Discos: “Back to China”, de Las Sombras

Autor:

“Una historia curiosa dentro de los grupos de ascendencia mod y un que se esperaba tras veinticinco años de existencia”

las-sombras-16-07-14

Las Sombras
“Back to China”
PAY BITCH RECORDS

 

 

Texto: CÉSAR PRIETO.

 

 

La de Las Sombras es una historia curiosa dentro de los grupos de ascendencia mod y su elepé “Back to China” un artefacto que se esperaba tras veinticinco años de existencia con solo un 10” en su haber. Activos en conciertos, quizás la pertenencia a otras bandas de la ciudad condal –Suzy & los Quattro, Los Soberanos, The Meows– les ha impedido dedicarse más a Las Sombras, aunque no pierden un ensayo y han continuado estos cinco lustros alimentando un repertorio que ahora revierte en este “Back to China”, producido por el neoyorkino Mike Mariconda..

Encontrará el gozoso oyente en él canciones compulsivas y urgentes, garaje y punk rock, acordes que parecen surgir de los primeros discos de The Who o del espíritu de The Saints. Vayamos a los temas en sí, la que abre –‘Girls outta reach’– son dos minutos de guitarras chirriantes a lo Pete Townshend con riffs y solos certeros, y en ‘Oh, no!’ pasan este registro por el tamiz del punk y así resultan tan inmediatos como los Buzzcocks. Entre estos dos tonos basculan las canciones.

Por supuesto que hay matices dentro de esta crudeza originaria, la que da título al álbum se resuelve con encajes de early rock and roll, ‘No apologies’ está más atenta a la melodía, cercana al revival 79, por darle un referente y ‘Don’t tease me’ es una estupenda versión de Question Mark and The Mysterians, sublime cierre que se abre caminando por el rocksteady hasta desatarse en una tormenta que llega al paroxismo.

Así que el tono general, muy marcado –Sonics, Stooges también vienen a la cabeza– se ve salpicado por inteligentes detalles, wah wahs en ‘This ain’t my world’, suculentos desgarros vocales en ‘Nothing’s gonna be alright’ que arrastran una planicie de adjetivos: enérgicos, nerviosos, chulescos… Trallazos que solo funcionan a todo volumen y especiales para los devotos de Radio Birdman o los Cynics que se asombrarán al descubrir esta joya de punk garajero con patillas en plenas calles de Barcelona.

Anterior crítica de discos: “Best of Alpha Blondy”, de Alpha Blondy.

Artículos relacionados