Don Henley, de los Eagles, molesto con los “robos” de su música perpetrados por Frank Ocean y Okkervil River

Autor:

don-henley-05-06-14
A Don Henley, cantante y batería de los Eagles, no le gusta nada que otros músicos tomen prestadas sus canciones y las modifiquen. Lo considera un robo y lo compara a que alguien pinte unos bigotes en un cuadro de un museo. Sus ataques han ido dirigidos especialmente contra Frank Ocean, quien hace un par de años realizó una versión de ‘Hotel Califonia’ a la que llamó ‘American Wedding’, y el grupo Okkervil River, que recientemente se ha tomado la libertad de reinterpretar la canción de Henley en solitario ‘The End of the Innocence’ modificando la letra.

“Frank Ocean parece no entender la ley del copyright de Estados Unidos. Cualquiera que sepa algo debe saber que no puede coger una pista de una grabación y escribir otra canción encima de ella. Simplemente no puede hacer eso. Lo puedes llamar un homenaje o como quieras llamarlo, pero va contra la ley. Es un problema con algunos de la generación más joven, que no entienden el concepto de propiedad intelectual y derechos de autor”, explica Henley en el australiano “Daily Telegraph”. Y añade que Ocean “necesita ofrecer sus propias ideas y dejar de robar cosas de las obras ya establecidas”.

Sobre Okkervil River y su cambio de la letra de ‘The End of the Innocence’ , Henley dice: “No se cómo reaccionarían si yo tomase una de sus canciones y reescribiese la letra y la grabase, no sé si les gustaría. Puede que no les importe, pero a mí sí me importa. Nosotros trabajamos muy muy duro nuestro material. Empleamos meses para escribirlo y años para grabarlo. No se puede ir a un museo y pintarle unos bigotes a un cuadro. A nadie se le ocurriría hacer eso”.

Will Sheff, de Okkervil River, le responde en un artículo en la edición estadounidense de “Rolling Stone”: “Esto es lo que se supone que los artistas deben hacer, establecer una comunicación de ida y vuelta a través de las generaciones, tomar las viejas ideas y hacerlas nuevas (ya que es imposible realmente ‘imitar’ a alguien sin añadir nada propio), crear un rico y compartido lenguaje cultural que estaba disponible para todos”.

Artículos relacionados