Diez canciones perfectas para viajar

Autor:

diez-canciones-viajes-03-08-15

Elegir las canciones que te acompañen a un destino es mucho más difícil que hacer una maleta, por eso en Efe Eme te proponemos una decena de temas que nunca fallan. Por Sara Morales.

 

 

Selección y textos: SARA MORALES.

 

 

No importa el destino ni la distancia que nos separa de él. Si la elección es la playa, la montaña, el entorno rural o la ciudad. Al final, como en el rock,  lo importante es la energía y la actitud. Por eso estas diez canciones desprejuiciadas y sin complejos, de tempos alegres y optimistas, son perfectas para emprender ese camino que nos aleja de la rutina por unos días. ¡Buen viaje!

 

1. ‘Tick tick boom’, de The Hives.
Fuerza y decisión, las pautas que marcan la trayectoria de los suecos en el estudio y, sobre todo, en sus directos. Lograron superar los límites de su propia potencia con este tema extraído de su trabajo de 2007, “The black and white album”. Canción que abre el disco, que se convirtió en el primer single del mismo y que ha servido para poner música a películas, series, spots y videojuegos. Pura explosión para arrancar y, según ellos, también para visitar museos. ¡Mira!

 

2. ‘Real wild wild (wild one)’, de Iggy Pop.
Una de las versiones mejor aceptada y asumida por el público, casi como propia. Fue el icónico Iggy Pop el encargado de rescatar esta original de Johnny O’Keefe escrita en 1958, y actualizarla al más puro estilo punk rock stooge despreocupado. Esta cover pasó a formar parte de su histórico álbum “Blah blah blah” (1986) con el que volvía a la actualidad tras cuatro años de silencio. Fue, y sigue siendo, un exitazo imprescindible.

 

3. ‘Once and never again’, de The Long Blondes.
Esta banda centrada en la idea de road movie pasó más desapercibida de lo que merecía. Originales de Sheffield (Inglaterra) comenzaron su andadura en 2004, reinventando la new wave a golpe de un pop setentero que asomaba la cabeza al punk melódico. Aplomo seductor de toques retro, presentes tanto en su sonido como en su imagen. Los problemas de salud de uno de sus integrantes les obligaron a decir adiós en 2008 dejando perlas como esta.

 

4. ‘Lookin’ out my backdoor’, de Creedence Clearwater Revival.
Canción escrita por John Fogerty, cantante, compositor y guitarrista del grupo de rock sureño más emblemático de finales de los sesenta. Los “reyes de la carretera”, les solían llamar. Incluida en “Cosmos factory”, su disco más vendido, fue publicado en junio de 1970 y alcanzó el número 2 en las listas americanas. Aunque Fogerty ha explicado reiteradamente que escribió esta canción para su hijo, de entonces tres años de edad, muchos interpretaron la letra como un canto a las drogas.

 

5. ‘Stutter’, de Elastica.
Fue el primer single de la banda londinense que, aunque enmarcada en el género del britpop, se atrevió a dejar patentes sus predilecciones punkis, siendo esta ‘Stutter’ el ejemplo a seguir. Publicada por primera vez en 1993, el éxito con el que fue recibida los llevó a incluirla dos años más tarde en su álbum debut y homónimo. Escrita por la líder de la banda, Justine Frischmann, sus escasos dos minutos y medio suenan siempre apetecibles.

 

6. ‘Emily’, de Adam Green.
Comenzó su carrera en solitario en el año 2002, dejando atrás la banda con la que se dio a conocer, The Moldy Peaches. A este músico y compositor estadounidense, con ocho discos de estudio a sus espaldas, también le hemos visto hacer sus pinitos en el cine, dirigiendo dos películas y poniendo música a la cinta independiente “Juno”. Su antifolk, como a él mismo le gusta definir su sonido, remata perfecto en esta ‘Emily’, perteneciente a su tercer disco “Gemstones” (2005). Buenrollista.

 

7. ‘Are you gonna be my girl’, de Jet.
La banda australiana revolucionó el verano de 2004 con este tema, aunque en su país viera la luz un año antes. Enmarcado en su primer álbum de estudio, “Get born”, fue alabado con comparaciones a la altura de The White Stripes e Iggy Pop. Jet nunca tuvieron reparo en reconocer las claras influencias que tomaban de los Rolling Stones, Oasis y The Kinks, haciendo que su rock de garaje siempre nos sonara familiar.

 

8. ‘One way or another’, de Blondie.
Uno de los históricos hits de Debbie Harry y los suyos, escrito en 1978 por ella misma con ayuda de Nigel Harrison, para el que se inspiró en la relación con uno de sus insistentes ex. Fue publicada dentro de su tercer álbum “Parallel lines” (1979) y, desde entonces hasta hoy, se considera una de las canciones más populares de aquellos 70 neoyorquinos. Desamor de verano en la ciudad.

 

9. ‘Kids’, de MGMT.
Cuando al rock electrónico se le unen pinceladas de psicodelia y se tienen buenas ideas salen canciones como esta. Los estadounidenses MGMT la lanzaron en 2008 dentro del tracklist de su segundo disco, “Oracular Spectacular”. Y aunque el estrellato estaba reservado para el single ‘Time to pretend’, fue sin ninguna duda esta ‘Kids’ la que acabó convirtiéndose en reina. Las versiones no se hicieron esperar y bandas como The Kooks publicaron su particular visión del tema. Refrescante.

 

10. ‘Holiday in Cambodia’, de Dead Kennedys.
El tema capital de la banda punk americana y perfecto para rematar esta lista. Fue la cara B de su segundo single, publicado en mayo de 1980. Estas no son unas idílicas vacaciones en Camboya, sino una crítica directa a la clase burguesa de la sociedad americana, que apoyaba la intervención militar estadounidense en aquel país atormentado bajo el totalitarismo del régimen Pol Pot. Una ironía que convirtió en eternos a los Dead Kennedys.

Artículos relacionados