Diez canciones esenciales de Loquillo

Autor:

loquillo-21-02-14

Mañana, Loquillo y su banda grabarán en Granada un nuevo disco en directo. Para ir calentando el ambiente, aquí dejamos una lista de diez (que son once) canciones esenciales de toda su carrera.

 

 

Selección y textos: JUANJO ORDÁS y JUAN PUCHADES.

 

 

Con una trayectoria que supera los treinta años y una discografía tan amplia como variada, tratar de seleccionar diez temas (más uno) esenciales de Loquillo no es tarea sencilla; te pongas como te pongas, quedarán decenas de canciones fuera. Así que lo que hemos hecho ha sido buscar temas bien conocidos (algunos de los que forman parte de la memoria colectiva) con otros que nos permiten vislumbrar caminos diferentes (y avisamos que han quedado fuera los discos de poetas, que podrían protagonizar su propia selección en el futuro), y todos unidos dar una buena idea del camino sonoro andado. Una máxima ha sido no repetir canciones de un mismo elepé. Además, inevitablemente, nos hemos dejado llevar por los gustos personales. Pero, lo dicho, podrían ser estos diez u otros tantos completamente diferentes.

‘Rock and roll star’

Para «Los tiempos están cambiando», el elepé con el que Loquillo debutó en 1980, Sabino Méndez dejó está obra maestra. Entre la ingenuidad y el análisis más incisivo, y con hechuras de clásico, ‘Rock and roll star’ es una de esas canciones imprescindibles del rock español, con ese punteo de la guitarra inolvidable.

 

 

‘Cadillac solitario’

‘Cadillac solitario’ (1983) recogió el testigo sentimental de ‘¿Qué hace una chica como tú en un sitio cómo este?’, un arrebatador nuevo tiempo para una nueva generación aunque en el caso de la composición de Sabino Méndez, el desarraigo amatorio es tan importante como la chulería del tema de Burning. Acabó por ser un clásico.

 

 

‘Rock suave’

Oda a un modo de vida con elegancia pero también bestialidad, una vez más con la pluma de un Sabino que hace un alegato más punk que el propio punk al olvidarse del “No hay futuro” para plantear uno envejeciendo. Los riffs de Ricard Puigdomenech son felinos, misteriosos y callejeros. Estaba incluida en «La mafia del baile» (1985).

 

 

‘El rompeolas’

Romper ataduras y lazos es una temática que no envejece, igual que las letras de Sabino. Por ello ‘El rompeolas’ (de «Morir en primavera», 1988) ha envejecido tan bien. Sus breves subidas de pulso dentro de su quietud son pequeñas sacudidas, las que acaban rompiendo cadenas.

 

‘Brillar y brillar’

El disco «Hombres» (1991) supuso la continuación de Loquillo y Trogloditas ya sin Sabino Méndez nutriendo el repertorio. Un trabajo de rock potente, entre el que destaca el country rock ‘Brillar y brillar’, primer tema que aporta Gabriel Sopeña, que será decisivo desde el siguiente álbum («Mientras respiremos») y que en la actualidad continúa vinculado a Loquillo como compositor. Llegaban nuevos tiempos para una banda en la cima.

 

 

‘Cuando fuimos los mejores’

Tras varios años sin grabar con Trogloditas, Loquillo los convoca para «Cuero español» (2000), un álbum formidable que da inicio a otra nueva etapa sonora, con Jaime Stinus encargándose de la producción musical. Esta canción, con letra de Loquillo y música de Sopeña, es una de las más grandes que ha grabado el Loco. Un brindis por la arrogante juventud pasada, por los tiempos de fortaleza.

 

 

‘Feo, fuerte y formal’

Tema que titula al poderoso disco de 2001 (en el que empezó a colaborar el determinante Igor Paskual) y que, recurriendo al epitafio de John «Duke» Wayne, sirve para que Loquillo (con música de un inspirado Carlos Segarra) se autorretrate entre el tono épico y un poco de humor. Es una canción que ha crecido con el tiempo y ha recorrido camino por ella misma.

 

 

‘Johnny et Sylvie’

Tras ‘La edad de oro’, ‘Johnny et Silvie’ (de «Arte y ensayo», 2004) fue una canción que volvió a hacer que Loquillo trabajara sus tonos más bajos para encontrar texturas distintas en su voz que venían de la mano de la madurez. Sorprende la proximidad con la que encara un texto sobre dos personas ajenas (pero que forman parte de su particular santoral) como son las estrellas francesas Johnny Hallyday y Sylvie Vartan.

 

 

‘Memoria de jóvenes airados’

La producción de Jaime Stinus hace sonar actual a un Loquillo a veces interesado en reflexionar sobre el pasado como ya hizo en ‘Cuando fuimos los mejores’, canción que de algún modo obra de primera parte de ‘Memoria de jóvenes airados’ (incluida en «Balmoral», de 2008). Igor Paskual llevaba tiempo como segundo espada de Loquillo y su firma luce bien junto a la de su jefe.

 

 

‘De vez en cuando y para siempre’

De «La nave de los locos» (2012), el trabajo más reciente de Loquillo, en el que interpretaba de nuevo temas escritos por Sabino Méndez, destaca este intenso ‘De vez en cuando y para siempre’. Un tema evocativo, abierto a las lecturas y que sirve para dejar constancia del sonido que junto a los suyos (Stinus, Paskual…) ha ido definiendo Loquillo en los últimos años, un periodo en el que le ha dado un nuevo impulso artístico y comercial a su carrera.

 

 

BONUS TRACK:

‘El hombre de negro’ (con Bunbury, Jaime Urrutia y Andrés Calamaro)

Lógico, en esta selección no podía faltar ‘El hombre de negro’, el tema de Johnny Cash que adaptó Gabriel Sopeña y que Loquillo ha interiorizado plenamente. En este caso nos quedamos con la versión que grabó junto a Bunbury, Jaime Urrutia y Andrés Calamaro en 2009.

Artículos relacionados