La cara oculta de las canciones: ‘Summer of ‘69’ de Bryan Adams, ¿un buen año o una referencia sexual?

Autor:

bryan-adams-18-06-14-a

“69 no tiene nada que ver con un año, es sobre una posición sexual. Y al final de la letra de la canción dice que mi chica y yo estamos en un 69 (posición sexual). Tienes que ser muy duro de oído para no entender esa letra”

 

Aparte de servir de comidilla sobre si trata sobre un año o sobre una postura sexual, ‘Summer of ‘69’ fue el empujón que la carrera de Bryan Adams necesitaba. Una canción nostálgica plagada de referencias personales y musicales que habla sobre los viejos tiempos.

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

 

En el año 69, Neil Armstrong tuvo el honor de ser el primer hombre en pisar la Luna, al que siguió Buzz Aldrin. Michael Collins se quedó sin poner el pie sobre el satélite. Pobre. En lo musical, los Beatles daban su último concierto improvisando sobre el tejado de Apple, los Rolling Stones perdían a su fundador, Brian Jones, en el fondo de una piscina y Led Zeppelin debutaba con su álbum homónimo. En el año 1969, Bryan Adams no era más que un chavalín de nueve años. En 1984, Bryan Adams ya tenía 24 y se encontraba reunido con su cómplice habitual, Jim Vallance. Los caminos de Adams y Vallance se habían cruzado en 1978; Jim Vallance era el batería de Prism, un grupo de Vancouver y, por entonces, Bryan Adams hacía lo que podía como cualquier joven con intenciones musicales. La alianza forjada entre estos dos músicos tuvo sus frutos con los primeros álbumes de Adams, “Bryan Adams” (1980), “You want it you got it” (1981) y “Cuts like a knife” (1981). Este tercer trabajo le otorgó notoriedad tanto en su Canadá natal como en Estados Unidos, pero la carrera de Bryan Adams todavía necesitaba un empujón para salir del continente americano.

En el frío enero canadiense de 1984, Adams y Vallance estaban reunidos en el sótano del segundo trabajando codo con codo en una canción sobre el verano, con el título provisional ‘Best days of my life’. Precisamente, el verso “the best days of my life” se repetía varias veces durante la letra, sin embargo, los compositores decidieron sustituir este título por otro basado en unas palabras que solo se mencionaban una vez: ‘Summer of ‘69’. A partir de ese momento, el nuevo título comenzó a ser un elemento recurrente dentro de la canción. Para la inspiración del nuevo nombre, cada uno de los compositores reconoce una influencia. Vallance cita el verso “In ’69 I was twenty-one and I called the road my own” (“En el 69 tenía 21 y la carretera era mía”), extraído de la canción ‘Running on Empty’ (1977) de Jackson Browne. Por su parte, para Bryan Adams la influencia fue la película “Verano del 42” (Robert Mulligan, 1971).

A través de ‘Summer of ‘69’, Brian Adams y Jim Vallance reflexionaban sobre la nostalgia, la adolescencia y el primer amor. Aunque Adams solo tenía nueve años en el verano del 69, quien sí que pudo disfrutar de aquel verano del que habla la canción fue Vallance, que por entonces tenía 17. La letra no se puede considerar autobiográfica del todo, aunque sí contiene referencias reales relacionadas con los dos compositores. Mientras que el protagonista del tema compró su primera guitarra auténtica en 1969 en una tienda barata, según Jim Vallance, las historias de la primera guitarra de los dos músicos son diferentes: “Cuando crecí en los cincuenta y los sesenta había unas tiendas llamadas Five and Dime, donde, supuestamente, podías comprar cualquier cosa por cinco o diez centavos. Lo que no siempre era verdad. Ahora se llaman Dollar Stores. De todas maneras, ni Bryan ni yo compramos una guitarra en el Five and Dime. A mí me regalaron mi primera guitarra mis padres en la Navidad de 1965, cuando tenía 13 años. Bryan compró su primera guitarra en una tienda de empeños en 1972, a los 12 años”. Para Vallance, los dedos que sangran por las cuerdas era una referencia casi literal a los inicios musicales: “Cualquiera que haya aprendido a tocar la guitarra sabe lo brutales que pueden ser las cuerdas en tus dedos cuando estás aprendiendo. Yo toqué mi guitarra nueva todo el día de Navidad de 1965 y media noche. Recuerdo a mi padre echándome la bronca a la una de la mañana diciéndome ‘¡vete a la cama!’ porque nadie podía dormir”.

 

 

Por supuesto, como para otros tantos rockeros, la primera banda formada por compañeros de la escuela sí que es autobiográfica por parte de los dos compositores. Los personajes a los que se nombra en la letra estaban basados en personas reales. Vallance propuso que se llamaran Woody y Gordy, como sus compañeros de la banda de la escuela, pero Adams prefirió que fueran Jimmy y Jody, cosa que su compañero aceptó: “No estoy seguro de dónde se sacó Bryan el nombre ‘Jimmy’, no lo hablamos en ese momento, pero en una entrevista reciente dijo que era una referencia a sus primeros baterías. ‘Jody’ es por el técnico de sonido de Bryan, Jody Perpik, quien se casó al tiempo que trabajábamos en la canción”. De hecho, el propio Jody Perpik hizo un cameo junto a su mujer en el videoclip del tema conduciendo el coche de “recién casados” con sus correspondientes latas de bebida atadas con cuerda en la parte de atrás.

Además de viejos colegas, otras canciones influyeron en la escritura de varios versos. El verso “I got my first real six string” (“Conseguí mi primera seis cuerdas real”) provenía de “I bought a beat up six-string in a second-hand store” (“Compré una seis cuerdas destartalada en una tienda de segunda mano”) del tema ‘Juke box hero’, perteneciente al álbum “4” (1981), de Foreigner. “Standin’ on your mama’s porch, you told me that you’d wait forever” (“De pie, en el porche de tu madre, me dijiste que me esperarías para siempre”) era una variación de la colección de imágenes de Mary bailando en el porche que Bruce Springsteen sugería en ‘Thunder road’, de “Born to run” (1975). También los Beatles tuvieron algo que ver. “When you held my hand, I knew that it was no or never” (“Cuando tomaste mi mano sabía que era ahora o nunca”) era un guiño a ‘I want to hold your hand’ (1963).

‘Summer of ‘69’ generó un debate en torno a la posible temática sexual del tema. Mientras que para Jim no hay ninguna duda y trata sobre el verano de aquel año 1969, para Bryan, el significado es diferente: “Creo que es atemporal porque trata sobre hacer el amor en verano. Hay una ligera confusión sobre si habla del año, pero no es así. 69 no tiene nada que ver con un año, es sobre una posición sexual. Y al final de la letra de la canción dice que mi chica y yo estamos en un 69 (posición sexual). Tienes que ser muy duro de oído para no entender esa letra”. Por supuesto, con esta canción cada uno podía interpretar lo que quisiera; pero de eso a oír lo que a uno le apetece hay un paso, como le sucedió en una ocasión al cantante: “Alguien en España me preguntó una vez porqué escribí el primer verso ‘I had my first real sex dream’ (‘Tuve mi primer sueño sexual real’). Me hizo mucha gracia”.

 

bryan-adams-18-06-14-b

 

El tema se incluyó en el cuarto álbum de Bryan Adams, “Reckless”, publicado en 1984. Esta canción sirvió como uno de los sencillos del trabajo. Gracias a “Reckless”, el cantante canadiense logró un pleno. Todos los singles entraron en el Top 15 de la lista de éxitos estadounidense, algo que sólo había sucedido con los álbumes “Thriller” (1982), de Michael Jackson, y “Born in the U.S.A.”, (1984), de Bruce Springsteen. Por supuesto, Adams y Vallance consiguieron que el álbum obtuviera la repercusión que la carrera de Bryan Adams necesitaba, y ‘Summer of ‘69’ tuvo parte de culpa, como reflexionó Jim Vallance: “Mirando hacia atrás, creo que con ‘Summer of ‘69’ Bryan y yo dimos lo mejor de nosotros. No habíamos tenido ningún éxito real todavía. Eso vendría cuando ‘Reckless’ alcanzó el número uno en las listas y vendió doce millones de copias, pero sucedería pasado un año. En enero de 1984, Bryan y yo seguíamos escribiendo canciones por las mejores razones, por puro amor y diversión. No teníamos nada que demostrar, y mucho menos que perder. Escribimos canciones para nuestra propia satisfacción. Todo empezó a desmoronarse después de ‘Reckless’”. Jim Vallance colaboró con Bryan Adams en sus dos siguientes álbumes, pero ya no participó en los tres posteriores. Sin embargo, el tándem Adams-Vallance se volvió a juntar en 2008 para el álbum “11”, aunque solo fuera por los viejos tiempos.

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Girls & boys’, la cultura del despiporre según Blur.

Artículos relacionados