Alberto Jiménez (Miss Caffeina) y The Cardigans

Autor:

PUNTO DE PARTIDA

alberto-jimenez-24-07-17-a

“Me sentí muy identificado porque Miss Caffeina también es un grupo de guitarras con la contraposición de una voz muy suave. Creo que este disco me ayudó a potenciar eso”

 

Fascinado por la voz de Nina Persson y las guitarras de The Cardigans: así se quedó Alberto Jiménez, cantante de Miss Caffeina, cuando descubrió “Long gone before daylight”. Han pasado casi quince años en los que ha ido asentando su propio proyecto musical, con el que actuará a lo largo de todo el verano y cerrará la gira el 11 de noviembre (La Riviera, Madrid), y aún reconoce la fuerte influencia de aquel disco en su manera de entender la música.

 

the-cardigans-24-07-17-b

The Cardigans
“Long gone before daylight”
STOCKHOLM RECORDS, 2003

 

Texto: ARANCHA MORENO.

 

Corría 2003 cuando The Cardigans lanzaron su quinto trabajo discográfico, “Long gone before daylight” (Stockholm Records), y Alberto Jiménez buceaba entre los estantes de la extinta Madrid Rock de Gran Vía, en Madrid, para hacerse con una copia. “Me gustaba mucho visitarla”, recuerda el cantante de Miss Caffeina a EFE EME, que tenía 19 años cuando se editó aquel cedé y fue a comprarlo. Por entonces ya tenía “Una colección de discos enorme. Cuando iba al colegio guardaba el dinero del bocadillo todos los días para comprarme un disco el fin de semana”, confiesa. De todos los que acumuló, elige este como un punto de partida especial.

No fue el primer álbum que escuchó de la banda sueca. “Les había perdido la pista después de “Gran turismo” (Mercury, 1998), que fue como les descubrí. Habían pasado unos cuantos años, y un día viendo MTV vi la actuación de ‘For what it’s worth’ y me produjo curiosidad. Más tarde descubrí que es un disco maravilloso”. Le fue atrapando con las escuchas: “Es un disco que no pretende ser super moderno e innovador, sino una colección de canciones impecables que pasan por todos los estados de ánimo. Tiene auténticas joyas melódicas y las letras son de las mejores de su carrera. La producción, aunque a veces muy oscura, es una genialidad”. Cita dos detalles que le impresionaron: “Las guitarras son muy elegantes y la voz de Nina Persson es tan especial que me hizo enamorarme de ella hasta ir después a Londres a verla en solitario. Llena de matices y de sentimiento”.

Pasaron siete años hasta que Miss Caffeina debutó con “Imposibilidad del fenómeno” (Columbia Records, 2010), y mientras la banda se iba definiendo, aquellas canciones de los Cardigans le marcaron mucho musicalmente. “Me sentí muy identificado porque Miss Caffeina también es un grupo de guitarras con la contraposición de una voz muy suave. Creo que este disco me ayudó a potenciar eso y no verlo como un problema. También que se puede ser muy melódico sin perder el rock”.

 

 

Han pasado mucho tiempo, y aquel chico que ahorraba para comprar discos ya lidera una de las bandas de moda del pop español, cuyo último trabajo siguen presentando en los escenarios (“Detroit”, Warner, 2016). La vida le ha cambiado, pero el influjo de “Long gone before daylight” sigue muy presente en él: “Creo que no pasan dos meses sin que lo escuche. Soy muy de escuchar los mismos discos una y otra vez, lo que hace que a veces me pierda muchas de las nuevas cosas que están pasando musicalmente”. Aunque recurre a él con frecuencia, hay épocas que lo busca especialmente: “He escuchado mucho este disco en épocas oscuras. Soy de los que piensan que cuando estás triste tienes que ponerte un disco triste. La música acompaña tu estado de ánimo, no necesariamente tiene que cambiarlo”.

Si tuviese que elegir el mejor trabajo de la banda, tendría problemas para decidirse: “Tengo un dilema entre este y el siguiente, “Super extra gravity”, porque ambos mantienen una continuidad y están producidos por la misma persona. Depende del momento, pero creo que tal vez “Long gone before daylight’ es su mejor disco”. A partir de ahí conectó con el siguiente álbum de la banda, el citado “Super extra gravity”, y con los proyectos posteriores de su vocalista, el grupo A Camp y a su disco en solitario, “Animal heart”. “Con ese disco me enganché a Nina Persson”, admite.

Anterior Punto de partida: Jorge Marazu y Enrique Urquijo y Los Problemas.

novedades-efe-eme-junio-17-w

Artículos relacionados