros Reales en el que Eric servía combatió en la batalla de Anzio, Italia, donde las fuerzas aliadas desembarcaron con el objetivo de liberar Roma del control de los alemanes. Sin embargo, Eric Fletcher Waters terminó siendo otra víctima más de la Segunda Guerra Mundial. En 1944, Mary Waters, quedó viuda y al cargo de sus tres hijos. El más joven, Roger, solo tenía cuatro meses de edad y faltarían muchos años para que se convirtiera en el bajista y cerebro (en ausencia de Syd Barrett) de Pink Floyd.

La ausencia de la figura paterna resultó un hecho traumático en la vida de Roger Waters. Timothy White, antiguo director de la revista “Rolling Stone”, así lo consideró: “Estoy seguro de que no pasa un solo día sin que Roger Waters no llore aquella muerte ni eche de menos, consciente e inconscientemente, al padre que nunca conoció; o sin que deteste la jerarquía de circunstancias que le quitó un padre que, según todos los testimonios, lo adoraba”. La manera que Waters tuvo de exorcizar este trauma infantil llegó en 1979 en forma de disco doble. En “The wall” Pink Floyd reflexionaban sobre la soledad, la sobreprotección, la educación, la fama, la locura, el fascismo… Cada tema podía considerarse un ladrillo más de ese muro metafórico construido por el protagonista de la historia, un músico de rock llamado Pink. La personalidad de este personaje estaba formada por hechos destacados de la biografía del malogrado Sid Barrett y en de la biografía de Roger Waters. De ahí que el primer ladrillo del muro de Pink fuera la pérdida de su padre durante la Segunda Guerra Mundial. La primera parte del álbum aborda esta historia con los temas ‘The thin ice’ y ‘Another brick in the wall. Part 1’. Sin embargo, cuando en 1982 el proyecto mastodóntico de “The wall” se convirtió en largometraje, gracias al director Alan Parker y a las geniales animaciones de Gerald Scarfe, una canción nueva, que no fue incluida en el álbum original, acompañaba las escenas en las que el padre del personaje se convertía en protagonista directo o indirecto.

pink-floyd-24-10-13-b

‘When the tigers broke free’ relataba los hechos sucedidos aquella “miserable mañana del negro 44” durante la batalla de Anzio en la que Eric Waters falleció. Los “tigres liberados” a los que hace mención son una referencia a los tanques empleados por los alemanes durante la contienda. En la película esta canción aparece divida en dos escenas. La primera parte, denominada ‘The enemy bridge was held’ (‘El puente enemigo fue tomado’), mostraba la batalla; en la segunda, ‘The high command’ (‘El alto mando’), un joven Pink descubre en un cajón la carta del pésame del rey Jorge, las balas y el uniforme de su padre. Este momento es otro recuerdo real en la biografía de Roger Waters, ya que él también encontró, siendo niño, la carta del monarca y el uniforme del caído en el conflicto. Ya es más difícil saber si, al igual que Pink, llegó a probarse las ropas militares o no.

pink-floyd-24-10-13-c

La canción fue editada como single, con ‘Bring the boys back home’ como cara B, y en la parte inferior de la cubierta un texto decía que el tema había sido extraído del álbum “The final cut”. Sin embargo, cuando “The final cut” salió al mercado en 1983, ‘When the tigers broke free’ no estaba incluida entre las canciones. En un primer momento, este álbum fue planteado como la banda sonora de la película “The wall” bajo el título provisional “Spare bricks”, pero la guerra de las Malvinas hizo que Waters decidiera cambiar el rumbo y convertir el álbum en una crítica abierta contra Margaret Thatcher y el conservadurismo. Habría que esperar hasta la edición del álbum en 2004 en compact disc para encontrar ‘When the tigers broke free’ en el listado.

Con “The final cut”, las rencillas que comenzaron a gestarse entre los miembros de Pink Floyd debido a la megalomanía de Waters acabaron estallando lo que provocó la salida del bajista del grupo. No obstante, su último trabajo junto a Pink Floyd, considerado al mismo tiempo como el primero en solitario, Roger Waters solo podía estar dedicado a una persona: su padre.

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘My Michelle’, no cuentes tus secretos a Guns N’ Roses.

Artículos relacionados