Así fue la edición 2013 del festival In-Edit

Autor:

kathleen-hanna-04-11-13

«Este año el festival ha abierto sus horizontes a otras ciudades de la geografía española, aparte de su sede habitual en Barcelona»

Eduardo Izquierdo asistió a la edición de este año del ya clásico In-Edit, el festival de cine documental musical que se celebra en Barcelona. Aquí nos cuenta lo que vio.

 

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

Se cierra una nueva edición del In-edit y ya van once del que probablemente es el mejor festival de cine documental musical del mundo. Este año en que el festival ha abierto sus horizontes a otras ciudades de la geografía española, aparte de su sede habitual en Barcelona, hacemos un repaso de lo que ha dado de sí y de las películas que ha visto un servidor.

Los films ganadores de esta edición, han sido:

Mejor Documental Internacional:
«The punk singer». El documental dedicado a la riot grrl girl Kathleen Hanna [en la foto] se llevó el premio del jurado al mejor documental internacional. Una película emotiva que combina la dureza del punk con los sentimientos a flor de piel provocados por la conmovedora historia personal de la cantante.

Mejor Documental Nacional.
«Triana pura y pura». En el ámbito nacional se lleva el premio la cinta de Ricardo Pachón de poco más de una hora de duración en la que se recoge el interior del barrio sevillano de Triana. Por la pantalla desfilan gente como Raimundo Amador o Lola Montoya pero también ilustres desconocidos como el Farruco, EL Titi o El Pati.

Del resto del programa ahí va un resumen subjetivo, cómo no, de lo visionado:

«Chulas fronteras». Espléndida cinta de Les Blank, uno de los dos homenajeados en esta edición. Imposible dejarla pasar si uno se inclina por la música fronteriza. Entrañable.

«Harry Dean Stanton: Partly fiction». Una de mis favoritas de todo el programa. Ver a uno de los mejores secundarios del cine contemporáneo cantar como lo hace en esta cinta debe poner la piel de gallina a cualquiera. Johnny Cash y las «American recordings» me vinieron a la mente varias veces.

«Big Star: Nothing can hurt me». Muy buen documental para seguidores de la banda de Memphis. Su grandeza es indiscutible y la cinta les hace justicia. Eso sí, los no iniciados tendrán problemas para seguir su guión.

«Bustamante Perkins». El cantautor valenciano es uno de los grandes e injustos desconocidos de este país. Pero la justicia ha de llegar y este cariñoso documental es un buen primer paso.

«A Band Called Death». Espléndido documental sobre una de las primeras bandas punk de la historia y, desde luego, la primera en la que sus integrantes eran todos de color. Para descubrir que hubo vida en el punk antes de los Pistols y los Ramones.

«20 feet from stardom». Increíble cinta y otra de las destacadas para un servidor. Absolutamente imprescindible para descubrir a todas esas coristas que permanecen “a 20 pasos del estrellato”. Es verlo y que nombres como los de  Merry Clayton, Tata Vega, Lisa Fischer o Judith Hill pasen a formar parte de tu vida.

«Narco cultura». Durísima visión de Shaul Schwarz sobre la realidad de Ciudad Juárez desde dos puntos de vista: el de un cantante de narcocorridos y el de un perito de la DEA. Tremendo y muy, muy crudo. Buenísimo.

«El peor Dios». Expectación había por este documental que recuperaba la carrera de uno de esos grupos malditos de la escena nacional, los catalanes Desechables. Un placer reencontrarse con el Pei, Miguel y La Tere. No defraudó.

«Lightning Hopkins + A well spent life». Solo para iniciados. Estas Cintas cortas de Les Blank harán las delicias de los amantes del blues rural pero poco aportarán a aquellos más ajenos al género.

«AKA Doc Pomus». Es el In-Edit el mejor festival para recuperar las historias de aquellos músicos malditos que tuvieron menos fama de la que merecían. Este año Doc Pomus fue el recuperado y que muchos lo descubran gracias a este espléndido documental ya es motivo de congratularse.

«Muscle Shoals». ¿Hace falta decir algo más que el nombre de los míticos estudios para acercarse a esta cinta? Probablemente no, así que ya saben: Muscle Shoals.

«Greenwich Village: Music that defined a generation». Solo recomendada para aquellos que no sepan nada del mítico Greenwich Village, el resto poco descubrirán en esta revisión que se me antoja demasiado superficial.

En definitiva, otra excelente edición, y van once, con cintas para todos los públicos y de todos los géneros y con el buen gusto habitual en la selección. Que sigan muchos más.

Artículos relacionados