Fotopress: Santiago Alcanda

Autor:

En la foto, Santiago Alcanda entre Lichis y Quique González.


«Todavía no puedo creerme que Quique González cante en español como mis ídolos –Dylan, Browne, Lucinda, James, Petty, J.J. Cale, etc.– y mantenga intacta su personalidad madrileña, panibérica»

Santiago Alcanda es uno de nuestros más animosos periodistas musicales, como demuestra cada tarde, de lunes a jueves (de 17 a 19 horas), en su personal «Como lo oyes», de Radio 3. En un resumen rápido de su trayectoria, Santi fue cofundador de «Gomaespuma», ha hecho radio en M80, Antena 3 Radio y Radio El País; en televisión ha pasado por «El klip», «Top Madrid», «Séptimo de caballería» y «No disparen al pianista», en prensa ha colaborado en «El País» y «El Mundo», también ha pasado por EFE EME.

 

Fecha y lugar de nacimiento.
Jueves 11 de febrero de 1960, en Calle Alenza nº 11, Chamberí, Madrid

¿Qué música sonaba en tu casa cuando eras niño?
Concha Piquer, Antonio Molina, Jorge Sepúlveda, copla, copla, copla.

¿Cuál fue el primer disco que compraste?
Los EPs ‘Hablemos del Amor’ y ‘Digan lo que digan’ de Raphael, el EP de la peli «El último cuplé», con Sara Montiel, ‘O bla di-Obla Da’ de The Beatles y el primer álbum, «Digan lo que digan», de Raphael. Fue en mayo de 1967. Y junto a esos discos compré un tocadiscos Cosmos monoaural. El estéreo era inaccesible.

¿Y el último?
Dylan LeBlanc: «Paupers Field», Ray LaMontagne & The Pariah Dogs: «God willin’ & the creek don’t rise», The Innocence Mission: «My room in the trees»,  y Marc Cohn: «Listening booth: 1970».

Selecciona tres discos internacionales esenciales de tu colección.
«Songs in the key of life» de Stevie Wonder; «Gorilla», de James Taylor; y «Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band», de The Beatles.

Selecciona tres discos nacionales esenciales de esa misma colección.
Son 4: «Señora azul», de Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán; «Mediterráneo», de Serrat; «Salitre 48», de Quique González; y «No me iré mañana», de Antonio Vega.

Un disco doble al que no le sobra nada.
«Four Way Street» de Crosby, Stills, Nash & Young.

Un grupo o cantante a quien rescatarías del olvido.
Warren Zevon, An-tonio, Minnie Riperton y Johnny Jenkins.

¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?
Verano de 1975, Puenteviejo (Ávila): Triana. El primero que cubrí para «Hoja del Lunes»: Noviembre de 1978: Eric Clapton en el Pabellón del Real Madrid.

¿Y el mejor concierto que has visto?
Jeff Buckley en Glastonbury, el 24 de junio de 1995.

Elige y razona tu elección:

Serrat/Aute.
Serrat en los sesenta, setenta y primeros ochenta. La palabra y la nota encantadas de conocerse en una voz que encandila. Un poeta que compone de maravilla con las raíces más hispanas y el influjo inevitable de la chançon.

Sabina/Calamaro.
Calamaro es Rock. Y canta, canta, canta.

Nacha Pop/Los Planetas.
En Nacha Pop estaba el mejor compositor de la Historia del Rock Español: Antonio VeGa. Genio se escribe con G.

Nacho Vegas/Quique González.
La carrera de Quique González –discográfica y en carretera– es la coherencia, la verdadera independencia. La independencia en solitario es el doble tirabuzón con triple salto mortal y cayendo de espaldas… Todavía no puedo creerme que alguien cante en español como mis ídolos –Dylan, Browne, Lucinda, James, Petty, J.J. Cale, etc.– y mantenga intacta su personalidad madrileña, panibérica, quique-quique.

La Mala/La Bien Querida.
La Mala ha llevado al hip-hop su verdadera identidad ibérica.

Jacques Brel/Serge Gainsbourg.
Gaingsbourg es POP-POP-POP en esencia. Lo más difícil.

Frank Sinatra/Elvis Presley.
Elvis estaba más cerca del blues, la música que contraje a los doce años y que ya es congénita. Elvis lo cantó todo. No me gusta que los dos eran fachas. Pero eso para el arte da igual. D.W. Griffith, también lo era. Sinatra.

Marvin Gaye/Bruce Springsteen.
No me gusta esta comparación. Marvin Gaye es negro, innovador, más arriesgado. Marvin, Marvin.

Tom Waits/Lou Reed.
Dos grandes farsantes. Me quedo con Waits. Y con Rickie Lee Jones. La discografía de Waits es apasionante porque sorprende obra a obra.

Michael Jackson/Prince.
Michael Jackson grabó mejores canciones e hizo mejores conciertos y concitó a Fred Astaire con James Brown. ¡La bomba! Y canta mil veces mejor que Prince, sobre todo cuando este canta con ese falsete a lo Curtis o Smokey.

The Rolling Stones/The Velvet Underground.
Los Stones. No me gusta andar bajo tierra. Claustrofóbico. Y la discografía de los RS es ingente, mucho más completa.

Bob Dylan/John Lennon.
Odiosa comparación… Dylan, porque Lennon en solitario se quedó a medio camino.

Neil Young/Elvis Costello.
Otra lamentable comparación… Neil Young por ser artista obsesivo, incombustible, canadiense y un guitarrista estratosférico y tener los mejores amigos, CSN.

Youssou N’Dour/Fela Kuti.
Fela Kuti… Como Miles o James Brown a la africana. Abrió caminos inusitados… Y abre el alma y te hace mover las orejas y las caderas.

¿Por qué decidiste dedicarte a la crítica musical?
Decidí ser periodista y mi pasión por la música desde los cinco años derivó al periodismo musical que profeso en varios géneros entrevistas, crónicas, ensayos, monográficos, etc. No me gusta lo de «crítica» que es uno más del periodismo.

¿Quién fue tu maestro periodístico?
Joaquín Vidal, Manolo Fernández («Toma Uno»), Julio Camarero, Julio Ruiz, Valiño, y, sobre todo los catalanes, Jordi Sierra i Fabra, Jaime Gonzalo, Ignacio Juliá… «Ruta 66».

Un equipo de fútbol.
Real Madrid.

Un político.
Hernán Cortés.

Una ciudad para vivir.
Perth.

El disco que detestas y que despierta alabanzas entre tus compañeros.
No sé detestar.

¿Vinilo, CD o mp3?
Todo menos mp3.

La película que nunca te cansas de volver a ver.
«Centauros del desierto» («The searchers»), de John Ford.

El libro que nunca te cansas de releer.
La poesía de Rilke.

Una serie de televisión.
«A dos metros bajo tierra», y «The wire» sigue pendiente…

Si estuviera en tus manos elegir la música que suena en los supermercados, ¿qué discos seleccionarías?
Augusto Algueró… James Last, Henry Mancini, Ray Conniff… Lounge, Muzak, etc.

Anterior entrega de Fotopress: Jordi Bianciotto.

Artículos relacionados