Corriente alterna: ¡Scorpions pican!

Autor:

scorpions-22-03-15

“Scorpions llevaba sin sacar un buen disco desde finales de los ochenta (por favor, no me habléis de “Crazy world” y ‘Wind of change’), pero hacia finales de la pasa década empezaron a corregirse y este nuevo “Return to forever” es el culmen de su retorno”

 

El último trabajo de los alemanes Scorpions, “Return fo forever”, es objeto de reflexión de Juanjo Ordás esta semana, que aplaude el nuevo trabajo de la banda.

 

 

Una sección de JUANJO ORDÁS.

 

 

No se puede culpar a Scorpions por haber intentado sobrevivir y mucho menos por haberlo conseguido, aunque haya sido usando subterfugios. Dudo mucho que su última gira hubiera tenido el gran éxito que tuvo de no haber sido anunciada como una despedida definitiva. Tampoco creo que “Sting in the tail” -el disco con el que salieron a decir ese ficticio adiós- hubiera sido tan bueno de no haber contado con el equipo productor formado por Mikael Nord Andersson y Martin Hansen, quienes revitalizaron su sonido. Scorpions llevaba sin sacar un buen disco desde finales de los ochenta (por favor, no me habléis de “Crazy world” y ‘Wind of change’), pero hacia finales de la pasa década empezaron a corregirse y este nuevo “Return to forever” es el culmen de este nuevo retorno a la popularidad que están disfrutando, con documental en ciernes, por cierto.

Sinceramente, hay muy pocas bandas de heavy metal a las que les sienten bien los años, pero Scorpions han conseguido ser afortunados en ese sentido, cuando parecía que no, que lo suyo iba a ser el óxido. De hecho, “Return to forever” es un disco muy disfrutable que comienza precisamente con una ‘Going out with a bang’ de sonido setentero, recordándonos que su larga trayectoria comenzó bastante antes de los ochenta, aunque fuera entonces cuando explotaran comercialmente. Al final han encontrado una vía de escape en textos que celebran un modo de vida que el paso del tiempo determinó caduca y que ahora resulta ser vintage, por lo tanto reivindicable sin resultar pasada. Ayuda a que ese discurso limitado pero divertido se mantenga en pie la moderna producción de Nord Andersson y Hansen (también coautores de algunos temas) , que mantiene la fuerza e instinto comercial de sus años más gloriosos puesto al día con sonidos que no desentonarían en las noticias deportivas, en un reality o en un programa de corazón. Eso, para un grupo bien resucitado como Scorpions, es mucho.

Anterior Corriente alterna: ¡Sabina vive!

 

Artículos relacionados