Morgan: El vértigo de la banda revelación

Autor:

morgan-23-04-18-a

“Mantenemos una filosofía de tranquilidad, y aunque tenemos la sensación de que ha ido todo despacio, en un año el cambio que hemos dado ha sido muy rápido”

 

Con su primer disco se convirtieron en una de las bandas revelación más importantes de nuestra escena. Ahora, Morgan han publicado el segundo, “Air”, aún impactados por todo lo que les ha sucedido en los dos últimos años. Por Arancha Moreno. 

 

Texto: ARANCHA MORENO. Fotos: PATRICIA J. GARCINUÑO.

 

El de Morgan es uno de esos extraños casos en los que una banda nueva estalla desde el principio. Y estuvieron a punto de no existir. Su cantante, Nina, se compró un billete para empezar una nueva vida en el extranjero, pero Ekain Elorza, batería, y Paco López, guitarra, llegaron a tiempo y le dieron un motivo para quedarse. Le ofrecieron ser su banda. Gracias a eso nació el proyecto, que se cerró con la incorporación de Alejandro Ovejero al bajo y David Schulthess en las teclas. Músicos jóvenes pero de largas trayectorias en otros proyectos que, de repente, convergen y todo funciona. Lo demostraron en su debut, “North”, y en los mútiples escenarios que han pisado en el último año y medio. Versionan a The Band. Adoran a Wilco y a Etta James. Suenan con firmeza, grandes, y la voz de Nina suena, en palabras de Quique González, “como Lucinda Williams con veinticinco años, cuando le habían roto el corazón, pero en castellano. No he escuchado a nadie cantar con ese color y ese genio en castellano”. Un caso único. Otro pequeño milagro en este big bang musical. Hablamos con ella, con Paco y con Ekain días después de que publiquen su segundo trabajo, “Air”, en la trastienda del recién estrenado bar Dolores Limón, en el corazón de Madrid. Una entrevista en penumbra, pero plagada de luz.

 

¿Cuál fue el punto de arranque de Morgan? Si es que hubo un lugar concreto, y un momento.  
Nina: Ekain y Paco se conocieron hace bastantes años, y a Paco le conozco desde que tenía cinco años. Ellos siempre han estado tocando y yo siempre he estado muy cercana a la música, pero de manera externa, lo estaba viendo todo desde la barrera. Paco me llamó para cantar los coros en su banda y ahí empecé a cantar en público, porque tocaba el piano en casa y poco más. Compuse una canción, sin letra ni nada, y se la enseñé. Ahí empezó a desarrollarse todo. Yo nunca había compuesto nada, tenía un poco de vergüenza y le pedí a él que compusiese la letra para esa canción. Empezamos a trabajar juntos en su banda y en esto, que no pensábamos que fuese a avanzar. A partir de ahí empecé a componer con letra y salieron dos o tres temas que le enseñé. Él quedó con Ekain y le enseñó los temas que yo había compuesto, y nos tomamos un día un café.
Paco: Ella se iba a ir a Holanda, tenía el billete comprado y todo, quería irse ahí a probar suerte, a vivir. Nosotros habíamos escuchado más canciones, y viendo que eran muy buenas, nos apetecía trabajarlas, así que quedamos con ella para que ella viese que tenía esa opción de trabajar durante un tiempo al menos en la música, a nuestro nivel de barrio. Le estábamos poniendo una banda que estaba bien.
Ekain: Era mostrarle un apoyo, si ella quería que esas canciones acabasen grabadas en algún sitio, nosotros estábamos dispuestos a ayudarla. Tenía un batería y un guitarrista dispuestos a grabar los temas y ver a dónde llegaban.

 

Te estaban ofreciendo una banda.
Nina: Sí, yo estaba bastante perdida en la vida. Acababa de dejar la carrera y me iba a ir a Holanda porque quería hacer algo distinto, no sabía el qué, iba a ir a trabajar y a aprender inglés, a vivir una experiencia nueva. Lo que me ofrecieron ellos fue una experiencia nueva, que era lo que yo estaba buscando, sin más que vestir los temas, trabajarlos. Eso para mí fue bastante motivador, en ese momento yo no tenía nada claro en la vida. Ellos me ofrecieron algo y fue una época de bastante aprendizaje, tanto musical como personal.
Ekain: Quedábamos cada semana, o cada quince días. Cada canción que traía ella al local la íbamos trabajando, no teníamos claro qué es lo que estábamos buscando. Las grabábamos y veíamos si lo que salía molaba, o no, sin ningún tipo de objetivo más que estar a gusto con lo que estábamos haciendo. Cuando tuvimos una docena dimos el salto a grabarlas.
Nina: ¡Dos años y medio después!

 

¿Estabais los tres solos al principio?
Paco: Bueno, estaba Toni Sotos, bajista y amiguete de toda la vida, estuvo bastante tiempo aportando al proyecto, pero en un momento dado se fue, probamos un par de bajistas hasta que dimos con Ove (Alejandro Ovejero), muy poquito antes de grabar el disco. Hicimos un par de conciertos con él, se sabía las canciones y le gustaba el proyecto, así que grabamos el disco. Ese septiembre ya cerramos un concierto.

 

¿Os referís a 2015?
Paco: Sí. En septiembre cerramos un concierto un Moby Dick, en diciembre un Costello. Vimos que a la gente le gustaba antes de sacar el disco, y Ekain dijo: “Presentamos el disco en El Sol”, y yo le dije: “¿De qué vas? ¿Cómo vamos a hacerlo en la sala Sol?”. Pero al final lo hicimos, y fue una sorpresa que se agotaran las entradas.

 

¿Qué ocurrió en vuestro primer concierto juntos, que decís que fue especial?
Nina: Veníamos de no tener pretensión ninguna, y de repente nos juntamos los cinco en el Moby Dick, el 11 de septiembre de 2015. Todavía “Chuches” (David Schultess, el teclista) no estaba en la banda, le llamamos para ese concierto.
Paco: Sí, a “Chuches” le habíamos contratado para hacer la sesión por medio de Nortes, nos flipó como tocó, le llamamos para la Moby y vino. No fue hasta el concierto en el Costello, unos meses después, que él, después del concierto, nos dijo algo.
Nina: Estábamos en la revista Madrid en Vivo, una foto de los cuatro, y él nos dijo: “Y yo, ¿dónde estoy?”. Ya vimos que quería estar, y nosotros también, pero no le habíamos dicho nada.
Paco: Él estaba superocupado, tocaba en otra banda, pensábamos que nos iba a mandar por ahí.
Nina: Esos primeros conciertos de los cinco fueron muy especiales.
Ekain: De repente había una banda.

 

O sea, que fue formándose de manera muy natural. En Morgan no hubo castings de ningún tipo.
Paco: No, no. Yo conocía muy poco a Ove, él tocaba con Ekain en Dinero, fue idea suya llamarle, y a mí me gustaba mucho como tocaba y cantaba. Llegó y encajó perfecto. Fueron todo casualidades, circunstancias. Nos lo tomamos en serio porque nos va la vida en esto, pero no en la parte del negocio, con una intención.
Ekain: Fue todo muy progresivo. Morgan estaba cogiendo forma, pero al principio cada uno estaba a sus cosas. A partir del primer Teatro Lara, en junio (de 2016), empezamos a trabajar con nuestra oficina y empezó a diseñar el fin de año, y vimos que ahí había una gira de cerca de veinte fechas, y nos fuimos a Brasil.

 

¿Cómo sucedió lo de Brasil?
Paco: Un intercambio cultural. Trajeron a una artista brasileña a Madrid, a Tulipa Ruiz, hicimos un segundo Teatro Lara con ella y su banda, y nosotros fuimos a Sao Paulo a tocar con ellos allí.
Ekain: Fue poco después del Mad Cool, todo se sumó.
Nina: Nosotros no nos lo creíamos hasta que no nos vimos en el aeropuerto. La primera vez que hemos ido a tocar a cada ciudad, vas y hay muy poca gente. Pero en esa gira de final de año hay gente en las salas. Pasamos de hacer un disquito entre nosotros a ir a la sala Sol o a Barcelona y que haya mucha gente.
Ekain: Hicimos un Teatro Lara el 7 de septiembre y se agotó en dos semanas. Ahí dijimos: “Pues vamos a ir a por una Joy (Eslava) en febrero”. Si la cosa no iba bien, cerrábamos ahí la gira, y si iba bien y la cosa crecía más, seguíamos girando.
Nina: La gente respondió muy bien a la Joy, se iban sumando conciertos, había mucho feedback.

 

morgan-23-04-18-b

“El primer disco fue autogestionado porque no teníamos otra, o lo hacíamos nosotros o no se hacía”

 

La forma en la que ha crecido Morgan entre el público no es nada habitual. Vosotros venís de otras bandas y sois conscientes de lo que cuesta arrancar.
Paco: ¡Es un milagro! Mantenemos una filosofía de tranquilidad, y aunque tenemos la sensación de que ha ido todo despacio, en un año el cambio que hemos dado ha sido muy rápido.
Nina: A lo que me refiero yo es a que ha ido avanzando progresivamente, no ha habido un día en el que todo cambie.
Ekain: Lo que pasa es que nosotros nos conocemos desde hace mucho tiempo, y estuvimos tres años antes de entrar al estudio. Eso hace verlo de otra manera. Llevamos en la música mucho tiempo. Lo vemos todo con naturalidad, y tranquilo, pero sabiendo que es increíble lo que ha pasado.

 

Vuestro primer disco, “North”, es autoeditado. ¿Por qué llamasteis a José Nortes?
Paco: Yo había grabado un disco con él en 2005 con la misma filosofía, con un amigo con el que llevaba mil años y nuestra banda. Alguien nos lo presentó, sabía que tenía nombre y pensé que nos iba a decir que no tenía hueco, pero no, fue muy majete y muy natural. Por eso para grabar con Morgan le llamamos.
Nina: Nosotros sabíamos que teníamos que hacer una inversión económica para grabar ese disco. Yo ya estaba trabajando aquí, al final ahorras, pides favores y lo pudimos hacer. Fue autogestionado porque no teníamos otra, o lo hacíamos nosotros o no se hacía. A partir de ahí vimos en la autogestión una puerta que se abrió, con mucho esfuerzo y algunas deudas, pero mereció la pena. Las personas que nos prestaron el dinero confiaban en nosotros y sabían que lo íbamos a invertir bien. Al final pudimos devolverlas el año pasado (ríen).

 

Y contraer otras deudas, por el segundo disco…
Nina: Sí, un poquito sí. Pero ya está todo más asentado.
Ekain: Ahora sabemos que las vamos a poder devolver.
Paco: Sí. En el primero metimos todo a fondo perdido, las salas nos contestaban y nos decían que no tenían hueco en todo 2015. ¡Nos lo dijeron en marzo!
Nina: Tampoco teníamos a Marcos (Ayuken), me imagino que las salas se preguntarían quiénes éramos (sonríe). Lo que les pasa a todas las bandas, me imagino, lo que pasa es que perseveramos mucho, teníamos la responsabilidad de que habían confiado en nosotros otras personas.

 

El 2017 habéis tenido un año muy intenso. En diciembre cerrasteis la gira, después de todo lo que estáis contando, pero anunciando que pronto íbamos a tener noticias vuestras. Y en marzo publicáis nuevo disco, “Air”, un disco que habéis compuesto y grabado a la par que esa gira, y que vuestros respectivos proyectos. Nina, tú y “Chuches” girando con Quique González, a la vez. ¿Cómo os habéis organizado?
Nina: ¡No lo sé, ha salido al final! Ha sido un año de mucha intensidad mental, emocional… y de mucho trabajo, pero merece mucho la pena. De mucho aprendizaje, de tirar, de intentar hacerlo todo lo mejor posible, intentar cuadrar todas las cosas que teníamos todos, hacer un tetrix con el calendario y tirar. Ha sido muy intenso, de hecho el parón que hemos hecho ha sido bastante simbólico, realmente no hemos parado, hemos tenido diez días para desconectar. El día del concierto en la But yo me emocioné mucho, porque fue un día, durante el ‘Home’, yo fui consciente de que cerrábamos una gira, en ese momento se hizo real la gira para mí, fue como: “¡Qué fuerte todo lo que ha pasado!”. Para todos ha sido un año muy bonito, como banda nos hemos asentado, hemos encontrado el sonido. Ya no hace falta decir nada para que la conversación siga adelante. Ha sido un año muy bonito y muy alucinante. A veces un poco difícil lidiar con tanto, pero emocionalmente, más que otra cosa.

 

O sea, que aquella noche en el escenario, cuando cantaste ‘Home’, tomaste conciencia de todo.
Nina: ¡Sí, por eso lloré! Fue cómo: “Fíjate, lo que habéis hecho este año todos”. Era real. Marcos nos regaló antes de empezar el concierto unos cuadros con todas las fechas de la gira. No lo habíamos visto todo seguido y fue alucinante, fue un día precioso, y fueron preciosos todos los días. Muy bien mucho, y todo bien, como diría Rajoy (risas).
Ekain: Hemos tenido muy poco tiempo para asimilarlo, y todo bueno. Llegábamos de tocar, y había que componer.
Nina: El último tramo fue el más intenso, teníamos 16 últimos conciertos y ahí era grabar entre semana y girar el fin de semana. Volvíamos el domingo y el lunes entrábamos en el estudio.
Paco: Sabiendo que el disco tenía que estar increíble para nosotros, igual que con el primero. Si algo no nos convence la repetimos. Hubo un momento, ya durante las mezclas, con ‘Sargento de hierro’, que no la veíamos. Nortes dijo: “¿Os gusta la toma? Porque la volvemos a grabar…”. Algo no nos convencía. Es un proceso muy difícil. La toma sí nos gustaba, eran otras cosas. Pero si hay que grabarla otra vez, se vuelve a hacer, no pasa nada. Si no sale en marzo, no sale, pero tiene que salir un disco que veamos de puta madre.
Nina: Los únicos días que no hicimos nada, y en realidad se hicieron cosas, fueron diez a finales de febrero. Cuando te llega el master ya no tienes nada que hacer musicalmente hablando, pero empezamos las reuniones para ver el lanzamiento, la promo, los ensayos…
Paco: Desconectamos un poco, y viene bien, porque son 24 horas con ello en la cabeza, estás todo el rato dándole vueltas. Mola, pero es intenso.

 

Con razón no os da tiempo a asimilar lo que pasa.
Paco: Por eso le pasó eso a Nina en el escenario, porque fue un momento que paró.

 

morgan-23-04-18-c

“En el primer disco metimos todo a fondo perdido, las salas nos decían que no tenían hueco en todo 2015. ¡Nos lo dijeron en marzo!”

 

Varias de las canciones nuevas, como la propia ‘Sargento de hierro’ o ‘Marry you’, estábais tocándolas en directo antes de grabarlas en “Air”. Estaban rodadas.
Nina: ‘Marry you’, que es con la que cerramos los conciertos, salió muy poco después que “North”. Antes de presentar ese disco, ‘Marry you’ estaba en formato acústico. La montamos para cantarla con las coristas y la hicimos en la sala Sol. Esa canción se acababa cuando terminaba yo de cantar, pero Ekain sugirió que después de mi voz entrásemos todos, y de esa manera se construyó el final de la canción, y vimos que quedaba muy bien para cerrar los conciertos.
Paco: Suena a cierre. Quería sacarle un punto del final de “Saturday Night Live”, cuando sale el actor famoso despidiendo, mientras suena un bandón increíble. Es una sensación de cierre que hacen genial los americanos. A Ove se le ocurrió hacer los acordes a la mitad, en vez de tan largos…
Nina: Y como era perfecta para cerrar, era una tontería dejarla fuera porque no estuviera en el disco.
Ekain: La hemos tocado siempre para cerrar.
Nina: El ‘Sargento’ la presentamos en la Joy, con Quique (González) y fue muy bonito. Girando teníamos ganas de ir añadiendo cosas, de ahí salió la idea de hacer ya el segundo disco, para variar el repertorio, tocar cosas nuevas, y ya los cinco trabajar bien en la composición desde el principio. Esas canciones, al entrar al estudio, ya tenían su esencia, lo que pasa es que allí le dimos el toque para el disco.

 

Alguna existía desde el principio: ‘Be a man’ estaba en vuestra primera maqueta, y ha salido en este segundo disco. ¿Por qué?
Ekain: Esa es la que comentábamos al principio, la canción de Nina que no tenía letra.
Nina: En el primer disco quisimos grabarla, pero al final no la metimos. En este le hemos encontrado la onda que estaba pidiendo, por fin se la hemos podido dar. Desde el principio le teníamos cariño, pero no sabíamos por donde llevarla.

 

¿En qué momentos y qué lugares habéis escrito el resto de canciones nuevas?
Nina: La verdad es que no me acuerdo, siempre se me olvida el momento en el que compongo, menos con ‘Home’ y ‘Another road’, el resto se me borran. Supongo que en casa. Sí que es cierto que en el piano yo voy haciendo sucesión de acordes que me van gustando y dejo grabadas las ideas. Cuando ya tengo la estructura se me van ocurriendo la melodía y la letra. Primero la música, luego la melodía y la letra. ‘Another road’ la hemos compuesto todos aunque ellos no se han dado cuenta (ríe). Estábamos en la furgo, yo tenía que componer una letra y no sabía de qué hablar, habíamos grabado la base, y sabía que tenía que hablar de algo alegre pero no se me ocurría nada. Les pregunté de qué querían que hablase la canción, cada uno dijo un tema, hicimos una votación y salió el tema de viajar. No sé a dónde íbamos. Les pregunté qué era para ellos viajar, iban diciendo frases y yo las iba escribiendo. El lunes siguiente las junté y salió. Esa es de todos.

 

morgan-23-04-18-d

Nina: “El día del concierto en la But, durante el ‘Home’, fui consciente de que cerrábamos una gira. En ese momento se hizo real la gira para mí”

 

¿Qué otros temas sobrevuelan este disco?
Nina: Siguen la línea de “North”, cosas que tienes dentro y no terminan de salir. Algunas son buenas, porque no te ha dado tiempo a gestionar bien las emociones y van saliendo. ‘Flying peacefully’ dice que no quiero tener miedo a estar contenta, a ser libre, cosas que he ido sintiendo estos dos años, que aunque son buenas sensaciones a veces dan vértigo. Sobre todo son sensaciones que se estancan ahí dentro y es la única manera que encuentro de sacarlas.

 

¿Y cuándo y por qué salen en español?
Nina: No lo sé. Esas cosas me pasan cuando estoy haciendo unos acordes y me viene una frase. A partir de ella tiro. Hay veces que viene en castellano y veces que viene en inglés, y la mayoría viene en inglés. Con ‘Sargento’ estaba haciendo los acordes y me vino en castellano.

 

Entonces es algo que nace espontáneamente, no es algo que tú decidas hacer en un idioma o en otro.
Nina: No. De hecho, he intentado forzarlo y nada. No sé muy bien. No tengo técnica ninguna, debería aprender un poco, porque me facilitaría mucho la vida. Lo que va saliendo lo voy dejando hecho.

 

¿Cómo es trabajar con Nina?
Paco: Muy fácil.
Ekain: Como trabajar con el resto. Ella trae una idea, pero todos trabajamos la idea y tenemos la misma voz, no hay ninguna por encima de otra.
Nina: No, de hecho cuando estoy componiendo la canción estoy deseando que pase esa fase para que estemos ya todos.
Ekain: Ella nos deja que hagamos lo que queramos con lo que trae.
Nina: Para mí la canción no llega a serlo hasta que no empezamos todos a cocinarla. El proceso de estar sola no me gusta mucho, prefiero que estemos todos. Si tuviera que pensar en todas las cosas que le vienen bien a la canción yo sola, sería un aburrimiento. No creo que yo me dedicase a la música si no fuese por ellos, porque lo que yo disfruto es de hacer esto con ellos, que es lo que realmente enriquece las canciones. No sé si de primeras son buenas o malas, pero desde luego no son lo que son hasta que no están trabajadas por todos.

 

morgan-23-04-18-e

Nina: “El disco habla de cosas que he ido sintiendo estos dos años, que aunque son buenas sensaciones, a veces dan vértigo”

 

Hay mucho eclecticismo en vuestro sonido: folk rock, soul, góspel, funk… ¿Partís de algo determinado?
Ekain: Lo que suene bien, no hay nada predeterminado. Si la canción nos pide ir a un sitio donde no hemos estado lo vamos a hacer, sin ningún problema. Se nos ocurre algo y lo probamos.
Nina: No solemos plantear nada, cada uno tiene su espacio para trabajar con lo que se le ocurra y va poniéndolo. Las influencias que tiene cada uno se oyen en su parte, pero no pensamos todos juntos en la guitarra o en la batería, cada uno piensa en lo suyo y si a alguien se le ocurre algo que puede hacer otro, lo dice.
Paco: Todos miramos a un punto fijo, que es el tema, y hacemos lo que podemos para que sea una canción. Es muy participativo. Todos somos una pieza del grupo.
Ekain: Confiamos mucho en nosotros.

 

¿Ha habido descartes en la grabación de “Air”?
Paco: Sí. ‘El librero’ es una canción que grabamos para el primer disco, y se quedó fuera, la hemos vuelto a grabar para este y se ha vuelto a quedar fuera. Nos gusta como ha quedado pero al escuchar el disco con el orden que hay no la veíamos. Hubo debate. Se quedaron otras dos también. No por la canción, sino por el global. Queríamos hacer el mejor viaje, y esas tres canciones se quedaron fuera porque te sacaban.

 

¿Hay un concepto en “Air”?
Paco: Totalmente. A lo mejor alguna de las que no han entrado habrían triunfado más que alguna del disco, pero trabajamos el disco entero, como concepto.
Ekain: Intentamos que pase también en directo, que sea un viaje con un principio, un nudo y un desenlace. Como con un guion, que tenga una historia que puedas contar.

 

En este tiempo, ¿cuántas discográficas os han llamado?
Ekain: ¡Todas! (Ríen)

 

¿Y ninguna os ha convencido?
Nina: Es que cogiendo la dinámica de trabajo de la autogestión hemos aprendido un montón sobre eso. Por ahora, al nivel en el que estamos, podemos tenerlo bajo control. Es tirar tú, currar el triple, pero disfrutas de otras cosas que te dan una libertad o capacidad para seguir a lo tuyo. Estamos muy agradecidos a las discográficas de todo lo que nos han ofrecido, de haber tomado un café con ellos y de que se interesen por nosotros, pero ahora mismo lo que se ha puesto encima de la mesa no era algo por lo que hayamos pensado que es el momento de hacer el cambio. No le vemos el sentido ahora.
Ekain: Al haber sacado el primer disco nosotros, y ver que va bien, que desde el principio la gente viene a los conciertos, se venden discos y los números van saliendo, ves que tampoco necesitas ayuda. Hay bandas que salen a tocar y pierden dinero, y entiendo que acepten la oferta, o que negocien, pero nosotros hemos tenido la suerte de poder autogestionarnos desde un principio.

 

morgan-23-04-18-f


“Estamos muy agradecidos a las discográficas de todo lo que nos han ofrecido, pero no es algo por lo que hayamos pensado que es el momento de hacer el cambio”

 

¿Este año vais a salir de España?
Paco: ¡Ojalá!
Nina: La intención de salir fuera está desde antes de nacer, yo creo. Una gira por Europa tiene que ser de lo más divertido del mundo. Tenemos mucha curiosidad de saber cómo se escucha lo que hacemos fuera, si gusta o no. Nos gusta salir de Madrid y disfrutar de los viajes que hacemos, y nos encantaría salir de España y conocer otras ciudades, otras culturas. Siempre tienes la idea de que a lo mejor, a largo plazo, puedes llegar a conseguirlo.

 

Cantando en inglés, y en castellano, podéis ir a países angloparlantes, no limitaros al circuito hispano.
Paco: Esa es la idea, usar este defecto que podemos tener en España como una virtud. Aprovechar eso que puede ser un problema aquí, aunque hasta ahora no hemos tenido queja.

 

Pero sí tenéis peticiones para cantar más en nuestro idioma, y muchas.
Nina: Sí.
Paco: Imagínate que salimos fuera y el 99% está en inglés y eso juega a nuestro favor. Eso sería importante.

 

novedades-marzo-18

Artículos relacionados