Kiss: En vivo, más allá del maquillaje

Autor:

kiss-11-10-09

Si desmaquillamos a Kiss, los apartamos de los grandes escenarios y apagamos los fuegos artificales, lo que queda es un gran grupo de rock con un excelente repertorio. ¿Te apetece conocerles? Los presentamos por medio de sus discos en directo.


Texto: JUANJO ORDÁS.


 

El eterno debate entorno a Kiss siempre ha girado respecto al binomio imagen/canciones. Sus circenses directos –llenos de maquillaje, pirotecnia y elementos teatrales– parecen poner en entredicho sus composiciones, como si ser capaz de poner en pie el mejor espectáculo de rock and roll impidiera firmar buenas canciones. Pero la materia prima sobre la que Kiss trabajan es la música y ahí están al menos media docena de discos llenos de canciones de alto nivel, a medio camino entre el rock clásico y el rock duro, pero irreprochables. Sí, se trata de una banda que se maquilla como personajes de comic, pero no se trata de renegar de la madurez, sino de continuar haciendo el rock algo divertido, una experiencia única.

Hace años que la formación original de Kiss se deshizo, pero sus capos Gene Simmons y Paul Stanley (voces principales y bajo y guitarra respectivamente) decidieron maquillar a dos músicos asalariados y volver a la carretera con todo el circo. Una operación mercantilista que ha acabado por funcionar muy bien en directo y cuya prueba de fuego llega ahora de la mano de «Sonic boom», su disco de retorno en estudio.

Deja a un lado prejuicios, centrémonos únicamente en las canciones y permitid que os presentemos la «créme de la créme» de su cancionero. Para ello seleccionamos sus mejores discos en vivo, donde no se les ve pero se les escucha.

Kiss-vivo-11-10-09-01«ALIVE!»
(Mercury, 1975)

Primer disco en directo del grupo, el que les salvó (a ellos y a su discográfica) de la bancarrota. El ingeniero de sonido Eddie Kramer (Hendrix) pulió una colección de canciones crudas pero radiables gracias a estribillos perfectos (el himno ‘Rock and roll all nite’). Al estilo de unos Beatles diabólicos, la voz rota del batería Peter Criss (‘Black diamond’), la perversidad de Gene Simmons (brutal en ‘Deuce’) y el versátil feeling de Paul Stanley (lo mismo canta la ruda ‘Hotter tan hell’ que la melódica ‘Strutter’) hacen de cada tema un mundo aparte perfectamente hilado. El guitarrista Ace Frehley aún no contribuye vocalmente pero su labor solista toma al abordaje todas las canciones, tocando como una suerte de agresivo Hendrix (atención a ‘Cold gin’ y ‘Parasite’). Rumores sobre retoques en estudio no quitan para señalarlo como la mejor forma de introducirse en la música de los Neoyorkinos, una mezcolanza de personalidades que bebe, en gran parte, del legado filosófico de los fab four.

 

 

Kiss-vivo-11-10-09-02«ALIVE II»
(Island/Mercury, 1977)

Misma jugada tres discos después de la primera parte. No se repiten canciones y se presentan nuevos himnos como ‘Detroit rock city’, ‘Calling Dr. love’ y ‘Shock me’ (con Ace Frehley a la voz principal demostrando que podía estar a la altura de sus compañeros e incluso superarles como compositor). Roban con gracia a Rod Stewart para que Peter Criss cante ‘Hard luck woman’ y deconstruyen el riff de ‘Burn’ de Deep Purple para dar lugar a la irresistible ‘I stole your love’ (puro pop musculado). Trabajar en estudio con el productor Bob Ezrin (Pink Floyd, Alice Cooper) les permitió ampliar sus conocimientos musicales, firmando una balada crooner (‘Beth’), dando con solos históricos (de nuevo ‘Detroit rock city’) y encajando fantásticas melodías en un contexto de guitarras salvajes (‘Shout it out loud’). De propina cuatro temas grabados en estudio, aunque Ace Frehley solo aportará su guitarra en uno de ellos. El fin de la formación clásica ha comenzado.

 

 

Kiss-vivo-11-10-09-03«ALIVE III»
(Island/Mercury, 1993)

Documento de la etapa sin maquillaje de Kiss. No solo ha desaparecido el rímel sino que durante la década de los 80 la inspiración se vuelve intermitente. «Alive III» atestigua la recuperación de Kiss a principios de los 90, distando de la magia de sus días de gloria pero aportando buenos temas en vivo para la saga «Alive». Tras distintos bailes de miembros con los jefes Stanley y Simmons como denominador común, Eric Singer y Bruce Kulick sustituyen a Peter Criss y Ace Frehley respectivamente, con corrección aunque sin gracia ni carisma. La banda pone su empeño en destrozar ‘Detroit rock city’ (aumentando su potencia sin sentido), aunque a cambio regalan grandes revisiones de sus clásicos sin maquillaje como ‘I love it loud’ de Simmons y ‘Heaven’s on fire’ de Stanley. Su hit disco ‘I was made for lovin’ you’ también aparece en una encarnación cruda, con el momento comercial llegando con la bonita balada ‘Forever’, compuesta junto al empalagoso Michael Bolton.

 

 

Kiss-vivo-11-10-09-04«MTV UNPLUGGED»
(Island/Mercury, 1996)

Para aquellos que opinaban que en Kiss todo era efectismo existe «Mtv Unplugged», acústico en el que la banda desnuda sus canciones demostrando que la materia prima de su música es de primera calidad. Nada sobra en un trabajo que vio reunirse a la formación original para los últimos cuatro temas, preludio de la titánica gira de reunión con maquillaje que marcaría la década de los noventa. Disco cálido (como debe ser un buen desenchufado) que se abre con una alegremente feroz ‘Comin’ home’ y que continúa con un repertorio variado de baladas hermosas (‘Goin’ blind’, ‘World without héroes’, firmada junto a Lou Reed) y poderío rockero (‘Do you love me’, ‘Rock bottom’). Ace Frehley regresa para cantar el ‘2.000 man’ de los Stones y Peter Criss hace lo mismo con ‘Beth’.

Tras su escucha cabe recapacitar: ¿Cuántos grupos tienen canciones así de formidables? Es en este disco donde cada componente de Kiss destaca por su buen hacer. El batería Eric Singer toma peso (¡de hecho es el actual batería del combo!), Frehley y Criss traen la nostalgia pero quienes realmente brillan son Simmons (‘Goin’ blind’ demuestra lo muy buen bajista que es) y Paul Stanley (¡vaya poder vocal en la sentida ‘I still love you’!).

 

 

Kiss-vivo-11-10-09-05a«KISS SYMPHONY – ALIVE IV »
(Sanctuary, 2003)

El «Alive IV» resulta uno de los discos más bizarros de Kiss. Por una parte presenta una nueva formación con Tommy Thayer maquillado como el fugado Ace Frehley, quien había abandonado el barco tras la gira de despedida que el grupo había realizado (sí, el más extremo de los cuatro miembros originales resultó ser el más coherente). Por otro lado, el disco presentaba a la banda realizando un concierto en compañía de una orquesta sinfónica con muy buen resultado. El director, David Campbell, escribió unos arreglos perfectos que encajaron a la perfección con la fantasía de un concierto de Kiss. La orquesta se maquilló para la ocasión, algo que quedó reflejado en el lujoso DVD que editaron.

Por su parte, Thayer realiza un gran trabajo supliendo a Frehley, aunque maquillarle como al ex miembro fuera una decisión polémica. El espíritu mercantilista de Kiss se hace notar al incluir el apelativo «Alive» en el título pues, pese a ser entretenido, el disco dista mucho de ser un «Alive» como tal.

 

 

Kiss-vivo-11-10-09-06«THE MILENNIUM CONCERT»
(Island, 2006)

Nueva estrategia del grupo más mercantil del mundo: Este concierto de la gira de despedida de la formación original solo podía adquirirse en un pack de lujo junto a los tres «Alive», (de hecho se grabó en 2000 y en su día estuvo a punto de ser editado como «Alive IV»). El «Farwell tour» que «The milennium concert» documenta fue el supuesto tour de retirada en el que el repertorio estuvo conformado por canciones de todas las épocas del grupo aunque ejecutadas por su formación clásica. Ello aseguraba el morbo de ver como se las apañaban el guitarrista Ace Frehley y el batería Peter Criss con canciones como ‘Lick it up’ o ‘Heaven’s on fire’, creadas cuando ellos ya no eran miembros de Kiss.

Pese a tratarse de un muy buen disco en directo, la idea no era del todo acertada. Suponía hacer comulgar a Frehley y Criss con temas totalmente ajenos a su curriculum mientras en el tintero quedaban grandes canciones de la época clásica por tocar. Los brutos patrones de batería de ‘I love it loud’ no se ajustan al estilo de Criss y «Lick it up» escapaba totalmente del estilo de Frehley, pero por lo menos mantenían el tipo frente a un repertorio que más que un reto suponía un feo.

Con todo «The milennium concert» apostaba por dos de los mejores temas de su entonces reciente disco de reunión (el infame «Psycho circus») y brindaba muy buenas lecturas de clásicos como ‘Deuce’, ‘Shout it out loud’ o ‘Black diamond’, dotando al disco de un empaque superior de «Kiss Symphony» y «Alive III».

Artículos relacionados