Lo que hay que tener: David Ruffin

Autor:

“Había un eslabón perdido en la biografía y la discografía del gran David Ruffin. Precisamente este maravilloso álbum titulado solo con su nombre de pila, grabado en 1971 en Motown y nunca publicado por los responsables de la compañía”

David Ruffin
“David, unreleased LP & more”
MOTOWN/HIP-O SELECT, 2004

 

 

Una sección de LUIS LAPUENTE.
 

 

David Ruffin nunca fue un tipo del agrado de los ejecutivos de Motown. Demasiado problemático, demasiado independiente y poco moldeable, con demasiado afán de protagonismo para una compañía que acostumbraba a repartir las prebendas artísticas y comerciales de acuerdo a los criterios de sus mandamases y nunca de los artistas (salvo, claro, las excepciones de Stevie Wonder y, en algún momento, Smokey Robinson y Marvin Gaye: siempre ha habido poderosos privilegiados en la clase de tropa). En 1968, Berry Gordy Jr. ya le había cambiado el nombre a sus pupilas The Supremes, primando a la protegida Diana Ross, lo que provocó la inmediata reacción del entonces líder de The Temptations: “Si ellas se llaman Diana Ross & The Supremes, ¿por qué no cambiar nuestro nombre por David Ruffin & The Temptations?”. Pero el órdago no funcionó, acaso porque Ruffin, entonces novio de la vocalista Tammi Terrell, no acertó a calcular el peso real de Diana Ross en los planes de Gordy frente al suyo propio y al de su grupo.
Al fin, el 9 de julio de 1968, durante una actuación en Valley Forge, Pennsylvannia, los Temptations presentaron en público al sustituto de David Ruffin, un formidable vocalista de Alabama llamado Dennis Edwards. Pero esa ya es otra historia…

Entretanto, Ruffin se dispuso a iniciar una carrera en solitario que todos los pronósticos situaban como modélica. Desdichadamente, no fue así. Tan solo funcionaron desde el punto de vista comercial un magnífico primer álbum (“My whole world ended”) y algunos trabajos posteriores producidos por el gran Van McCoy, singularmenete el elepé “Who am I?”, además de su magnífico álbum de duetos con su hermano Jimmy Ruffin (intérprete de la memorable ‘What becomes of the brokenhearted’, una de las mejores canciones de la historia del soul). Así que finalmente Ruffin (y su otrora compinche en el liderazgo de The Temps, Eddie Kendricks), aceptaron integrarse de nuevo en el grupo para grabar el álbum “Reunion” (1982), el único registrado como un septeto: Otis Williams, Melvin Franklin, Eddie Kendricks, David Ruffin, Dennis Edwards, Richard Street y Glenn Leonard. Luego, David grabó algunos discos más con su compinche Eddie Kendricks, y murió el 1 de junio de 1991, a causa de una sobredosis de cocaína, último episodio de una larga historia de coqueteo con las drogas más duras.

Sin embargo, había un eslabón perdido en la biografía y la discografía del gran David Ruffin. Precisamente este maravilloso álbum titulado solo con su nombre de pila, grabado en 1971 en Motown y nunca publicado por los responsables de la compañía. Se hace difícil entender las razones de semejante desatino: quizás la mala relación de Ruffin con sus jefes, quizás la sobredosis de obras maestras enlatadas por Motown aquellos días (los de los grandes álbumes conceptuales de Marvin Gaye, Stevie Wonder y los propios Temptations)…

En todo caso, la compañía Hip-O Select remedió el desaguisado poniendo en circulación el sensacional “David”, mejorado con ¡once bonus tracks! de la época. Una espléndida ocasión para reconciliarse con el vocalista perdido de Motown y disfrutar con sus maravillosas recreaciones de clásicas del soul como ‘I want you back’, ‘Rainy night in Georgia’ y otras piezas firmadas por los productores Johnny Bristol, Ivory Joe Hunter y Clay McMurray. Sin duda, un tesoro imprescindible para los amantes del soul.

Artículos relacionados