Operación rescate: “Ringo”, de Ringo Starr

Autor:

“Probablemente la clave del excelente resultado esté en la banda. Una auténtica pléyade de estrellas encabezadas por los otros tres Beatles”

 ringo-starr-16-05-15-b

 

Ringo Starr
“Ringo”
APPLE RECORDS, 1973

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

Cuando llega a mis manos la copia promocional del nuevo disco de Ringo Starr, “Postcards from paradise”, sé que voy a volverlo a hacer. Una vez más lo compararé con aquel álbum que me cautivó en 1973 del Beatle simpático. El narizón de la batería de los cuatro fantásticos. Pero, ¿cómo no caer de nuevo en el mismo error? Aquel era un disco grandioso, así que me hago una promesa. Primero uno y luego, a la estantería a por el otro. Resultado, uno a cinco. Ains.

 

 

El 3 de enero de 1970 se graba ‘I me mine’, última canción nueva de los Beatles en estudio. El 10 de abril, Paul McCartney anunciaba oficialmente lo que era un secreto a voces: el grupo se había separado y daba por finiquitada su carrera. Poco antes, en marzo, Ringo Starr había publicado su debut en solitario, “Sentimental journey”, una recopilación de clásicos del jazz de principios de siglo reversionados. Apenas seis meses después, hace lo propio con “Beaucoups of blues” y esta vez clásicos del country. De tibia respuesta tanto comercial como de crítica, la cosa parecía confirmar algo que siempre había sobrevolado a los Fab Four: que él era el Beatle con menos calidad. Por lo menos hasta que “Ringo” (1973) puso las cosas en su sitio. Número 2 en la lista de “Billboard” americana, 7 en la lista de singles de Reino Unido, 1 en Canadá y disco de platino con más de un millón de copias vendidas, este elepé de título homónimo certifica que Starr era más que una mera comparsa de sus tres célebres amigos.

 

 

Canciones de sus excolegas John Lennon, Paul McCartney o George Harrison, temas propios o colaboraciones compositivas, especialmente con este último, y revisiones del “Have you seen my baby” de Randy Newman y de “You’re sixteen”, tema popularizado por Johnny Burnette, conforman el grueso del trabajo. Aunque probablemente la clave del excelente resultado esté en la banda. Una auténtica pléyade de estrellas encabezadas por los otros tres Beatles a los que se añaden gente como Marc Bolan, Garth Hudson, Jim Keltner, Robbie Robertson, Billy Preston, Bobby Keys, Steve Crooper, Rick Danko, David Bromberg, Levon Helm, Harry Nilsson….Una inacabable lista que inevitablemente provocan que el álbum alcance la categoría de mítico. Oírlo es confirmar las sensaciones que transmiten los créditos. Imaginen.

 

 

Anterior entrega de Operación rescate: “Viure”, de Joan Isaac

 

 

 

Artículos relacionados