“Los ángeles”, de Rosalía

Autor:

DISCOS

“Cada canción tiene su miga y su particular innovación, si bien llama la atención la querencia por el tema de la muerte, un contrapunto del todo cautivador en una voz llena de vitalidad y fuerza”

 

rosalia-refree-los-angeles-17-05-17

Rosalía
“Los ángeles”
UNIVERSAL

 

Texto: CHEMA DOMÍNGUEZ.

 

Con voz de viento y arena llegan “Los ángeles” de Rosalía, disco producido y arreglado por un magnífico Raül Refree. Una voz de infantil niña, recitando las coplas de ‘Toma este puñal dorao’ con soplos de aire ambiental, sirven de misteriosa intro para la joven cantaora catalana de veintitrés años en la primera canción, ‘Si tú supieras compañero’. La base de cantiñas y la forma de ir templando la voz de Rosalía antes de llegar al cante valiente, tal y como dicta la formalidad, puede hacerte pensar en un disco flamenco al uso, pero no. La combinación de diferentes estrofas populares, los arreglos y la culminación de este primer tema con una secuencia de cuerda creciente, aguda y rompedora, puede llevarte hasta el folk y la psicodelia. Cada canción de “Los ángeles” tiene su miga y su particular innovación, si bien llama la atención la querencia por el tema de la muerte, un contrapunto del todo cautivador en una voz llena de vitalidad y fuerza como la de Rosalía.

Refree y Rosalía parten de distintos orígenes musicales, de distintas generaciones, pero tienen en común ser dos espíritus musicalmente libres. Entre ambos han logrado reverdecer los laureles de “La leyenda del tiempo” de Camarón, esos que renovaban el flamenco y lo hacían contemporáneo, no en vano contaba con las guitarras de Raimundo Amador y la autoría de Kiko Veneno detrás de ‘Volando voy’. De hecho, Refree ha sido el productor del último disco de estudio de Kiko, “Sensación térmica” (2013), y el propio Raül le sitúa en los agradecimientos de “Los ángeles” junto a otros nombres “por inocularme la pasión por el flamenco y enseñarme tanto”. Ya ven, un caso de productor producido, o sabiamente abducido.

Afortunadamente, Rosalía y Refree no son los únicos en volver sobre aquella idea renovadora de Camarón y compañía, pero sí son únicos en su propuesta. Actualmente, junto a Soleà Morente o Los Planetas de “La leyenda del espacio”, ya conforman uno de los cárteles más interesantes de nuestra música más allá de estilos.

Volviendo a las canciones de “Los ángeles”, no deja de ser magnética la voz de Rosalía citando la muerte, de diferentes maneras, con diferentes desenlaces, tratándola desde diferentes puntos de vista. Sobrecoge y de qué manera ‘Nos quedamos solitos’, el aire de fandango, la hondura de la letra y el hilo dorado de la voz de Rosalía te estrangula igual que te da vida. Tal vez sea el “memento mori” que subyace en “Los ángeles” lo que logra esa doble función: recordarnos lo inevitable de la muerte y sus diferentes caras y aspectos, al mismo tiempo que nos hace sentir increíblemente vivos.

La excelente amalgama trazada por Rosalía y Raül Refree regala canciones explosivas, imborrables, como ‘Catalina’, ‘Por mi puerta no lo pasen’ o ‘Día 14 de abril’, con poesía popular y de Antonio Machado. Son pocos los temas de “Los ángeles” fuera de esa sabiduría tradicional, aunque plenos de sentimiento actual, el más alejado viene en forma de “bonus track”, ‘I see a darkness’, del enigmático y provocador, entre otras virtudes, Will Oldham, bajo su entonces recién estrenado seudónimo de Bonnie “Prince” Billy; en “Los ángeles” cobra una dimensión casi litúrgica, cercana a la atmósfera de la versión realizada por Johnny Cash. En cualquier caso, lo mejor está en “Los ángeles”, déjense llevar.

 

 

Anterior crítica de discos: “Los perros ladraron”, de Los Radiadores.

Artículos relacionados