Second en Madrid: Jugando con las leyes del pop y del rock

Autor:

second-21-10-17-a

“Dominan el rock moderno, pero además lo empujan adelante con fuerza y decisión”

 

En la recta final de su gira, que cierran en Murcia el 5 de noviembre, Second desplegó las canciones de su “Viaje iniciático” en Madrid. Al segundo directo que ofrecieron en la Joy Eslava acudió Juanjo Ordás.

 

Second
Joy Eslava, Madrid
20 de octubre de 2017

 

Texto: JUANJO ORDÁS. Fotos: RAQUEL CORDONIÉ.

 

Second eran asignatura pendiente para mí. Llevo siguiendo a la banda pocos años, pero sí lo suficiente como para haber buceado en su (a estas alturas) excelente discografía. Sin duda, “Viaje iniciático” fue uno de los grandes discos de 2015, pero es que lo mismo pudo decirse en su momento de “Demasiado soñadores” (2011) y “Montaña rusa”. Second son muy grandes. Dominan el rock moderno, pero además lo empujan adelante con fuerza y decisión. Sus canciones no son lo de siempre, sino algo más. Sus letras, estructuras y texturas transitan una autovía nueva en muchos aspectos, una autovía en la que son jinetes solitarios porque solo ellos exploran ciertas facetas del pop. Son valientes, claro, pero además de la valentía tienen la visión. Solo eso explica los pasos de gigante que dan de un disco a otro.

El viernes cerraban gira en Madrid, reventando la sala Joy Eslava por segundo día consecutivo. Han conseguido una complicidad absoluta con su público, la gente les apoya y comprende su mensaje. Puede que otros grupos hayan hecho más ruido mediático mientras crecían, pero Second han conseguido una base segura sobre la que crecer y quizá por eso ahora avanzan más rápido que otros, con seguridad y, digámoslo de nuevo, visión.

Salen a tocar con convencimiento de estrellas, pero es que antes han tenido la humildad de salir como invitados en una canción de su telonero, el gallego Villanueva. Cuando este se marchó, tras un interesante set de veinte minutos, un vistazo a la sala preveía que algo grande iba a pasar en cuanto los murcianos pisaran el escenario. Decía que se comportan como estrellas, aunque quizás sería más adecuado expresarlo de otra manera: saben hacer que sus canciones brillen como estrellas mientras obran el extraño sortilegio de convertir en estrellas a su público, haciendo partícipes del espectáculo a cada uno de los miembros de la audiencia. Tienen esa cualidad y ese vínculo.

 

second-21-10-17-b


“Esa es una de las virtudes de Second: jugar con las leyes del rock y del pop y doblarlas más que romperlas”

 

Sean Frutos es un frontman increíble con una voz hermosa y personal, pero quizá parte de su éxito resida en que se siente acompañado por los otros miembros de Second. Sabe que puede llevarse al público bien lejos porque tiene a cuatro hombres detrás dándolo todo. Las guitarras de Jorge Guirao y Javi Vox pueden sonar clásicas o extraterrestres, pero siempre apreciándose que hay dos personas detrás triturándose el alma. Lo mismo hay que decir de la poderosa base rítmica formada por el batería Fran Guirao (un tipo que hace música con su batería) y el bajista Nando Robles (un mago de las cuatro cuerdas a la manera de todo un Simon Gallup).

La entrega del grupo fue bestial, la actitud del público brutal y el repertorio muy bien escogido, obviando sabiamente su etapa primigenia cantando en inglés. Tienen ya tal cargamento de canciones magnánimas en castellano que no habría tenido sentido otro tipo de repertorio. Comenzaron con ‘Nueva sensación’, de la banda sonora de la película “Solo química”, y lo cierto es que funcionó de maravilla y el show fluyó durante dos horas exactas. Muy espectaculares ‘Nivel inexperto’ y ‘N.A.D.A”, con todo su drama desplegado sobre la sala, épica ‘Muérdeme’, adrenalínica ‘2502’ y simplemente avasalladora ‘Nos miran mal’, con su imprevisible cambio de tempo. Pero es que esa es una de las virtudes de Second: jugar con las leyes del rock y del pop y doblarlas más que romperlas. Así te encuentras con casi dos estribillos en algunas canciones, codas con mucho gancho o detalles que podrían construir otra canción por si mismos. Para el final dejaron ‘Rincón exquisito’, un clásico acompañado de cañones de confeti. Flipante. Ahora a dejarles descansar para que compongan y vuelvan a superarse con un nuevo discazo el año que viene.

Artículos relacionados