El disco del día: Dr. John

Autor:

“Hay momentos en los que te atrapa con su crudeza y la energía que desprende su poderosa mezcla de rock primitivo y blues eléctrico”

Dr. John
“Locked down”
Nonesuch

 

 

Texto: ÀLEX ORÓ.
 

 

Dr. John es uno de los artistas en activo más veteranos de la música popular estadounidense. Empezó su carrera a finales de los años cincuenta como teclista y guitarrista de sesión en su Nueva Orleans natal con su verdadero nombre, Mac Rebennack. Rápidamente ganó prestigio como pianista de boggie, R&B y los sonidos tradicionales de Nueva Orleans. Trabajó con algunos de los grandes del R&B como Joe Tex, Profesor Longhair o Frankie Ford, llegó a grabar algunos singles en solitario e inicio su trayectoria como arreglista y productor. A principios de los sesenta, un accidente con un arma de fuego lastimó su mano y le obligó a dejar de tocar la guitarra y a concentrarse en los teclados. Abandonó Nueva Orleans para trasladarse a Los Ángeles y allí adoptó el nombre de Dr. John, The Night Tripper, seudónimo con el que grabó “Gris-gris” (1968), su primer disco, una mezcla de R&B de Nueva Orleans, “vodoo sounds” y psicodelia. En ese momento comezó su dilatada e irregular carrera discográfica marcada por sus excesos musicales y escénicos. Siempre ha tenido el apoyo de artistas relevantes como Eric Clapton, Mick Jagger, Allein Touissaint, Paul Weller, Ocean Colour Scene, Spiritualized o Supergrass.

Ahora, tantos años después, Dr. John ha vuelto a sorprender con “Locked down”, un disco producido por Dan Auerbach, guitarrista de The Black Keys. El objetivo de Auerbach fue desde el primer momento que Rebennak pisara terreno conocido, es decir, que se mantuviera fiel a la música criolla, al funk, al R&B y a la lisergia sonora. No se trataba de recrear “Gris-gris”, ni de hacer un ejercicio de mimetismo sónico. La idea era “modernizar” el sonido del “The Night Tripper” de una manera espontánea. Para conseguirlo, Auerbach se llevó a Dr. John a su estudio en Nashville y lo arropó con una banda formada por solventes y jóvenes instrumentistas capaces de arriesgar con las propuestas musicales del genio de Nueva Orleans. El resultado son diez temas que le ponen a uno los pelos como escarpias.

“Locked down” tiene un sonido pantanoso y humedo, vaporoso en algunas ocasiones. Hay momentos en los que te atrapa con su crudeza y la energía que desprende su poderosa mezcla de rock primitivo y blues eléctrico. Las letras están cargadas de energía espiritual, deseo carnal e “indignación”. Es el caso de ‘Revolution’, una canción en la que Dr. John clama contra la corrupción, el integrismo religioso y la violencia de todo tipo que degrada a la humanidad, con un acompañamiento rítmico urgente y avasallador. En ‘Ica age’, la combinación de guitarra, batería y percusión resulta realmente contagiosa mientras Rebennack clama contra la CIA, el Ku Klux Klan y el fin de la era en que vivimos La fuerza de la banda de acompañamiento se deja sentir también en ‘Getaway”, ‘My children, my angels’, o ‘God’s sure good”, el tema de aires gospel que cierra el disco.

Desde ya, “Locked down” pasa a engrosar la lista de elepés imprescindibles de la discografía de Dr. John. Sin duda, estamos ante un excelente propuesta para gourmets musicales que últimamente han tenido la sensación que han comido demasiado “fast food” en forma de rodaja discográfica.

Anterior disco del día: Willie Nelson.

Artículos relacionados