La cara oculta de las canciones: ‘Panic’, cuando los Smiths pidieron la cabeza del pinchadiscos

Autor:

the-smiths-22-01-14-a

«El propio locutor pinchó el tema en varias ocasiones, sin saber que quien había inspirado la polémica canción había sido él»

 

La insensibilidad de un locutor radiofónico ante una catástrofe nuclear incitó a los Smiths a mostrar su descontento con los pinchadiscos. Sin embargo, el mensaje no fue bien entendido por todos y el deslenguado Morrissey acabó siendo acusado de racista.

 

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

 

El pánico se propagó por la central nuclear de Chernóbil el 26 de abril de 1986. El aumento de la potencia en el reactor 4 provocó el accidente nuclear más grave de la historia hasta el desastre de Fukushima en 2011. Como consecuencia de la explosión, fallecieron 31 personas en el momento. Doscientas tuvieron que ser hospitalizadas de forma inmediata. Miles fueron evacuadas. La radiación se extendió por Europa, afectando a todos aquellos que se habían expuesto. Steve Wright, locutor de Radio 1 de la BBC, terminó de retransmitir la noticia del desastre y, como si acabara de leer el parte del tiempo, pinchó justo a continuación una canción del dúo Wham!, ‘I’m your man’ (1985). Entre los oyentes que en ese momento escuchaban la radio, se encontraban Morrissey y Johnny Marr, que se quedaron estupefactos ante la indiferencia del locutor. “¿Qué demonios tiene esto que ver con la vida de la gente?”, pensó Marr. “Oímos lo del Chernóbil y a los pocos segundos se supone que tenemos que estar dando saltos bailando con ‘I’m your man’”.

Para criticar este gesto frívolo e insensible, los músicos compusieron ‘Panic’. La canción guardaba un parecido evidente con el tema ‘Metal guru’ (1972) de T. Rex debido a que, según Johnny Marr, Morrissey estaba loco por esa canción: “Cuando escribimos ‘Panic’, Morrissey estaba obsesionado con ‘Metal guru’ y quería cantar de la misma forma. No paró de cantarla en un intento de modificar la letra de ‘Panic’ para que encajara exactamente en el ritmo de ‘Metal guru’. También me pidió que usara la misma línea de guitarra, ¡por lo que las dos canciones son la misma!”. Sin embargo, más allá del parecido más que razonable con T. Rex, lo que de verdad llamó la atención en el tema fue su controvertida letra: “Quemad la discoteca / ahorcad al bendito pinchadiscos / porque la música que pincha sin parar / no me dice nada sobre mi vida”. Con estos versos, Morrissey pretendía denunciar la actitud de Steve Wright sin hacer referencia directa a ello. Pero realizar una crítica tan sutil no tuvo el efecto deseado. La arenga para pedir la cabeza del pinchadiscos e incitar a que se prendiera fuego a las discotecas fue sacada de contexto y la conclusión más lógica a la que se llegó era que Morrissey había escrito un alegato racista que atacaba directamente a la música negra.

Claro, que las declaraciones del propio Morrissey solo conseguían complicar la situación aún más. En una entrevista para la revista “Melody Maker”, el periodista Frank Owen preguntó al cantante si la música de los Smiths era racista, a lo que Morrissey respondió atacando a otro género musical: “El reggae, por ejemplo, para mí es la música más racista de todo el mundo. Es una absoluta glorificación de la supremacía negra… Hay una línea, cuando la defensa de una raza se convierte en un ataque para la otra raza y, como consecuencia de la historia de los negros y la opresión, nos damos cuenta de que tiene que haber una defensa muy fuerte. Pero creo que a veces es muy extrema”. A continuación, se despachó contra las principales cabezas de la música negra de ese momento: “Odio a Stevie Wonder. Creo que Diana Ross es horrorosa. Odio todos esos discos de los 40 Principales: Janet Jackson, Whitney Houston… Creo que son repugnantes al extremo”. Y para finalizar su opinión sobre la música negra, Morrissey parecía recitar uno de los versos de ‘Panic’: “En esencia, esta música no me dice nada en absoluto”.

No contento con esto, siguió echando leña al fuego: “Obviamente, para salir estos días en (el programa) “Top of the pops”, hay que ser negro por ley”. Y Fran Owen no podía resistirse a no avivarlo: “Pareces decir que piensas que se ha organizado algún tipo de conspiración del pop negro para dejar a los grupos indies blancos fuera de juego”. Por supuesto, Morrissey entró al trapo: “Sí, eso es. Las listas han sido creadas claramente como una forma absoluta de escapismo más, no como algo por lo que alguien pueda ganar reconocimiento. Lo encuentro muy descorazonador porque no siempre ha sido así. ¿No es curioso que prácticamente ninguno de estos discos refleje la vida como la vivimos? ¿No es curioso que el 93,5 por ciento de estos discos refleje la vida como no es? Eso me deja perplejo”. A continuación, el divo inglés se lo llevó al terreno personal: “Si comparas la exposición y el nivel de cobertura radiofónico de discos del tipo de Janet Jackson o de otros Jackson anónimos en comparación con el que recibe los Smiths… Los Smiths hemos conseguido, al menos, diez éxitos consecutivos y todavía no hemos podido entrar en la lista de Radio 1. ¿No es una conspiración? El último elepé terminó en el número dos y, aun así, la radio nos dijo que nadie quiere escuchar a los Smiths durante el día. ¿No es una conspiración? A mí me huele que sí”. De nada sirvió que en esa misma entrevista el cantante reconociera que su tema preferido desde siempre era ‘Third finger, left hand’, de Martha and the Vandellas, una canción, por cierto, editada por la Motown, sello de la música negra por excelencia. El hecho de que la canción preferida de Morrissey fuera un clásico del pop negro, pasó desapercibido en comparación con su teoría de la conspiración.

Después de estas jugosas declaraciones del cantante de los Smiths para “Melody Maker”, Johnny Marr expresó su enfado con Frank Owen y su texto publicado en una entrevista realizada por el periodista Danny Kelly para la revista de la competencia, “NME”: “La próxima vez que nos volvamos a cruzar con esa babosa la aplastaremos. No es nuestra política ir lanzando amenazas personales, pero aquel fue un trabajo tan sucio que le vamos a pegar una paliza. La violencia es terrible, pero el racismo es peor y por ahí no pasamos”. Además de cargar contra Owen, Marr defendió la letra de ‘Panic’: “A todos aquellos que se ofendieron por la línea ‘quema la discoteca’ yo les diría ‘¡Mostradme por favor los miembros negros de New Order!’. Para mí, personalmente, New Order hace música disco fantástica pero no hay gente negra en el grupo. Lo que quiero decir es que no puedes intercambiar las palabras música-negra y música-disco. No tiene ningún sentido. Y lo mismo de ‘ahorca al DJ’. Creo que era una letra buenísima, importante y aplicable a todo el mundo que vive en Inglaterra. Quiero decir que incluso los fanáticos de la música de baile odiarían estar encasillados en este tipo de música”.

the-smiths-22-01-14-b

‘Panic’ fue publicada como single en 1986, pero nunca se incluyó en un elepé, aunque sí apareció en el álbum recopilatorio de singles y caras B “Louder than bombs” (1987). Como chico de portada para este sencillo, los Smiths utilizaron una fotografía del actor Richard Bradford. Durante la gira de la banda de Manchester, Morrissey balanceaba una soga sobre el escenario mientras repetía el estribillo. Para seguir recreándose, por esa época, el vocalista lució una camiseta con una fotografía del locutor Steve Wright acompañada del mensaje “Ahorcad al dj”. Gracias a ‘Panic’, los Smiths consiguieron que su canción sonara en Radio 1. Y el propio Steve Wright pinchó el tema en varias ocasiones, sin saber que quien había inspirado la polémica canción había sido él.

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Whole lotta Rosie’, AC/DC las prefieren gordas.

Artículos relacionados