Eladio y Los Seres Queridos: Devocionario

Autor:

“No entiendo eso de hacer canciones para mí. No solo me preocupa el público, es lo único que me preocupa. Y siempre me ha funcionado. Si disfruto yo, el público sintoniza”

Eladio y los Seres Queridos, desde Galicia, han sorprendido gratamente con su segundo disco, “Están ustedes unidos”. Chema Domínguez entrevista a Eladio Santos.

 

 

Texto: CHEMA DOMÍNGUEZ.

 

 

Desde Galicia siempre llegan buenas noticias musicales. Y este año, entre las destacadas, aparece “Están ustedes unidos”, el segundo disco de Eladio y Los Seres Queridos. Después de “Esto que tienes delante” (2007) y fantásticos temas como ‘España a las 8’, que contaba además con la participación de Xoel López, Eladio y familia han superado su récord de emociones e inquietudes musicales. Descubran su cancionero y ya verán, y recomendarán. Por si les pareciera poco, las referencias son excelentes: han contado con la producción de Manuel Colmenero y Javibu Carretero, también implicados en la de Vetusta Morla, con los que han compartido escenario y teloneado. Y podría seguir, pero solo quiero añadir una canción de Medusa: ‘Que estalle una bomba’, donde Eladio Santos ya sembró los buenos frutos que ahora debería recoger con Los Seres Queridos. Con Eladio Santos, charlamos a su paso por Madrid entre concierto y carretera.

Dos discos con bastante espacio entre ellos, aprovechemos para contarlo todo, ¿cómo empieza Eladio y Los Seres Queridos?
Más que el grupo, primero fue el nombre del grupo, porque en aquel momento no había ninguno de los que están ahora. Estábamos un pianista y yo para cubrir la programación de un pub de Vigo en verano, La Casa de Arriba, un sitio donde hacer acústicos. Montamos el grupo para tocar todos los miércoles, lo de Los Seres Queridos era por los invitados, entre los que había músicos famosos de la ciudad, amigos. Y empezó así: tocaba versiones, algún blues y canciones que ya tenía por ahí; tenía cierta enjundia pero nunca pensé que fuera a pasar del verano.

¿Cómo logró sobrevivir el proyecto?
Parte de los invitados se fueron quedando, y al final teníamos ofertas para tocar y grabar aunque no se materializaron hasta casi dos años después. Estuvo a punto de salir con Universal, con La Incubadora, llegó a estar anunciado y promocionado para el 2006 y, sin embargo, al final, no salió. Total, que tenía el Myspace, que es con lo que funcionábamos, y con Juan de Dios [Martín, productor] lo grabamos practicamente todo. Al final lo saqué con Grabaciones en el Mar, que funcionó muy bien a nivel de crítica y para situarnos.

El pop es el estilo que más se cita sobre vosotros, aunque es muy permeable a otros.
Lo de pop más que como sonido lo entiendo como una cuestión de fondo. Es como decir “hago canciones y ya está”. No nos ha pasado nunca pero si mañana nos sale una canción heavy la haremos, no pasa nada. No tenemos las canciones en un redil, están sueltas por el monte y vamos detrás de ellas. De hecho me encanta que sea así, con el mundo actual la gente está preparada para que el disco te dé bandazos como te da “Están ustedes unidos”. Es más positivo así. Aunque siempre hay una unidad, aunque sea por la voz o la acústica. En este disco intentamos ir más allá, hacer temas sin guitarra.

Los textos buscan y consiguen provocar inquietud, en ‘La Cruz’ cantas: “soy un suicida enamorado de la vida”.
Esa canción es curiosa, creo que es del siglo pasado, del 98 o del 99. Estaba ahí, la solíamos hacer pero no la teníamos en el disco ni en otros grupos que tuve. Faltaba un poco el final a la hora de grabrala. Y ahora, Javibu y Manuel insistieron en que la grabáramos, y de hecho está la primera porque era con la que probamos sonido.

También existe una original crítica a cuestiones actuales y universales, de forma clara o latente. ‘Eso no es así’ o la magnífica ‘Están ustedes unidos’ son un buen ejemplo. ¿Qué actitud es mejor para encarar este presente?
No lo sé. Las canciones pueden parecer hechas ahora pero son del año pasado. Puedo presumir de que son proféticas. No sé porqué se decanta, sé que sale del corazón y me sale como una oración, fíjate. Hay quien la ve como antiimperialista. Habla de la unidad, no de la homogeneidad. La unidad se consigue reconociéndote, no igualándonos todos al mejor. Supongo que habla de esto, no lo sé, tarde o temprano me acabo dando cuenta de qué va; a veces pasan años pero finalmente descubro qué me estaba pasando en ese momento, ahora sé que la canto y me sale del corazón. No sé si está a favor o en contra del 15-M.

También hay espacio para el renacimiento en ‘Viviendo con miedo’, aunque el título indique otra cosa.
Me gusta, se atreve a aconsejar. Es un manual para ser un poco más feliz. Es la funcion más bonita que puede tener una canción: animarte, sacarte del arroyo. A mí me sacó un poco del arroyo. Además es fácil de tocar. Muchas veces hay frases que se atascan y tardan en salir, la resolví tomándola prestada de Kiko Veneno. Estaba de bajón y acabé muy feliz. No me gusta transmitir mis miserias, me gusta compartir mi felicidad. Lo que pasa cuando te deja una novia es que sales más, ves, hablas con más gente y pasan más cosas.

‘Non quero perderte’, transmite a las mil maravillas en galego.
Estaba ya desde el principio y es importante para mí. La empezamos a tocar espontáneamente y los productores pensaban que había que hacerla así. No se planteó nunca hacerla en castellano. Es la canción que más mensajes ha generado.

Es un buen momento para los idiomas de la península, aunque destaca el catalán, quizá por éxito comercial.
Me encanta el fenómeno Manel, por muchas razones veo a Manel y lloro de felicidad. Canciones sencillas, más allá del idioma. Están empeñados en desunir nuestras manos, con lo fácil que es mirarse a la cara. Amar a la gente es conocerla. Sin prejuicios.

La respuesta del público acaba por ser fundamental, ¿te quita el sueño?
Hay una dicotomía clásica: “tengo unas canciones para el público y otras para mí”. Yo no, para mí siempre ha sido el público lo primero. No entiendo eso de hacer canciones para mí. No solo me preocupa el público, es lo único que me preocupa. Y siempre me ha funcionado. Si disfruto yo, el público sintoniza. No me gusta planear los conciertos por buscar esa sintonía con el público, ya sea como grupo principal, telonero, en festival… Hay que dejar espacio para la improvisación, y eso es lo mejor.

¿Ahora, de quién te declaras fan?
Triangulo de Amor Bizarro, por letras y sobre todo en directo.

Asunto internet: explica tu visión.
Es positivo para los músicos. Ahora, hay una cosa un poco ridícula: el hecho de que se quiera convertir en algo libertario. No me creo que esté haciendo algo antisistema quien dice: “Perdona, pero de momento yo me bajo canciones”. Es contradictorio. Lo que estás haciendo es quitándoselo a alguien y regalándoselo a Telefónica. Y luego, claramente, el neoliberalismo está haciendo un caldo de cultivo para quedarse con este negocio, que es uno de los pocos que todavía se hace al margen o es algo independiente. Están a punto de fagocitarlo y están preparando a la gente. Yo alucino, ahora en este país los ladrones son los músicos; es increíble y ridículo. Espero que la gente acabe entrando en razón.
Parece que el compositor de ‘Imagine’ es Cesar Alierta, es increible. Y hay otra cosa muy paradójica: la gente no siente la necesidad de pagar por lo que se baja, pero sin embargo todos los meses pagan una conexión que podría o debería ser gratis. Les han enseñado que eso no es un robo. El 98% de la gente no ha visto un inspector de derechos de autor pero están convencidos de que son malísimos y, sin embargo, pagan 40 o 50 euros al mes por una conexion de mierda “porque puedo ver pelis y tal, cómo voy a vivir sin internet”, se dice. Es una batalla perdida, pero que no me quieran convencer de que son Robin Hood cuando son lo contrario. Hombre, si tienes en la guantera un disco de Bisbal pensarás que todos los músicos viven en Miami cuando son el 0,001%; cuando la mayoría está intentando sobrevivivr. Y luego se inventan muchas noticias. Me recuerda a una persecución que tiene que ver más con las estrategias del franquismo, y es que 40 años no se borran así como así, claro.

Desde aquí puedes acceder a la web de Eladio y los Seres Queridos.

Artículos relacionados