Operación rescate: “Labour of lust”, de Nick Lowe

Autor:

“Puede y debe considerarse a todas luces un disco de Rockpile. El tercero si nos atendemos a un orden estrictamente cronológico”

nick-lowe-20-09-14

Nick Lowe
“Labour of lust”
RADAR/COLUMBIA, 1979

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

Rockpile podría tener el honor de ser el mejor grupo desconocido de la historia de la música popular. Y eso que solo firmaron un disco con su nombre, el espléndido “Seconds of pleasure” publicado en 1980. Motivos de derechos habían acabado con el grupo actuando en directo y grabando bajo el nombre de uno de sus dos grandes líderes, Nick Lowe y Dave Edmunds. Estos, con contrato firmado con discográficas distintas, a diferencia de sus compañeros Billy Bemmer y Terry Williams, no podían permitirse un traspiés que rompiera acuerdos difíciles de conseguir en la época. Por eso, aunque los cuatro estaban detrás de discos como “Tracks on wax”, “Twangin’” o “Repeat when necessary” de Edmunds y “Jesus of cool” y “Labour of lust” de Lowe, el nombre de Rockpile no aparecía por ningún lado.

Pero sí, “Labour of lust” puede y debe considerarse a todas luces un disco de Rockpile. El tercero si nos atendemos a un orden estrictamente cronológico. Un álbum grabado el mismo año de su publicación, 1979, en los estudios Eden de Londres y en los Love Studios de Helsinki, aunque la versión estadounidense del álbum que difería ligeramente de la británica incluía un tema más: ‘American squirm’, grabado en 1978. Dado el origen de la banda y que la copia que gira en mi plato es la versión aparecida en Reino Unido, esa va a ser la base de nuestro rescate. Aunque ‘Cruel to be kind’, la canción más reconocible y probablemente la mejor del disco, se encarga de abrirlo en ambos casos. Un auténtico himno que merecería un artículo para ella sola. Una de esas canciones perfectas.

Siguen la funky y swamp ‘Cracking up’, la nerviosa ‘Big Kick, plain scrap’ y la adictiva ‘Born fighter’. ‘You make me’ da un respiro en forma de crooner y apuesta por lo sutil como arma principal, y ‘Skin deep’ es un medio tiempo rocoso fantástico. ‘Switch board Susan’ gira hacia algo más desenfrenado, con un leve recuerdo a los primeros Rolling Stones. ‘Endless grey Gibbon’ podría pasar por la más británica de todo el lote, y es sin duda una canción espléndida. En cambio ‘Without love’ con su ritmo trotón y country es quizá la más norteamericana de todas.

Para cerrar dos joyas más. ‘Dose of you’, puramente Rockpile, y ‘Love so fine’, la única que firman los cuatro miembros de un grupo aún más reconocible. Simplemente insuperable.

Anterior entrega de Operación rescate: “Tattoo”, de Rory Gallagher.

Artículos relacionados