Manolo Tarancón, historias sueltas que cualquiera puede hacer suyas

Autor:

manolo-tarancon-25-11-15-a

“Necesitaba tiempo para aclarar ideas, para no cogerle manía a algo tan bonito como mi oficio, al que me dedico en cuerpo y alma todos los días, y lo he conseguido. Reno tuvo mucha parte de culpa de mi oxigenación”

 

Este otoño ha visto la luz “Historias mínimas”, el cuarto trabajo del músico valenciano, de factura más reposada y sonido más pop que en ocasiones anteriores. Un cancionero muy cuidado al que se han sumado Xoel López, Mikel Erentxun y Fabián. Eduardo Izquierdo charla con él.

 

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.
Fotos: EVA HM.

 

 

Quizá sea su mejor disco. O quizá no. Pero lo que no se puede dudar es que la carrera de Manolo Tarancón ha ido en un lento pero permanente ascenso. “Historias mínimas” (La Viejita Música) es su nuevo disco. Un trabajo alegre, vital, en el que ha contado con la presencia de primeras espadas como Xoel López, Mikel Erentxun o Fabián. El valenciano nos explica las interioridades de su nueva creación.

 

Diría, y lo hago en positivo, que es tu disco más pop. ¿Estás de acuerdo?
Sí, es una continuación de la primera parte más luminosa de “Reflexiones”, donde ya se veía un tratamiento de la melodía mucho más pop de lo que venía haciendo en anteriores trabajos. A su vez creo que tiene mucho de mi primer trabajo serio, “Más allá de uno mismo”. Estoy de acuerdo.

 

Háblame de las colaboraciones. ¿Cómo, cuándo y por qué se gestan?
Cuando empecé a trabajar en las canciones me planteé seriamente que algunas contaran con colaboraciones vocales. Sé que a Xoel le gustó mucho “Reflexiones” y fue todo un lujo para mí su inmediata respuesta. De hacer alguna canción, sabía que tenía que ser ‘Casa vacía’, era una canción claramente para él. Fue el primero con el que contacté. Teníamos la premezcla hecha y, vía mail, empezamos a trabajar en las partes en las que tenía que cantar. Él mismo se grabó varias tomas de voz principal y coros en casa y me las pasó. No hizo falta más. Su voz empastaba perfectamente y supimos que ya estaba. En el caso de Fabián, llevo persiguiendo esta idea un par de discos atrás, pero quería que fuera un tema claramente para él. La canción habla de los sueños, de los recovecos que tiene la música desde dentro, de las cosas que la gente que escucha las canciones no ve pero que cuesta mucho hacer para poder llegar al público. Los dos hemos tenido esas experiencias, y era ideal cantarla juntos. Aunque habla de las zancadillas y baches que salen en el camino, la resolución es luminosa: no hay que dejarse vencer, hay que levantarse una y otra vez. Una de las cuestiones que me preocupaba de ellos era que estuvieran a gusto en la tonalidad original de la canción. Aquí quedó un registro grave, pero creo que por poco común le daba al tema un empaque más original. Una gozada su parte en la canción, necesaria y contundente.

 

manolo-tarancon-25-11-15-b

 

¿Y la colaboración de Mikel Erentxun en ‘Cosas que nunca te dije’?
Mikel y yo nos conocíamos de unos años atrás. Cuando presentó “24 Golpes” en Valencia nos cambiamos los discos, y contacté con él para ver si le apetecía participar en el álbum. Le pasé cuatro temas para que eligiera uno, aunque le marqué ‘Cosas que nunca te dije’. Tenía claro que era para él, por el carácter americano de la canción, ese slide de guitarra y las intensidades. Cuando me dijo que sí, flipé, y empezamos a hablar de agendas y de cómo podíamos hacerlo. El disco estaba ya muy avanzado, con los plazos muy cerca, pero tenía que estar. Y finalmente una mañana de agosto se plantó en Valencia, después de un taxi de dos horas Cádiz-Sevilla (venía de tocar allí) y de un vuelo posterior hasta Valencia. Pasó el día con nosotros y me encantó su predisposición. Cantó el tema completo para que luego nos fuera más fácil elegir los tramos en los que tenía que estar él. La canción ya me encantaba, pero cuando registró las tomas buenas aluciné con la interpretación y el crecimiento del tema en cada verso. Para mí esto es un sueño cumplido y le estoy muy agradecido por todo el esfuerzo para llevarlo a cabo.

 

 

¿Cómo influye tu trabajo en Reno en tus discos en solitario?
No influye para nada. Es otra visión, son otros registros. Con Reno me gusta conectar la Gibson SG eléctrica, romper la señal a través de la válvula del ampli y dejarme llevar por terrenos que como consumidor de música compulsivo me atraen. Compongo de otra manera. Pero sí es cierto que el haber firmado mis temas en Reno de otro modo ha influido en que el disco sea más acústico, más cristalino. De alguna manera me he vaciado con Reno a otro nivel, y para estas canciones nuevas buscaba un tratamiento más preciosista.

 

Háblame de la producción de Carlos Soler. Parece esencial, ¿es así?
Carlos es esencial en mi vida, en mi día a día. Toca conmigo, graba conmigo y le consulto muchísimas cosas porque me interesa mucho su visión. Cierto que este disco lo hemos producido entre los dos. Había temas donde tenía muy claro lo que quería y mi obsesión era hacérselo ver. Por otro lado, su mano aquí es fundamental. No es casualidad que nos hayamos hecho con un estudio de grabación en Valencia, que hemos bautizado como Estudios Calexico, y estemos firmando producciones y grabaciones a medias, como en el segundo disco de Adrián Levi, que saldrá en breve. Aprendo todo de él, le exprimo a veces, lo sé, pero es que es tan bueno y sabe tanto que no puedes perder ni un detalle de su método. Creo que esto contesta a tu pregunta.

 

¿Por qué has tardado tres años en volver a hacer un disco con tu nombre?
Acabé muy quemado con ciertas cosas que giran alrededor de la música, de la propia industria, y que sigo sin entender. Cuando en algún medio he dicho que esperaba más repercusión no me refería a más reseñas o más palmaditas en la espalda. De alguna manera como me nutro es tocando en directo, pero los pocos medios que tuvimos para levantar el disco hizo que esta parte no se completara como yo esperaba. Necesitaba tiempo para aclarar ideas, para no cogerle manía a algo tan bonito como mi oficio, al que me dedico en cuerpo y alma todos los días, y lo he conseguido. Reno tuvo mucha parte de culpa de mi oxigenación.

 

manolo-tarancon-25-11-15-c

 

Sé que me dirás que es tu mejor disco, ¿me puedes decir por qué?
Porque tiene las mejores canciones que he podido componer. Eso sí, te confieso que por muchos discos que haga, “Imperfectos” es y será mi debilidad. Creo que en “Historias mínimas” he aplicado toda la experiencia y madurez del pasado, y el hecho de hacerlo reposado a lo largo de dos años, sin prisas ni expectativas, lo hace más especial todavía.

 

Me da la impresión de que las canciones están mucho más elaboradas y tratadas que otras veces, ¿estás de acuerdo?
Sí, por lo que te comentaba antes. Lo hemos trabajado a lo largo de dos años, y ha dado tiempo a decidir cosas, a reposarlas, a retomarlas, a plasmar las cosas como las queríamos.

 

En cuanto a la composición, ¿son canciones compuestas para este disco o se han ido haciendo en estos tres años?
Me encanta la pregunta. Todo empezó con ‘Casa vacía’. Llevé a mi hermana, con la que vivía desde hacía tiempo, al aeropuerto. Se iba un año entero a Francia a trabajar por la puñetera crisis, y al volver a casa noté todo ese vacío, empecé a darme cuenta de lo mucho que ya la echaba de menos y la compuse de golpe. La reposé (me gusta hacer eso con cada canción que hago). La toqué de nuevo dos semanas después y supe que había canción, y que podía ser el hilo conductor para un nuevo disco. Y así fue. Luego vinieron ‘Cosas que nunca te dije’ y otras ideas. Llamé a Carlos, y le dije que tenía un proyecto en mente y que quería que fuera él quien lo pilotara, quien comandara todo, pero que no sabía exactamente cuándo. Le propuse irnos a una casa que tiene mi madre en una montaña cerca de Valencia, el verano de 2014. Trajo aparatos, sumamos algo de equipo con lo que yo tenía y en el sótano de esa casa empezamos a grabar tema por tema. Cada uno independiente del siguiente, hasta tenerlos armados, cuando lo único que tenía yo en la cabeza era una guitarra acústica y una melodía vocal. Las letras estaban en su esencia, pero faltaba pulirlas. Entre los dos fuimos construyendo seis de esas canciones. Las otras cuatro las terminamos en los Estudios Calexico tras ese verano. Recuerdo que había días que él venía a la casa y no necesariamente grabábamos. Poníamos documentales de música, escuchábamos discos y hablábamos, todo muy reposado. Y creo que todo eso está en el disco. Eso sí, tenía claro el hilo conductor: historias individuales, cercanas, no especialmente autobiográficas pero sí con temáticas muy populares.

 

¿Qué hay detrás del título “Historias mínimas”?
Es un homenaje a Sorín, un director de cine argentino que me cautivó desde el primer plano con su película del mismo título. Costumbre, cercanía, ternura… vi tantas cosas en común con mi forma de componer que lo tuve claro. Soy muy fan de Sorín y me considero cinéfilo hasta la médula. Además de la música, diría que el cine es mi gran pasión. Paralelamente, el título reflejaba la temática del disco, historias sueltas que cualquiera puede hacer suyas.

 

¿Qué planes de presentación tienes?
De momento vamos a tocar en casa, en Valencia, el 11 de diciembre con toda la banda en el Centro Cultural Octubre. No queremos tirarnos a la piscina sin agua. A ver qué tal funciona el disco y poco a poco esas dudas se despejarán. Pero estoy y estamos como locos por tocar. También hemos cerrado la presentación en Madrid, con la banda al completo, en el Café La Palma el jueves 21 de enero. Antes nos han invitado a cantar unas canciones del disco en el Festival ProWeekend de Castellón, el 5 de diciembre. Y estaré encantado de hacerlo, a dúo con Carlos Soler. Ojalá vayan saliendo cosas, porque lo que mantiene a un músico vivo es, precisamente, tocar.

 

Puedes adquirir “Historias mínimas”, de Manolo Tarancón, en La Tienda de Efe Eme.

Artículos relacionados