Delicias a 45 RPM: Módulos

Autor:

Delicias a 45 RPM: MódulosMódulos
“Perdido en mis recuerdos” / “Hacia el siglo XXI”
HISPAVOX, 1975


Texto: JUAN PUCHADES


Cuando se habla de rock progresivo español, pocas veces se repara en Módulos. Seguramente porque al principio de su carrera vendieron mucho y, además, se les encasilla como un grupo pop comercial, sin más; otros hijos del Sonido Torrelaguna, un producto más de la –gloriosa, eso sí– factoría Hispavox; pareciera que el progresivo sólo debiéramos adscribirlo a formaciones más “underground” (Cerebrum, Máquina, Smash…). Sin embargo, Módulos fueron pioneros en la piel de toro en ir a la búsqueda de ese posible encuentro entre el rock progresivo y el sinfónico. Su discografía, con esas increíbles armonías vocales que manejaban y un sonido poderoso –a veces hasta premeditadamente dulzón–, así lo atestigua y, además, es caza mayor.

Pero Módulos no sólo estuvieron vinculados a aquellas producciones de Rafael Trabuchelli, pasaron por diferentes etapas y no siempre fueron el grupo que vendió cantidades astronómicas con “Todo tiene su fin”. Su última etapa en Hispavox (1975-1976) los mostró como una formación con inquietudes, dispuesta a buscar nuevos rumbos y a contemporaneizar, a salirse de las temáticas más o menos amorosas que habían nutrido hasta entonces esencialmente sus textos. En este periodo, que se corresponde con la entrada en el grupo que lideraba el gran Pepe Robles del batería Juan Cánovas –recién salido de la naufragada experiencia Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán–, las letras cambian, se hacen más sociales. Sólo fueron dos singles, pues Hispavox estaba un tanto harta de que a sus principales referentes –con Miguel Ríos a la cabeza– les diera en aquellos tiempos de mitad de los 70 por ponerse serios, pacifistas, hippies y, en resumen, más raros –para sus parámetros– y menos vendedores.

El primero de esos dos 45 revoluciones fue este, que traía en la cara A “Perdido en mis recuerdos”, un tema sobre la nostalgia de la niñez y el brutal cambio del paisaje, que hace irreconocible los recuerdos forjados en la infancia. Se abría con un piano con mucho boogie y pasaba a un puente vocal que introducía la voz de Robles. En sus cinco minutos les daba tiempo a Módulos de perderse en solos de guitarra y Moog. Incluso, cómo no, Juan Cánovas canta con su voz prodigiosa una de las partes vocales, ofreciendo un gran contrapunto a la reconocible voz del líder. Al final, el piano, como al principio, cierra el tema con boogie elaborado. Una canción enorme, de puro progresismo hispano.

En el otro lado, “Hacia el siglo XXI” jugaba con las diferentes voces solistas, doblándolas, creando climas muy densos que derivaban por diferentes ambientes. Una guitarra acústica abre esta canción que versa sobre un futuro –ya presente en el texto– que no parece nada halagüeño: “Se hacen cañones para lograr fertilidad; / unos oprimen porque es deber, culturizar; / se hacen las guerras para obtener tranquilidad; / esta es la era del caos total; / somos la gran conclusión de esta absurda / y banal sociedad”; además, disparaban consignas sobre la igualdad y la necesidad de cambiar. Definitivamente, los Módulos, con un discurso que hoy puede parecer ingenuo y muy años 70, estaban creciendo, y en el siguiente 45, el último para Hispavox –”¿Recuerdas?” / “Consumo S.A.”, de 1976–, todavía se pondrían más radicales. En definitiva, unos singles absolutamente recomendables y nada alejados de los sonidos que, por ejemplo, Asfalto registraron en 1977.

Artículos relacionados