Operación rescate: “Guitars, cadillacs, etc., etc.”, de Dwight Yoakam

Autor:

dwight-yoakam-06-02-16-a

 

“Un debut inmejorable para un artista totalmente irrepetible”

 

Eduardo Izquierdo rebobina hasta 1986 para recuperar el debut discográfico de Dwight Yoakam, músico de Kentucky (y actor, y director) que contribuyó a modernizar el género country acercándolo al rock.

 

dwight-yoakam-06-02-16-b

 

Dwight Yoakam
“Guitars, cadillacs, etc., etc.”
REPRISE, 1986

 


Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

Treinta años están a punto de cumplirse desde que debutara discográficamente uno de los nombres más fiables de la música country de nuestro tiempo, Dwight Yoakam. Alguien que, de paso, modernizó el género acercándolo al rock sin que este perdiera ni un ápice de sus señas de identidad.

Nacido en Kentucky, en 1956, Yoakam empezó su carrera musical como cantante de honky tonk en garitos de Los Ángeles a principios de los ochenta. Eso le permitió relacionarse con gente como The Blasters, Los Lobos o los X de John Doe. La consecuencia directa de esas compañías fue el deseo de revitalizar un género que amaba pero que consideraba anticuado, y su primer paso fue el espléndido “Guitars, cadillacs, etc., etc”. Un álbum que le llevó de cabeza al puesto número uno de las listas de country colando además su primer single, ‘Honky Tonk Man’ en el puesto tres. En meses, el de Kentucky pasó de ser un desconocido a una auténtica súper estrella, posición que no ha abandonado a día de hoy.

 

 

Producido por Pete Anderson, que además se encarga de tocar guitarra eléctrica y realizar coros, el álbum combina temas propios de Yoakam que pronto se convertirán en clásicos de su carrera como ‘South of Cincinnati’ o un ‘Bury me’, en el que colabora Maria McKee con versiones cuidadosamente escogidas.

 

 

La concesión a la galería en forma de ‘Ring of fire’ de Johnny Cash se complementa a la perfección con la citada ‘Honky tonk man’, original de Johnny Horton, y ‘Heartaches by the number’ de Halan Howard, popular en la voz de George Jones en los años sesenta. Aunque fue curiosamente la canción que da título al disco la que ha acabado imponiéndose como clásico, ya que Rolling Stone la consideró en 2004 una de las cien mejores canciones country de todos los tiempos. En definitiva, un debut inmejorable para un artista totalmente irrepetible.

 

 

 

Anterior Operación rescate: “Back in the USA”, de MC5.

 

 

 

 

Artículos relacionados