Diez canciones imprescindibles de Sidonie

Autor:

El pasado año, coincidiendo con sus dos décadas de carrera y la reedición de toda su discografía, Tito Lesende repasó en EFE EME la historia de Sidonie disco a disco. Ahora, Javier Escorzo afina la selección hasta elegir solo diez piezas esenciales del trío.

 

Seleccción y texto: JAVIER ESCORZO.

 

 

En 2018, Sidonie celebró sus primeros veinte años de carrera. Dos décadas intensas en las que el grupo se ha dedicado a disfrutar de la vida mientras buscaba la perfección en los tres minutos que dura una canción de música pop. Aquí recordamos diez ocasiones en la que, si no la han encontrado, se han quedado muy cerca.

 

 

1. “Sidonie goes to London” (Dragonfly, 2000, Bip Bip)

Sidonie se formó en Barcelona a finales del siglo pasado. Inicialmente era un cuarteto, aunque antes de su debut ya se habían reconvertido en el trío que todos conocemos. Tras varias maquetas, en el año 2000 llegó el mini elepé Dragonfly, su primera grabación oficial bajo el paraguas de Bip Bip Records. Uno de los propietarios de dicho sello era un miembro de Brighton 64, mítica banda mod barcelonesa, lo que ya nos dice mucho de las inclinaciones estéticas de estos primerizos Sidonie, aunque ya por entonces eran poliédricos e incluían pop, rock, música hindú, una versión de Madonna, un sampler de Andrés Pajares o este “Sidonie goes to London”, una pieza instrumental en la que tocan el sitar.

2. “On the sofa” (Shell kids, 2003, Sony BMG)

En 2003, Sidonie cruzó su Rubicón particular y fichó por la todopoderosa Sony. Algunos de sus viejos fans, los más puristas, se rasgaron las vestiduras y les dieron la espalda, acusándoles de haberse vendido a una multinacional. El grupo siguió centrado en su música y publicó Shell kids, un disco en el que rendían homenaje a sus héroes musicales a la vez que crecían como autores e intérpretes. Aunque el álbum no llegó a cumplir todas las expectativas de ventas que la discográfica se había marcado, supuso un impulso crucial en su carrera, llenando las salas de conciertos con un público nuevo y cada vez más numeroso. El repertorio del plástico, sin duda, era muy potente, con momentos ciertamente inspirados; buen ejemplo era “On the sofa”, tema que abría el disco y que fue elegido como single de presentación.

3. “Fascinado” (Fascinado, 2005, Sony)

Al trío catalán le pasó lo mismo que a muchos grupos de su generación que empezaron cantando en inglés (quizás por mimetismo con artistas anglosajones a los que admiraban, quizás por distinguirse de los grandes grupos españoles de los ochenta) y, en un momento dado, se pasaron al castellano. Sidonie dio ese paso con Fascinado, un álbum en el que la banda todavía está buscando su propio sonido y que, visto con los años, no les quedó tan redondo como muchos de los que grabarían después. Eso sí, contenía uno de sus temas más recordados: “Fascinado”.

4. “Los olvidados” (Costa azul, Sony, 2007)

En su segundo disco en español, el grupo ya se sentía más seguro de sí mismo y el resultado fue, de largo, mucho más logrado. Digamos que este fue el momento en el que todo se asentó: las letras, que iban abandonando el surrealismo; su equipo técnico, en el que apareció una figura fundamental para la música de nuestro país en los últimos años, Ricky Falkner; y las canciones, claro: “Costa azul” o “Nuestro baile del viernes” estaban destinadas a perpetuarse en los repertorios de los conciertos. Aquí recuperamos “Los olvidados”, en la que también cantaba Miri, la hermana de Marc.

5. “El incendio” (El incendio, Sony, 2009)

El surrealismo y la psicodelia quedaron definitivamente atrás en el quinto álbum de Sidonie, un trabajo inspirado y dedicado íntegramente al amor (y, por consiguiente, también a su reverso de desamor). Doce irresistibles temas de pop, en el sentido más amplio y elevado del término. Melodías resplandecientes y estribillos gloriosos. Parece sencillo, pero es sumamente difícil alumbrar una obra así. Por si fuera poco, el trío se pegó el gustazo de masterizar el disco en Abbey Road, el mítico estudio en el que The Beatles (y tantos otros grupos míticos) registraron su producción.

6. “En el bosque” (El fluido García, Sony, 2011)

Después del éxito cosechado con El incendio, que se vio refrendado por una gran oleada de público nuevo en sus conciertos, lo más sensato hubiese parecido seguir en la misma línea pop. Sin embargo, el trío decidió dar un brusco e inesperado cambio de dirección sonora. El fluido García tenía las guitarras más potentes de toda su carrera y estaba más cerca de la psicodelia de sus inicios que de sus últimos trabajos, mucho más amables. Para el vídeo de su primer single, “En el bosque”, Marc, Axel y Jes se tomaron unos hongos alucinógenos y se adentraron en un bosque. Todo un viaje.

7. “Estáis aquí” (Sierra y Canadá, Sony, 2014)

Sierra y Canadá nos presentó una nueva cara del caleidoscopio musical y estilístico de Sidonie, en este caso con un sonido electrónico en el que los sintetizadores tomaban el relevo a las guitarras. Se trataba, además, de un álbum conceptual, ya que narraba el amor asincrónico entre dos robots (Sierra y Canadá). En medio de la frialdad de la electrónica refulgía “Estáis aquí”, que fue elegida como segundo single y consiguió levantar recepción del disco, que inicialmente no había sido todo lo cálida que se hubiera esperado. Por cierto: esta canción fue utilizada por un partido político en uno de sus mítines sin haber pedido permiso a la banda, que se quejó públicamente por ello.

8. “Un día de mierda” (Sierra y Canadá, Sony, 2015)

Pero sí había una canción de este disco que iba ser recordada con posterioridad, esa era “Un día de mierda”. Por concepto y sonido escapaba de la idea general del álbum. Cuando la estaban preparando llegaron a dudar sobre la idoneidad de incluir un tema con la palabra mierda en su estribillo, ya que podía ser interpretado como un gancho demasiado obvio. Finalmente la grabaron y el tiempo confirmó lo acertado de su decisión, ya que se convirtió en un auténtico himno en sus conciertos.

9. “El peor grupo del mundo” (El peor grupo del mundo, Sony, 2016)

La onda expansiva de “Un día de mierda” fue bastante más fuerte de lo que a priori hubiesen podido sospechar sus creadores. De hecho, esa canción (y, por extensión, el ambiente festivo que generaba en los conciertos) fue el germen de su próximo disco: otra espléndida colección de canciones pop, en la línea de lo que anteriormente habían hecho en El incendio. Además, las canciones narraban una historia, en este caso la de un grupo de música que comienza su andadura. Nadie cree en él, salvo sus propios miembros. Ellos son el peor grupo del mundo. La historia de Sidonie. La historia de los mejores grupos del mundo.

10. “Carreteras infinitas” (El peor grupo del mundo, Sony, 2016)

El primer single de su último álbum fue “Carreteras infinitas”, un hit en toda regla. La canción, que mencionaba a algunos colegas con los que coincidían en los festivales (también lanzaban alguna que otra puya), consiguió hacerse un hueco en las parrillas de las principales radiofórmulas del país, que, como es sabido, habían sido territorio prohibido para las bandas del pop rock nacional durante los últimos lustros. El tiempo dirá si fue un cambio de tendencia o solo un caso puntual. Sea como fuere, “Carreteras infinitas” se sumó a la larga lista de clásicos de Sidonie.

Bonus track: “Fascinados” (Sony, 2018)

Para celebrar sus veinte años de trayectoria, en 2018 grabaron una nueva versión de su emblemático “Fascinado”, acompañados por ilustres compañeros de profesión. Una muestra del respeto y la amistad que les profesan muchos de sus colegas.

Artículos relacionados