Operación rescate: “Tattoo”, de Rory Gallagher

Autor:

“Un disco espléndido. Gallagher se deja llevar, sobre todo, por influencias country y folk”

 

rory-gallagher-06-09-14

 

Rory Gallagher
“Tattoo”
POLYDOR, 1973

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

Se hace difícil rescatar un disco de Rory Gallagher por lo excelso de la mayoría de su producción discográfica. Porque el irlandés, nacido en 1948 y fallecido en 1995, culminó una carrera que debería situarle entre los grandes nombres de la guitarra y el blues británico. Me da la impresión de que no siempre es así. Los rorystas no lo dudan, claro, pero los olvidos en listas o presencias muy abajo numéricamente, cuando se habla de guitarristas influyentes, están a la orden del día. Un caso más en el que la calidad está muy por encima del reconocimiento.

El cuarto disco en estudio de Gallagher, publicado en 1973, lleva por título “Tattoo” y es espléndido. Supone la continuación a “Blueprint”, lanzado el mismo año, pero mientras aquel era algo más clásico, en “Tattoo”, Gallagher se deja llevar, sobre todo, por influencias country y folk. ‘Tattoo’d lady’ es su canción de arranque y quizá la más famosa de las ocho que lo integran originalmente (diez si nos vamos a la reedición publicada en 2000). Su estribillo es uno de esos que se marcan a fuego en la cabeza de uno para no salir nunca. “Tattoo’d lady, bearded baby, they’re my family”. Luego llegan el riff incendiario de ‘Cradle rock’, el descanso folkie de ’20:20 vision’, el wah wah y la influencia de Hendrix de ‘Livin’like a trucker’ o la oda a las seis cuerdas que es ‘Sleep on a clothes’. Con ‘Who’s that coming?’ parece que los Black Crowes han nacido dos décadas antes, mientras ‘A million miles away’ es el baladón del disco y ‘Admit it’ un cierre que quizá provoca que descienda ligeramente el nivel, pero cuya línea de bajo acaba haciéndote mella.

Aunque ya lo anunciábamos. Los resultados fueron discretos. Puesto treinta y dos en Reino Unido y 186 en los States. Demasiado poco para un árbol soberbio y atemporal. Menos mal que rescatarlo es cosa nuestra.

Anterior entrega de operación rescate: “Ireki ateak”, de Fermin Muguruza eta Dut.

Artículos relacionados