“madre!”, de Darren Aronofsky

Autor:

CINE

mother-13-10-17-a

“Es, en todos los sentidos posibles, una película presuntuosa”

 

mother-13-10-17-b

“madre!”
Darren Aronofsky, 2017

 

Texto: ELISA HERNÁNDEZ.

 

Uno no tiene muy claro si sobre “madre!” se puede decir mucho o no se puede decir nada. Para bien o para mal, el nuevo trabajo de Darren Aronofsky se ha convertido en una de esas películas que polarizan a su audiencia. Parece ser que uno la odia o la ama, la critica o la alaba. Sin embargo, al enfrentarse al film en sí intentando filtrar esta curiosa polémica que la acompaña, resulta dolorosamente obvio que ha sido creado y construido casi con la única intención de generar tales discusiones. El resultado es una cierta incomodidad, la sensación de estar presenciando el desarrollo de una argumentación que busca importunar al espectador con el único propósito de llamar su atención, en lo que parece un recurso barato (aunque pueda tener una producción bastante cara) para construir una película que se cree mucho más inteligente que la audiencia que la recibe, lo que (y me gustaría que constara que habitualmente no considero necesario caer en argumentos intencionalistas o personalistas) no nos ofrece una construcción de su autor implícito atractiva o fascinante, sino más bien narcisista y ególatra.

En todo caso, la película está llena (se podría decir que incluso saturada) de simbología sobre el propio trabajo artístico y creativo y sobre el concepto de divididad, así como sobre el modo en que interactuamos con nuestro entorno natural, además de presentar una serie de abusivas y problemáticas relaciones humanas de dependencia sobre las que siempre resulta pertinente discutir. El modo en que la cámara nos presenta a su protagonista en continuo agobio y acoso es uno de los elementos que más merecen ser señalados como aciertos, y consiguen crear un ambiente de asfixia y un ritmo que hace que lo que en el fondo no es sino una idea estirada hasta su punto máximo de resistencia no resulte monótono sino emocionante.

 

 

En todo caso, incluso si aceptamos la propuesta de lectura del propio Darren Aronofsky (aunque seamos de la opinión de que permitir a un autor cerrar de esa manera la interpretación de su texto es, cuanto menos, hipócrita por su parte), quien afirma que “madre!” es una película sobre la destrucción humana del medio ambiente, el film resulta simple y naif. La asociación de la naturaleza con la figura femenina y maternal o con el espacio doméstico es una de las alegorías más añejas (tanto en lo temporal como en algunos de los argumentos que destila) que existen, pero aquí se nos ofrece como novedosa y transgresora. “madre!” es, en todos los sentidos posibles, una película presuntuosa.

Anterior crítica de cine: “Blade Runner 2049”, de Denis Villeneuve.

novedades-octubre-news

Artículos relacionados