Cierra la última gran fábrica española de discos

Autor:

cds-26-01-14

Comenzó su actividad en 1959, en un piso de Madrid, montando tocadiscos bajo el nombre de Iberofón, en los años sesenta se reconvirtió en fábrica de vinilos, luego de casetes, vídeos VHS, más tarde de cedés y deuvedés.

Fue una de las grandes factorías de la industria discográfica española, pero azotada por los efectos de la piratería en internet, en 2006 acabó en manos de la multinacional alemana Bertelsmann y denominándose Arvato Digital Services.

El próximo 30 de marzo, cerrará sus puertas en el municipio madrileño de Coslada y con ella se irán a la calle sus 134 trabajadores. Es el fin de la última gran fábrica de discos de nuestro país (las otras grandes han ido cerrando poco a poco), de la que han salido a lo largo de su historia millones de discos. Es, a la vez, un signo más de cómo la industria discográfica se despedaza.

Artículos relacionados