Libros: “Y mientras Roma ardía”, de Raúl Bernal y “El hombre cometa y la mujer curvada”, de Santi Campos

Autor:

“Los volúmenes de Raúl Bernal (Jean Paul, Lapido, Grupo de Expertos Solynieve) y Santi Campos (Amigos Imaginarios, Malconsejo) inauguran la colección. En ambos casos, se trata de músicos cuyas trayectorias delatan el peso y el cuidado de la palabra”

Raúl Bernal
“Y mientras Roma ardía”
BANDAÀPARTE

Santi Campos
“El hombre cometa y la mujer curvada”
BANDAÀPARTE

 

 

Texto: EDUARDO TÉBAR.

 

 

Increíble. En tiempos de agonía económica, nace en Córdoba la editorial Bandaàparte. Un catálogo diferente: sus responsables pretenden difundir las incursiones literarias de diversas figuras, protagonistas y secundarias, del pop español. Los volúmenes de Raúl Bernal (Jean Paul, Lapido, Grupo de Expertos Solynieve) y Santi Campos (Amigos Imaginarios, Malconsejo) inauguran la colección. En ambos casos, se trata de músicos cuyas trayectorias delatan el peso y el cuidado de la palabra. La casa Bandaàparte, además, apuesta por mimar el complemento visual y el tacto de los libros.

Murciano de 31 años, afincado en Granada desde su incorporación como teclista a la banda de José Ignacio Lapido en 2005, Bernal debuta con el poemario “Y mientras Roma ardía”. Un título –como la escena de Nerón que cantaba Corcobado– que sugiere la posición del autor en medio del desastre. Versos reflexivos, teorizantes, confesionales, en ocasiones filiformes y sentenciosos. Bernal ofrece poesía nocturna y desnuda, fraguada con calma mientras bebe vino y escucha discos cómplices. ¿Influencias reconocidas? Rilke, Verlaine, Rimbaud… “Escribir canciones, dicen, es un acto de rebeldía y liberación. / Pero el monstruo sigue dentro, destrozándome”, declama. Los poemas de Raúl Bernal vienen complementados con fotografías de Cristina Ferreiro.

Por su parte, Santi Campos (Castellón, 1969) se estrena con “El hombre cometa y la mujer curvada” para deleite de sus seguidores, que se lo piden desde los tiempos en los que traducía a Neil Young con Amigos Imaginarios. Otra obra seria y concienzuda que escapa del eterno cliché del músico que juega, de manera anecdótica, a ser poeta. Santi Campos se muestra ágil en la técnica y deslumbrante en la ética emocional de quien transita por pérdidas y reencuentros de los 20 a los 40. Humor y mala hostia. A veces, con audacias de caligrama (‘Como un susto’). Su escritura trata sobre el propio hecho de escribir. Sobre decepciones inevitables. Sobre el terror del paisaje ordinario, de la rutina y de las pequeñas catástrofes. Y la desilusión final: “La noche es joven / yo ya no”. La mirada literaria de un Campos borracho de Nabokov, Miller, The Band, Houllebecq, Johnny Thunders o Arundhati Roy. Sugerentes, también, las ilustraciones de la artista gallega Noemí Llantada.

Anterior entrega de libros: “Balas perdidas. Qué fue del siglo XX”, de Xavier Mercadé.

© EFEEME.COM, prohibida la reproducción total o parcial.

Artículos relacionados