El Club de las BSO: Furia y romance en Semana Santa

Autor:

club-bso-03-04-15

“La presencia electrónica en “Furious” se mantiene con la guitarra eléctrica y la percusión, pero la música gana melodía y emoción en varios momentos, redondeando una banda sonora repleta de sensaciones y acción”

 

Tres son las músicas de película que aborda Fernando Fernández en los estrenos de Semana Santa: “Furious 7”, “Lo mejor de mí” y la segunda parte de “La serie Divergente: Insurgente”.

 

 

Una sección de FERNANDO FERNÁNDEZ.

 

 

Ya llegamos a las vacaciones, y con ellas se adelantan los estrenos en las salas al miércoles y al jueves de Semana Santa, para que podamos incluirlas en nuestros planes de diversión para las fiestas. La verdad es que con el estreno de los títulos de esta semana, otros tienen toda la pinta de pasar muy desapercibidos, básicamente porque los de más tirón comercial han esperado a estrenarse ahora.

 

“Furious 7”

Para comenzar casi una primicia: se estrena la séptima entrega de la saga “Fast & Furious”. Aparte de cambiar de director (James Wan, conocido por la saga “Saw”), “Furious 7” pasará a la posteridad principalmente por tratarse de la última de una de sus protagonistas: el malogrado Paul Walker. Wan y sus compañeros de reparto decidieron que, a pesar de no haber podido rodar todas sus escenas, mantendrían su personaje e historia como homenaje póstumo al actor. Y la verdad es que la saga continua demostrando ser uno de los mejores comics de acción de la actualidad. Pocos peros se le pueden poner a sus increíbles historias, así como al carisma de todos sus protagonistas, probablemente el mejor valor de la saga, al que se le añade un impagable Jason Statham.

Otro de los valores que se mantiene en la película es la recuperación de su compositor estrella, presente en la misma desde el tercer título de la saga. Brian Tyler es uno de los compositores jóvenes más en alza en el Hollywood actual. Cualquier película de héroes y acción cuenta con música suya. Tras una experiencia ridícula causada por la presencia de producción española en la sexta película de la saga (eso sí que daría para contar una película algun día… en fin), Tyler vuelve con las pistolas cargadas. ¡Y de qué manera!

La BSO, publicada este mismo martes, va a conseguir hacernos hervir la sangre de velocidad. Uno de los elementos más llamativos es la cantidad de electrónica “dura” que utiliza en la música de acción. Busca que la música no desentone, no ya con las anteriores de la franquicia, sino con las incontables canciones de hip-hop y DJ’s que inundan también su banda sonora, y que se pueden encontrar en otra edición aparte de la banda sonora (es increíble la ingente cantidad de música que puede incluirse en estas películas). Pero esa electrónica que en principio puede asustar termina cediendo un lugar secundario y de apoyo rítmico-percusivo a la música orquestal de Tyler. La mezcla funciona maravillosamente, especialmente en los momentos en los que sufre repentinos cambios de ritmo, que han debido ser infernales para los músicos de la orquesta.

Pero si algo ha caracterizado a estas últimas películas de la saga es la inclusión de momentos emocionales. Con los protagonistas denominándose a sí mismos “familia” continuamente, y la aparición de ese ángel vengador dispuesto a tomarse la justicia por su mano por la muerte de su hermano en un capítulo anterior, Tyler no desaprovecha para proporcionar respiro y sentimiento a la música. La presencia electrónica se mantiene con la guitarra eléctrica y la percusión, pero la música gana melodía y emoción en varios momentos, redondeando una banda sonora repleta de sensaciones y acción. Puede no ser la mejor banda sonora de Tyler, pero desde luego los que sean aficionados a la música del compositor van a disfrutar lo indecible.

 

“Lo mejor de mí”

En el espectro totalmente opuesto se encuentra “Lo mejor de mí” (“The best of me”), una película especial para parejitas y amantes de lo romántico. Enésima versión de una novela de Nicholas Sparks (… y las que nos quedan), dosis necesaria de sacarina y medicina para los enamorados en nuestras salas de cine. Lo de este escritor, sinceramente, no sé cómo explicarlo. Para mí no escribe novelas, sino directamente guiones. Desde el éxito de “El diario de Noah” (“The notebook”) no pasa un año sin que nos lleguen una o dos de sus adaptaciones. El resultado es tremendamente irregular, por mucho prestigio que pueda tener alguna de ellas, y desde luego más típicas y sosas no pueden ser. Pero eso ya sucede en la propia novela.

Por fortuna la música cubre muchas veces el vacio de sus historias. En esta ocasión es de nuevo Aaron Zigman quien se encarga de componer el guión musical, y de nuevo lo hace con buena dosis de clase y estilo. Zigman, que conoce sobradamente el universo de Sparks por colaboraciones anteriores, vuelve a no defraudar. Con un bonito y memorable tema principal, que va apareciendo a lo largo de la partitura en diversas ocasiones, Zigman le proporciona todo el espíritu y la emoción a esta típica historia de amores recuperados y segundas oportunidades. Además aprovecha para aportar fondo a los elementos dramáticos de la historia que son origen de la trama, haciendo la música muy variada. El traslado de la historia de la novela a Lousiana le proporciona una base de sonido que el compositor aprovecha de maravilla, especialmente por la colaboración de la conocida banda de country Lady Antebellum, ya que ellos son los autores de dos canciones originales para la película. Zigman usa una de ellas para crear ese tema principal y darle algo de cohesión a la utilización de música y canciones en la película. Aunque sólo disponible como descarga, a los amantes de la música melódica y romántica les encantará.

 

“Insurgente”

La última banda sonora que comento esta semana es la continuación de otra saga. Por fin se estrena el segundo episodio de la trilogía “Divergente”, una historia de aventuras en un futuro distópico y dirigida al público adolescente que fue todo un éxito en sus novelas. “Insurgente”, que es como se llama esta segunda parte, continúa prácticamente donde nos quedamos al final de la cinta anterior, pero con cierto incremento de la acción y ese elemento de aventuras. Curiosamente, aunque el elenco técnico es casi el mismo, el cambio se produce en el responsable de componer la partitura para la película. Mientras que en la primera, Junkie XL nos traía una música combinación de electrónica y sinfonismo, con cierto interesante toque pop, ahora es Joseph Trapanese quien se pone a los mandos. Responsable –casi en las sombras– de música para “Tron: uprising” y “Oblivion”, esta vez recibe el crédito completo. El resultado no se aleja demasiado del que escuchábamos en el primer capítulo, sin embargo, el sonido parece perder buena parte de la vitalidad juvenil que desprendía en su primera parte. La música es más madura, y en buena parte busca hacernos sentir el ambiente existente de ese extraño futuro. El tono general de la banda sonora nos va a recordar lo que podíamos escuchar en “Oblivion”, lo cual no es malo. La pena es que los momentos más destacados de la banda sonora, en los que la acción se desata incluyendo buenos elementos temáticos, son excesivamente escasos, con un ligero “toque metálico” que parece dar ambientación a la música. Sin embargo, todos los que disfrutamos con las atmósferas futurísticas de “Oblivion” encontramos aquí otra buena muestra de su uso. Tal vez le falten un par de cosas que hubiesen hecho de ella una banda sonora más completa.

Con toda esta acción, aventura y romance os dejo. Disfrutad de las vacaciones, que yo pienso hacerlo… y para cualquier cosa que queráis, aquí esta vuestro club.

Artículos relacionados