Corriente alterna: ¡Esto es el salvaje oeste!

Autor:

«Hay que ser rápido, el consumo cultural cada vez se parece más al (antiguo) salvaje oeste. ¡Sé rápido o muere! Cada mes se editan libros y discos que muy pronto estarán fuera de alcance»

 

Las novedades de discos o libros no aguantan en las tiendas, la avalancha es mucha, las tiradas cortas… y el comprador interesado tiene que estar ojo avizor.

 

 

Una sección de JUANJO ORDÁS.

 

 

Hay que ser rápido, el consumo cultural cada vez se parece más al (antiguo) salvaje oeste. ¡Sé rápido o muere! Cada mes se editan libros y discos que muy pronto estarán fuera de alcance. Y algunos de ellos merecen realmente la pena. Pequeñas editoriales que no tienen más remedio que hacer tiradas mínimas para cubrir costes y no acumular excedente, discográficas –ya sean grandes o pequeñas– que hacen lo mismo con algunos de sus lanzamientos, el engranaje funciona como funciona. Y es el consumidor quien debe apremiarse, pues a partir de (digamos) un año (¡pero pueden ser semanas!) será imposible hacerse con el producto en cuestión: ese libro habrá desaparecido de las estanterías de las tiendas, ese disco habrá sido descatalogado.

No ocurre solo con noveles, son varios los artistas de renombre (en primera división aún, incluso) que ven como su obra es ilocalizable, no hablemos ya de peticiones de cajas integrales que deberían llegar y nunca llegan. No hay demanda para la oferta, hay que ajustarse, conseguir un pequeño éxito y no morir en el intento. Y tiene lógica, los sellos y editoriales llevan a cabo muchas veces esfuerzos imposibles en los que no incurrir en pérdidas ya es un triunfo. Hablamos casi de amor al arte. Y hay que responder. Para ello, el consumidor debe estar atento, leer prensa especializada, dejarse caer por las tiendas para echar una ojeada a lo que haya podido caer, agudizar los sentidos.

Esos pequeños manjares se ven venir. Solo hay que estar atento. Sería muy fácil comenzar a citar nombres, pero no es la idea. Vosotros sabéis perfectamente a qué discos me refiero. Algunos los tenéis en casa, otros los deseáis.

Anterior entrega de Corriente alterna: ¿Dónde quedaron los buenos baterías?

Artículos relacionados