Facebook Facebook    Twitter Twitter

La ley Sinde no es la solución

Texto de publicado el 21 dic, 2010 en la categoría Opinión, Revista

pirata-21-12-10

“Son los creadores los únicos que pueden decidir cómo quieren que se comercialice o distribuya su obra, ellos son los únicos propietarios de sus creaciones y nadie más que ellos pueden optar por la difusión gratuita. Pero aquí estamos, discutiendo si es justo que alguien pueda descargarse una película, un disco, un videojuego o un libro por la cara”

Ante la probable aprobación hoy de la ley antidescargas (la ley Sinde, incluida en la ley de economía sostenible), Juan Puchades reflexiona sobre ésta y la situación de los creadores y los sectores implicados en la difusión de los bienes culturales.


Texto: JUAN PUCHADES.


Malos tiempos para los sectores culturales afectados por la piratería en internet, la llamada industria de contenidos: Si la ley antidescargas diseñada por el gobierno tiene mucho de parche y su utilidad es muy cuestionable –pues no ataca el fondo del problema: al individuo que descarga–, y si como anunciaba ayer El País hoy se va a tratar de suavizar en el Congreso porque Zapatero no está dispuesto a que le explote un nuevo conflicto, ahora protagonizado por internautas soliviantados, parece que el futuro para los creadores seguirá siendo negro, o gris oscuro en el mejor de los casos.

La situación actual es disparatada, con usuarios de internet proclamando sus derechos (a descargar de forma gratuita todo aquello que sea susceptible de ser transferido por la red) y ejerciendo presión para que su punto de vista sea tenido en cuenta. Tan delirante deriva surge de una concatenación de errores históricos de las industrias de la cultura y el entretenimiento (empezando por la del disco como primera afectada, siguiendo por la audiovisual, la de los videojuegos y ahora la del libro), que, en su día (hace ocho o diez años), fueron incapaces de interpretar lo que se les venía encima y actuar con rapidez antes de que la bola de nieve se deslizara ladera abajo y llegara a este punto, en el que la piratería ha alcanzado unas cifras alarmantes, más propias del tercer mundo que de un país desarrollado y culto; y no vale buscar justificaciones en la patraña de la picaresca hispana.

Detrás de este debate subyace algo que, para cualquiera con un mínimo de sentido común, resulta incuestionable: Son los creadores los únicos que pueden decidir cómo quieren que se comercialice o distribuya su obra, ellos son los únicos propietarios de sus creaciones y nadie más que ellos pueden optar por la difusión gratuita. Que terceros, por muy numerosos o vociferantes que sean, pretendan decidir sobre el fruto de creaciones ajenas, sería como si el común de los mortales quisiéramos imponer el precio al que se debe ofrecer cualquier servicio o producto, o decidir los sueldos que tiene que cobrar cualquier trabajador (y una creación es el trabajo de aquel que la ha creado). Algo tan delirante que ni nos lo planteamos. Pero aquí estamos, discutiendo si es justo que alguien pueda descargarse una película, un disco, un videojuego o un libro por la cara.

En el centro del conflicto, aunque muchas veces oculta por el ruido de fondo, está la ley de propiedad intelectual, que permite la copia privada sin ánimo de lucro y que el gobierno no se atreve a modificar. Ley totalmente obsoleta y de redacción ambigua que deriva de los tiempos en los que las posibles copias privadas se realizaban de una en una mediante sistemas analógicos, y que hoy se demuestra caduca cuando (al no haberse actualizado con criterio en 2006) por copia privada se puede entender que uno suba a la red una creación protegida por derechos de autor y pueda ser compartida gratuitamente por miles, millones de personas… ¡¿De verdad que debemos entender por tal la copia privada?! La lógica indica que no, sin embargo lo confuso de la legislación, y lo hemos visto en algunas resoluciones judiciales, provoca interpretaciones contrarias.

Es esa ley la que tendría que ser modifica y actualizada, y la que haría innecesaria la aprobación de la de economía sostenible —conocida en el apartado que nos trae aquí como “ley Sinde”, que permitirá el cierre de webs–, o cualquier otra similar: Si la copia privada se limitara realmente al uso individual, fijando detalladamente sus fronteras presentes y futuras y se considerara delito cualquier forma de transmisión a terceros, señalando explícitamente a la circulación por internet, esta nueva ley resultaría prescindible. Y no hay que rasgarse las vestiduras: En Inglaterra, por ejemplo, el derecho a la copia privada, simplemente, no existe.

Provoca bastante risa –incluso vergüenza ajena– cuando los defensores del todo gratis en internet, claman por su derecho al acceso a la cultura y son capaces de organizar todo tipo de movilizaciones y, sin embargo, no parecen tan combativos cuando se trata de asumir recortes de derechos sociales, como la ampliación de la edad de jubilación a los 67 o los años cotizados para acceder a una pensión, el recorte de sueldos o los contratos basura en aras de la delicada situación económica. Ni hablar de defender el derecho al trabajo o a una vivienda digna. Tampoco les vemos levantar la voz por el acceso gratuito a los alimentos, el vestido, el agua, la electricidad o el transporte… ¡Sólo quieren cultura gratis! Ni tan siquiera abogan por una conexión gratuita a internet… lo cual resulta altamente sospechoso: no tienen problema en pagar las tarifas de las operadoras, pero les molesta hacerlo por la obra de los creadores… ¡Ah! Qué mundo maravilloso hemos construido, en el que las grandes corporaciones nos parecen estupendas y un creador el enemigo a abatir (eso sí, estamos encantados de disfrutar de su creación). ¿No estarán detrás de estas campañas –oímos preguntar en ocasiones– esas mismas operadoras? No, seguro que no, ¡no seamos malpensados!

Uno de los argumentos más empleados para defender la cultura gratuita en internet es que el modelo comercial ha cambiado pero que los editores y creadores no quieren verlo y son incapaces de adaptarse a los nuevos tiempos. Pero, ¡¿a qué van a adaptarse, si con la piratería no hay negocio?!

Que los músicos vivan del directo, es otra de las consignas más difundidas y, sin embargo, en los últimos años los conciertos también se han retraído y muchas giras de artistas españoles se han reducido drásticamente (y ha proliferado la suspensión de actuaciones ante la escasa venta de entradas). Por tanto, la teoría de que el acceso gratuito a las grabaciones permite una mayor difusión y atrae público a los directos, deviene falsa. A lo que cabría preguntarse si los cineastas, los creadores de videojuegos, los guionistas de series televisivas, los actores o los escritores, ¿también van a vivir de “tocar” en directo?

Desde luego la SGAE y su lamentable política de comunicación tampoco ha contribuido a aliviar el debate, y el canon –justificable en tiempos de cintas de casetes y vhs, cuando el 98% de su uso era muy evidente– resulta bastante cuestionable cuando los soportes informáticos sirven para infinidad de fines y no sólo para copiar obras protegidas por derechos de autor. Precisamente, el canon generó tal malestar social que muchos quisieron ver en él la vía que permitía la descarga a mansalva: Si cada vez que compro un CD, un reproductor de mp3, un ordenador o una cámara de fotos, pago el canon, tengo derecho a descargar lo que crea oportuno pues ya he pagado por ello. El canon degeneró, de este modo, en una solución perversa que, el tiempo lo ha demostrado, ha explotado en la cara de quienes lo idearon. Sería deseable, por tanto, su inmediata supresión.

La teoría de que internet permitiría democratizar la música y que cualquiera con talento tendría su oportunidad de trascender y destacar, es, ya lo vemos, una falacia más. ¿Cuántos grupos surgidos desde internet conocemos o funcionan con normalidad en el circuito profesional? Al final, el papel del editor, como intermediario entre el creador y el destinatario de la creación, resulta imprescindible, su función de filtro es fundamental: la oferta no puede ser infinita, pues la demanda no lo es. Además, los medios –que también ejercen de eslabón entre la creación y el “consumidor”, como un segundo filtro– no pueden rastrear sonidos en las sobredimensionadas entrañas de la red. Sencillamente, no hay tiempo para ello. Y el boca-oído –hoy el mail-a-mail– parece que sólo funciona con rasgos de calidad –de cultura ni hablamos– en muy contadas ocasiones, mientras que prolifera la “boutade” hija de Youtube, el humor en vídeo casero de dos minutos. Al final, no nos engañemos, lo que el común de los mortales descarga masivamente es aquello que produce la tan odiada industria del disco, la infame televisión, las atroces productoras cinematográficas, las abusivas productoras de videojuegos… Es decir, todo aquello que previamente ha pasado por ese tan repudiado filtro con el que parece que hay que acabar.

Lo sorprendente es que, durante una década, hemos asistido impasibles a la destrucción de miles de puestos de trabajo, directos o indirectos, relacionados con la música, el cine, el vídeo, los videojuegos –y de seguir la cosa así, pronto del libro–, sin que a nadie le importe lo más mínimo. Como resultado de ello, los creadores y los agentes implicados en la difusión y comercialización de la cultura están, en estos momentos, completamente desamparados.

El presente ya es dramático, el futuro puede resultar catastrófico pues, ¿quién querrá crear si no va a obtener ningún beneficio de su obra o si ésta, incluso, le puede costar dinero? Ojalá alguien tenga el valor de afrontar el problema dejando al margen intereses electoralistas, porque la ley Sinde, tiempo al tiempo, no será la solución. Mientras, urge que absolutamente todos los sectores implicados (desde creadores a trabajadores de base, pasando por los distintos estamentos laborales de las industrias de contenidos) se unan, organicen y actúen con rapidez y con una sola voz. En defensa, esta vez sí, de la cultura. Y, dados los tiempos de contumaz crisis económica, de ese 4% del PIB que representan.

OTRAS NOTICIAS

54 respuestas para “La ley Sinde no es la solución”

  1. juan gris dice:

    manoleitor, no solo me quejo del robo que acosa a mi trabajo. Lee mi argumentacion y no seas demagogo. La cultura no va a ser gratis por que a ti te de la gana, los creadores y los editores decidiran si te la venden, tu mientras sigue robando. Internet legal si, trabajo con todos, ladrones que bajo una legislacion obsoleta y unos gobernantes cobardes campan a sus anchas y consumen sin pagar no.

  2. Manoleitor dice:

    Juan Gris… no le eches la culpa a las descargas de que te hayan despedido varias veces. Más bien échale la culpa a tus jefes, por no saber actualizarse o adaptar su negocio a la situación actual.

    A mí hay una cuestión que me parece clara: no se puede ir contra natura, contra la evolución natural de las cosas… y está claro, que esa evolución pasa, ahora mismo, porque la cultura circule libremente por internet. Música, películas, libros. Guste o no, es un hecho y es así. Hay que aceptarlo; antes o después, por muchas trabas que se intenten poner, es lo que acabará sucediendo, de hecho ya sucede.

    Entonces, donde debemos gastar las energías no es en intentar frenar esta evolución positiva (al menos desde mi punto de vista), sino en buscar alternativas de negocio que permitan a las empresas y a las personas involucradas en el mundillo, poder seguir trabajando y viviendo de ello.

    “Tratar de frenar el curso de un río es imposible, lo que hay que hacer es construir una barca y navegar en él” Isaac Petman

    “Señores, no me digan que aún no se ha hecho de día, pues prepárense porque falta poco” Subrahman Djanhasekhar

  3. Jorge Martín Torrente dice:

    Todos y cada uno de los argumentos que he escuchado en favor de la protección de la industria discográfica, editorial o cinematográfica están obsoletos desde hace ya años. O nadie se acuerda de Napster?
    Se imaginan el impacto de la máquina de Guttemberg para el sector librero de entonces? Todos los escribanos a la calle clamando al cielo por lo que supondría el fin de la cultura o peor, su democratización.
    La música, que es mi sector, no se toca. Se toca al músico y es a ese al que hay que respetar y valorar.
    La gente no es tonta y nunca fue tan culta como ahora. Empresas como Spotify así lo entienden y mucho antes artistas como Prince o Peter Gabriel (creo que podriamos copiar sus ejemplos, digo yo que algo de importancia tendrán en el sector).

  4. Juan Gris dice:

    Hola, me llamo Juan Gris y llevo desde los 18 años trabajando en diversos sectores de la industria musical, actualmente tengo 35. Digamos que soy un afectado por el consumo ilegal de productos que genero con mi trabajo. Como el sector en que trabajo cada vez está mas dañado, he sido despedido de varias empresas y he visto como cada vez trabajamos menos gente en este sector que, ni mejor ni peor, es uno mas que genera empleo y riqueza a nuestro país. Es cierto que los habitos de consumo hacen daño a nuestro modelo de negocio, la crisis también hace daño , y no es menos cierto que es responsabilidad del sector afectado el dar el primer paso y poner sobre la mesa un análisis de la situación y una vez analizada la situación, planificar su posible arreglo. Ahora mismo algo similar pasa con el sector inmobiliario. Y creo que ya es hora de arrancar la movilización. El analisis nos corresponde hacerlo a nosotros, a los afectados y a nadie mas, y por muy mal que lo hayamos hecho en el pasado, por muy mal legislados que estemos, por muy malos que los parezcan (a algunos) nuestros artistas, y por muy mal que se haya adaptado a los nuevos tiempos la cultura, no puede justificarse que como se ha hecho mal, a partir de ese error, ahora todo vale. La cultura se paga, igual que lo demás, y en una economía capitalista es lo normal, no existe nada, absolutamente nada, gratis. Los afectados, además, tenemos todo el derecho a quejarnos…igual que los albañiles, los tenderos afectados por las grandes superficies o los comerciantes afectados por la crisis. Utilizemos nuestra fuerza para contrarrestar la corriente de opinión creada en contra de nuestros intereses para explicar a la gente que una canción en internet cuesta 0.99 € o si es ya una super novedad que mola que te cagas 1.22 €. Y que tienes la posibilidad de escucharla, tantas veces como quieras, hasta tener totalmente decidido si ese gasto compensa la compra. Que por escuchar no se te cobra. Que los precios en relación con los precios de otras cosas no son tan altos, y que tenemos todo el derecho del mundo los que conformamos el tejido industrial que forma el mundo de la cultura, a movilizarnos y a defender el ganarnos el pan con nuestro trabajo. Que no queremos irnos al paro, que queremos trabajar … Estoy a la disposición de cualquier internauta para ofrecerle las explicaciones que pueda sobre muchas de las cuestiones que se plantean…precios…costes de fabricación…subvenciones…ayudas fiscales… vamos que parece que esto de la cultura es lo mas rentable que existe !!! para en la medida de lo posible intentar rebatir con mis argumentos los suyos…en algunos casos comprobarán que la industria discografica y sus sociedades de gestión sobreviven como pueden y en otros casos se detectarán errores de gestión o errores estratégicos que penalizan a las empresas dedicadas a generar productos culturales con una caída del volumen de negocio, de pero es inadmisible que una vulneración de un derecho pueda acabar con todo un sector.

  5. Indiana dice:

    Me parece increible que estemos discutiendo sobre este tema. No es solo música, tambíen películas y libros. Yo me he comprado -y sigo comprándome- muchos “artículos culturales”, pero también me los descargo de la red en gran cantidad. Sé perfectament que estoy haciendo algo éticamente reprobable y lo asumo. No busco excusas cogidas por los pelos para justificarme. Por eso -aunque pareza un contrasentido- estoy de acuerdo con el artículo de Puchades y estoy a favor que se regulen las descargas masivas que tanto perjudican a los creadores, aunque eso no me permita bajarme más contenidos con derechos de autor. No entiendo como algo tan sencillo puede ser tan difícil de entender y genere tanta polémica. Spain is different, of course!

  6. Raúl dice:

    Estoy de acuerdo con lo que dices a medias. La mayoría de las protestas de internet sobre la ley Sinde no es sólo porque no vayamos a poder descargar, sino porque es una ley anticonstitucional al presentarse un organismo que sin pasar por vía judicial podría cerrar webs a diestro y siniestro. Y, ¿crees realmente que sólo cerrarían webs de descargas? Cerrarían todo lo que les viniese en gana, tanto de descargas, como de opiniones a favor o en contra de lo que ellos piensen, estoy seguro de ello.

    Otra cosa a añadir es que yo apoyo que la gente se baje cosas de internet, siempre y cuando, también compren. Porque sí, realmente estás haciendo daño a otros trabajadores. A nadie le gusta trabajar gratis. A mí no me gustaría hacer mi trabajo y que a final de mes me dijesen: “no hay dinero para pagarte porque la gente que quiere lo que hacemos no nos ha pagado.” Entre toda la gente que conozco, yo soy de los que más se bajan cosas de internet. Veo muchísimas series, películas y oigo mucha música que me he descargado “ilegalmente” de alguna página de internet. Pero también soy el que más compra con diferencia (el resto de la gente de mi entorno, como mucho mucho, un cd o un dvd de algo que les ha gustado muuuucho). Si yo pudiese comprar algo y luego devolverlo si no me gusta, probablemente todo sería diferente, pero como no es así, yo prefiero bajar las cosas primero, comprobar si me gustan, y luego ya comprar lo que me interese. ¿O es que cuando vas a comprar algo de ropa no te lo pruebas primero? ¿O no hay muestras gratis de algún producto de alimentación nuevo que se haya sacado a la venta en los supermercados?
    Las cosas son así. No creo que se deba culpar a lo que consideran ellos piratería (que no es tal) sino culpar a la sociedad por no aprender que todo el trabajo debe ser remunerado y para ello hay que pagar. Cierto es también, que tal y como están los precios en España, mucha gente se echa para atrás en comprar ciertas cosas por diferentes impuestos (canon, SGAE y diferentes impuestos del gobierno) que suben el precio de los artículos porque, seamos claros, en España, la mayoría de los CDs, DVDs, Blu-rays, Videojuegos, Libros son mucho más caros que en otros países. Que pueda comprar el mismo videojuego editado aquí en Inglaterra por 20€ cuando aquí vale 70€, tiene bastante delito. Y al igual con el resto de artículos (hace poco compré un libro en español en Amazon UK por 30 cuando aquí valía 50).
    Estas son algunas de las cosas que habría que cambiar, los precios de las cosas, además de concienciar a la gente de que hay que comprar cosas originales, que también hay gente detrás de todo eso que necesita dar de comer a su familia.

  7. Carlos García dice:

    Renovarse o desaparecer. Es una Ley Natural. El que no se adapta, se extingue. Que se lo pregunten a los dinosaurios.

  8. creador de contenidos dice:

    Gracias, Juan Puchades, por este artículo tan esclarecedor. Estoy de acuerdor en el 100 %.
    A todos: En general, olvidáis que en la industria cultural no solo hay músicos. El debate es mucho más amplio.
    Creo que muchos de este hilo confunden el medio (la red) con los contenidos que se difunden en él. ¿Internet es de todos?, ¿Internet es de nadie? Yo no lo sé, pero, como dice Juan P., bien pagamos a las megacompañías por tener Internet en casa.
    En cualquier caso, LOS CONTENIDOS SON DE QUIEN LOS CREA. AUNQUE EL AUTOR CEDA DERECHOS DE DISTRIBUCIÓN, SIGUE SIENDO EL DUEÑO DE SU OBRA. LOS DERECHOS DE AUTOR SON INTRANSFERIBLES I INALIENABLES (o sea, la propiedad sobre una creación no se puede regalar ni aunque se quiera).
    Ni el canon digital ni ninguna cesión de derechos a terceros le quita la propiedad de su obra a un autor. Es decir, un autor decide si su obra es gratuita en algún momento o no. También decide si se difunde (y copia) o no. De hecho, el autor decide cómo y dónde se difunde su obra. Para eso firma contratos con el difusor/a.

  9. Niliath dice:

    Este es un tema delicado.

    Es cierto que el autor tiene derecho a elegir aquello que desea cobrar por su obra y los canales de distribución de esta. No menos cierto es que según la constitución española toda persona tiene derecho a la cultura.

    Por mi parte creo que existe una confusión (en algunos casos premeditada) a la hora de diferenciar industria de entretenimiento y cultura.

    La cultura es, y debe ser protegida por el estado, y por ello los creadores de esta reciben subvenciones por ejemplo, entre otras cosas como pueden ser ventajas fiscales (corríjanme si me equivoco) sin embargo en contrapunto a esto el visionar o escuchar la obra en cuestión debe estar abierto a la mayor cantidad posible de personas, que tienen derecho, por el hecho de ser cultura a admirarla.
    Un ejemplo de esto, puede ser ni mas ni menos el cuadro que se ha elegido para ilustrar el articulo (un bodegón de época creo, aunque no estoy muy puesto en pintura). Esto es Cultura por tanto puedes coger la ilustración y ponerla en tu articulo sin pensar en pagar derechos a quien corresponda ( autor o descendientes) ¿ Acaso has pagado por el derecho a utilizarla????.

    La industria del entretenimiento por otro lado es eso… industria y por tanto debe tener el tratamiento que cualquier otra, sin beneficios de otros tipos, tan solo el propio mercado.

    Ante esto, aquí mi reflexión
    O es industria, perseguimos las copias y la distribución, pero quitamos todos los beneficios que se pueda estar recibiendo: subvenciones, ventajas fiscales, canones digitales, etc y la dejamos que se mantenga por si sola.
    O es cultura en cuyo caso se mantienen las ventajas actuales y/o futuras que pudieran deribarse de la proteccion del estado pero por ellos mismo, no se pueden buscar condenas a quien la pone a disposición de los ciudadanos. Como no se puede condenar que se use un cuadro para ilustrar un articulo.

  10. Félix Andújar dice:

    Muchas gracias, señor Puchades, por escribir tan grande y tan a las claras el error fundamental de los defensores del statu quo cultural: “Que terceros, por muy numerosos o vociferantes que sean, pretendan decidir sobre el fruto de creaciones ajenas, sería como si el común de los mortales quisiéramos imponer el precio al que se debe ofrecer cualquier servicio o producto, o decidir los sueldos que tiene que cobrar cualquier trabajador (y una creación es el trabajo de aquel que la ha creado)”. Pues mire usted, exactamente así es, y se trata de algo tan tonto que da vergüenza resaltarlo: el establecimiento de todas las reglas que rodean cualquier intercambio económico en el seno de cualquier sociedad nunca queda a cargo exclusivamente del ofertador del servicio. ¡Faltaría más que Volkswagen decidiese unilateralmente qué derechos asisten a los compradores de un coche de su marca!
    Todo, todo, todo, es susceptible de regulación, y de hecho, la mayoría de las veces lo es: sueldos, márgenes comerciales, limitaciones a la propiedad, usos del bien adquirido, derechos de propiedad, etc., etc., etc.: todas esas cosas vienen reguladas por las leyes. Y las leyes, en última instancia, las hacen los ciudadanos.
    Es así de sencillo. Usted tiene derecho a comercializar un bien exactamente en los términos que las leyes digan. Cambiemos las disparatadas leyes españolas sobre la propiedad intelectual y todos tan contentos. Menos los que viven del statu quo, claro.

  11. Xavier dice:

    Excelentemente explicado Juan .
    Gracias Juan porque tus explicaciones son muy claras , directas y dan perfectamente en el clavo.
    Es increible como la gente confunde la libertad de expresión en la red con el tráfico de contenidos por parte de unos tipos que se benefician de la obra de un autor.

    Aquí no se trata de criminalizar al usuario sino hacerle entender que los propietarios de las WEBS que permiten la descarga de contenidos se enriquecen con publicidad, gracias a apoderarse de material de un tercero sin su permiso . Esto es sencillamente Ilegal con lo que debe sancionarse .

  12. pdf dice:

    otra cosilla:
    ¿Derecho a la libertad de expresión o robo a toda pastilla?. ¿Qué intereses tienen que tener personas como Jesús Encinar de idealista.com (web inmobiliaria y de contenido un poquito dificiles de bajar y sobre todo de compartir) para proclamarse defendor de la libertad de expresión y a la vez no saber quien mas está con él, me gustaría investigar sus ingresos para poder decir que se pagó su casa al contado por que las hipotecas le parecen un abuso. Es tonto el nene.

  13. pdf dice:

    ¿2.500.000 amigos con quién compartir? yo la verdad, no tengo tantos amigos, igual esto es un robo…

    http://www.cadenaser.com/cultura/articulo/policia-detiene-propietarios-webs-descargas-estrenos-cine/csrcsrpor/20101222csrcsrcul_2/Tes

    y desde luego de libertad de expresión poco, poco, poco.

  14. jordi dice:

    Mario, esas son algunas de las preguntas que nos hacemos los que todavía pensamos por nosotros mismos. Excepto Escolar, nadie da la cara, no sabes quien está detrás de estas asociaciones de internautas que hablan por todos nosotros. Provoca risa escuchar el término libertad de expresión referido a webs de enlaces de descargas.

  15. Mario dice:

    unas cantas preguntas

    ¿ alguien conoce a alguien de la asociación de internautas ?

    ¿ porque yo no conozco a nadie de ella ?

    ¿ Quien esta detrás de ellos o quien les financia ?

    ¿ Cuantos son ?

    ¿ Porque miente Ignacio Escolar sobre las posibilidades reales de un grupo de vivir del directo, cuando él fue parte un grupo ?

    ¿ Porque tiene tanta inquina al modelo – sello discográfico- edita – disco de un grupo ?

    ¿ Acaso se siente un músico frustrado por lo mediocre de su producción musical ?

    Soy un amante de la música muy crítico con las industria tal y como la conocemos y sobre todo con las disqueras pero empiezo a pensar que aquí hay algo mas que se nos escapa.

    Esa invocación de la LIBERTAD DE EXPRESIÖN esconde algo mas, algo muy turbio que un día todos conoceremos.
    Estaría bien que este tema fuera tratado por esta web , sería un buen trabajo de investigación.

  16. Dredd dice:

    En general me ha parecido un artículo de risa, con razón en ciertos aspectos y con una gran demagogia en otros.

    Yo ya he pagado suficiente canon para bajarme lo que me dé la gana pero voy a poner un par de ejemplos de porqué descargo de internet:

    - Antes de tener internet quise las BSO de Cry Baby y Deadman: Tuve que pedirlas a EEUU

    - No puedo ver, ni comprar “Equilibrium” por dos razones: Primero porque ni siquiera está doblada al español (de España) y segundo porque ni siquiera ha salido al mercado.

    - IVA para libros, discos, películas, etc???? Deja que me ría un poco. Mucho “Si tus hijos te ven leer, ellos leerán” pero después por un libro te cobran una pasta imposible y tienes que esperar a las ediciones de bolsillo.

    En fin, paso de seguir comentando.

  17. p. dice:

    Hay cosas del artículo que me han parecido más acertadas que otras pero eso de “más propias del tercer mundo que de un país desarrollado y culto” En esa frase me ha entrado mucho la risa… ¿España un país desarrollado y culto? Jajaja…. :D

  18. Mario dice:

    LA JAURIA HUMANA

    Navegando por ahí he llegado desde otro blog musical al muro de facebook de Miguel Bosé. No tengo ningún disco de este cantante, pero lo que he leído allí me ha indignado. Insultos, amenazas, mas insultos, desafíos del tipo “me voy a descargar todo y bla bla “. Mucha crueldad amparada en el anonimato. Algo habrá que hacer. Por mucho que griten no tienen mas razón.

  19. Mario dice:

    SOBRE LAS CONSIDERACIONES DE LO QUE ES Y NO ES CULTURA.

    Lectura mañanera de lo que se dice sobre esto.

    Terroríficos son los comentarios en el Diario Público.

    La gente arremete contra lo que ellos no consideran cultura. Ponen en cuestión la calidad de unos cuantos literatos o músicos que se significan.

    Igualmente son algunos comentarios en esta web sobre si tal o cual es bueno o es una basura. Un debate estéril para encubrir el fondo del problema. Reclaman el derecho, no de expresión, si no de hacer lo que les de la gana con lo ajeno. Todo ello revestido de un halo de progresismo.

    Señores del gratis total: si no les interesa un cantante o tal o cual director de cine no lo escuchen, no vean sus películas pero no lo sometan un linchamiento público porque se exprese en contra de su libertad de bajarse los que les salga de los cojones.

  20. Mario dice:

    LAS MENTIRAS DE NACHO ESCOLAR.

    Abundando sobre el tema. Estupefacto me quedé anoche escuchando un debate en Noticias 24 horas donde el señor nacho Escolar, ex Meteosat y no sé si en el Diario Publico todavía se permitió soltar una serie de barbaridades y quedarse tan ancho.

    1ª La música ha de reconvertirse como el sector del carbón y otras. Mentira. Las industrias objeto de reconversión son las que no interesan porque han perdido clientes potenciales. Está claro que la música, el cine, las series de tv interesan y mucho.

    2ª Le pregunta el presentador: ¿ de que van a vivir los autores ?. El señor Escolar responde otra brutalidad. Del directo.

    No señor. En España hay veinte o treinta bandas que pueden vivir de sus giras. No hay muchas mas. El testo de artistas pequeños han de alquilar una sala que a veces no pueden llenar y perder dinero viendo como no van a vender ni cinco mil discos que podrían ayudar a sufragar los gastos de una producción en un estudio de nivel medio.

    3 ª ¿ A quien representa la Asociación de internautas ?. Yo soy internauta y no me siento reflejado por estos señores.

    4 ª ¿ Porque le llaman medio de comunicación a una web que vende publicidad alojando discos que puedes descargar sin consultar a sus creadores ?. Es una perversión del lenguaje, es la base del terrorismo cultural en que se instalan estos señores. Demagogia y mas demagogia.

    5 ª ¿ Libertad de expresión ?. Una muestra mas de la perversión del lenguaje. Libertad para disponer de lo que no es suyo.. Nos pongamos como nos pongamos.

    Enhorabuena por el artículo señor Puchades. No creo que la ley Sinde sea la mejor pero a lo que nos enfrentamos todos los que hacemos algo con una guitarra o con una cámara es el abismo y el fascismo de esta jauría humana vociferante mientras convierten nuestras obras en el reclamo de las telefonías.

    BASTA YA !

  21. Pedro Gas dice:

    Estoy de acuerdo en todo.
    Pero es más: Internet es como una calle: un lugar en el que las obras están contínuamente expuestas al público. Y pienso que también al pasear por una calle se debería cobrar cada vez que miremos un edificio, estatua o cualquier obra artística. Porque los arquitectos, escultores o pintores no deben cobrar sólo una vez, sino que se deben generar los correspondientes derechos de autor cada vez que contemplemos sus obras.

  22. Ahora… el cierre de páginas se limita a las que son “.es” o también se van contra las “.com” y “.net”? Y si es así… sólo a las que tengan su servidor/hospedaje en España? …es muy delicado esto… se irán en contra de todas las páginas internacionales?
    Si la respuesta es SÍ… entonces se están metiendo fuera de sus límites de jurisdicción, lo cual es ilegal por donde lo vean. …y si la respuesta es NO… o NO SÉ, por parte de los legisladores, entonces estarían ante un problema aún mayor…. y del cual no se va a poder tener control alguno… porque si las páginas tienen un dominio internacional y el hospedaje del contenido está, por decir algo, en Argentina,… entonces no tienen derecho a cerrarla.

    Bendito sea internet!!!

  23. El tío Pepe. dice:

    Habría que preguntarse que es cultura…bajo mi punto de vista, hay una cúltura verdadera, no escasa precisamente, que está rodeada de una desmesurada producción de, otra cúltura, cuya rentabilidad económica hace ya tiempo quedó clara…hablamos de sentimientos, de sensaciones…de la necesidad de transformar nuestros deseos en música, cine, literatura, etc…hablamos del grito del ser humano en estado puro, hecho arte…que esto pueda llegar a todo el mundo sin necesidad de pagar por ello es hermoso…que paradójicamente perjudique a los mas pequeños es lo de siempre…pero la cultura de verdad…esa no depende de la cantidad de copias que vendan o no, esa está ahí, tan grande e invisible. tan sepultada por esa otra que se duele…triste reflejo de una cultura verdadera que a muy pocos interesa.

    Un saludo.

  24. Boquerón dice:

    La clave está en el párrafo del canon. Elimina el impuesto revolucionario y firmo la ley delante de un notario.

    Del resto difiero poco, sobre todo en lo de que que pocos grupos se han instalado en el circuito comercial a partir de internet. Pocos no, todos de cuatro o cinco años a esta parte.
    Si ya no hay promoción por las discográficas, ¿cómo se han dado a conocer todos los grupos que llenan las salas todos los días, ejemplo, love of lesbian, Vtusta, Standstill, etc?

  25. lutxo dice:

    Los artistas que quieran regalar su musica gratuitamente que lo hagan. No podemos ir con el rollo de cultura gratis y demás, se pierden empleos, los grupos malviven de esto excepto los consagrados. Me cansa mucho este tema.

  26. pilon dice:

    Ja ja ja Buenísima la alisin guonderlan

  27. mr_pleasant dice:

    Permitidme unos cuantos apuntes:

    - Las discográficas nos timaron con el CD. Nos lo vendieron a precio de oro, encareciendo el coste de los discos, vendiéndonos las excelencias y carestía del nuevo soporte del que luego descubrimos que no era tan caro.

    - La calidad de los nuevos discos LPs que nos vendían era más que discutible. Para conseguir tres temas buenos tenías que hacerte con un LP mediocre. ¿Es justo?

    - ¿Porqué se asocia disco descargado a pérdida por disco no comprado? He descargado muchos discos durante estos años por afán explorador, por descubrir nuevos sonidos y para saber si un disco merecía o no la pena, pero muchos de ellos no han pasado de la tercer a escucha. ¿Es esto robar o indagar cuando la gran mayoría de los que me han convencido he acabado comprándolos en soporte físico, o bien descargándolos en e-music o itunes en formato mp3.

    - Creo que el futuro de la música pasa definitivamente por cambiar el modelo, y dar más poder al creador y al usuario final. Lo siento,no necesito ni quiero intermediarios que me vendan el último disco de Shakira, ni que inviertan millonadas en promocionar discos que no me interesan.

    - Quiero apostar por sitios como Spotify para descubrir y escuchar música sin tener que descargarla.

    - Y creo decididamente que el coste de la música en Internet tiene que reducirse. Si no hay soporte físico, ni gastos de producción y distribución ¿porque tenemos que pagar casi lo mismo por él en formato mp3? Bajad los precios y seguro que habrá más compras.

    - Y un último apunte para i-tunes, e-music, etc.. Por favor, no os limitéis a dejar el tema en formato mp3. A algunos todavía nos interesan los créditos, las letras…

    Saludos

  28. santi dice:

    Sr Dudas. Le admito que sepa poner ejemplos absurdos, que está muy bien para el folclore. Lo que no está tan bien es pretender que alguien que cree un contenido (disco, libro o película), un artista como dice, y que no quiera que se distribuya gratuitamente, no pueda ni quejarse en aras de la libertad de expresión o el derecho de copia a mil mil amigos y todo el internet. Es tan de cajón que me asombra que no lo entienda. De verdad, roben todo lo que les venga en gana y puedan, pero no traten de justificarse con bobadas. Encima de puta apaleada que se dice.

  29. PACO dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con Juan pero es evidente que hay que buscar una solución intermedia que valga para todos porque así estamos matando la música y yo como buen amante de la música quiero que se sigan editando discos, me da mucha pena ver como las tiendas estan vacias y otras cerrando.A Ramón le digo que en Inglaterra funcionan con libras y actualmente está mas baja que el euro y es por eso que estan mas baratos en Inglatera.Hace unos años comprarse discos en Londres era carísimo.Las tiendas estan llenas de discos baratos.Soy usuario de Spootify ,y de pago, y me temo que no va a durar mucho porque es insostenible cuando solo una pequeña minoria pagamos por ello.Si no ganan dinero no invierten mas y no podran mejorar el producto, es así de claro y la publicidad no es suficiente.Por último, no centremos toda la polémica en la SGAE porque son solo un actor más en esta película.Hay mucha gente que vive, perdón, vivía de esto, desde el autónomo con su tienda de discos o su video club al ingeniero de sonido, productores, técnicos de sonido, músicos de sesión etc…

  30. Juan Mari Montes dice:

    Enhorabuena a Juan Puchades por este valiente y clarificador artículo. Es la primera vez que suscribo al 100 % un texto escrito sobre este particular. Ojalá el resto de medios de comunicación, los dirigentes con capacidad de decisión y hasta la propia SGAE hubieran sabido explicar el asunto con esta claridad cuando aún estabamos a tiempo. Ahora ya es tarde, pero en cualquier caso, gracias Juan, por este maravilloso texto.

  31. SI o NO dice:

    La cuestion es clara…. ¿robar o no robar?
    A nadie nos gusta que en nuestro trabajo nos roben (un panadero, una tienda, El Corte Ingles, etc)… si no robamos en esos casos, por que nos parece bien robar el “Pan- trabajo” de los demas??
    Si seguimos así, ahora cientos o miles de discos que comprar…. en unos años nadie hará discos ni peliculas, porque no será rentable, ya que todo el mundo amparandose en que es un “bien cultural” pueden robar lo que quieran.
    Todos estos que “roban” el trabajo de los demás, que nos den la direccion de sus casas, oficinas, trabajos… y los demás les podremos robar a ellos el esfuerzo de su trabajo, o las frutas que cultiven, o las ovejas que crien, etc, etc …. porque nos podemos amparar en que todos tenemos derecho a comer y para que comprar si se puede robar…. es absurdo!!

  32. dudas dice:

    Mr Santi,
    Sera un insulto a tu inteligencia por que no lo has entendido. Trataba de poner un ejemplo totalmente absurdo, que es en el fondo lo que pretenden muchos artistas.

    Si me compro un disco lo puedo copiar mil veces y regalarselo a mil amigos. ¿alguien piensa lo contrario?. Puedo enviarlo por email a quien me de la gana. ¿alguien piensa lo contrario?. Si alguien piensa que no, puedo seguir inventando ejemplos absurdos e insultar inteligencias.

  33. fran bones dice:

    Totalmente de acuerdo con el articulo de Puchades, pero por lo que voy leyendo en las respuestas, aquí todo el mundo es muy listo cuando se trata del pan de los demás, se nota que casi nadie de los que escriben, se dedica profesionalmente a nada relacionado con el arte, esos argumentos absurdos como “los artistas viven de tocar en directo” o “viven del cuento y están forrados”, o “que bajen el precio de los discos y todo se solucionria”, díganle a un dentista que baje el precio de su consulta, o a un albañil que baje el precio de su hora de trabajo, que están muy caras, pero claro cuando alguien dice esto se le crucifica, por que aquí lo importante es poder bajar todo lo que nos de la gana sin pagar (bueno eso es un decir, porque telefónica, jazztel, etc, no son gratis), pero claro por decir esto, o te acusan de ser amigo de Ramoncin, o de pertenecer a la s.g.a.e. ect, por favor, pero si hasta Jorge Ilegal Martinez, (líder de los ilegales), esta a favor de que los autores cobren por sus obras, «Estoy a favor de la SGAE. Estoy a favor de que a todo trabajador ya sea minero, bombero o mamporrero se le retribuya por su trabajo. Sería una regresión en los derechos de los trabajadores volver al trabajo no retribuido»,( http://www.elcomerciodigital.com). Si amigos, no es solo Ramoncin, que como nos cae mal a todos, ya nos da la excusa perfecta para des legitimar este tipo de opiniones, pero el tiempo lo dirá todo.

  34. The times they are a-changin dice:

    Antes de dar mi opinión, como siempre (y como creo que todos los que participamos en esta página) suelo dar un repaso a los comentarios de otros usuarios, pues la mayoría de las veces introducen nuevos puntos de vista y debate, o expresan, mejor de lo que tú serías capaz de hacer, tus propias opiniones. Por eso, sólo puedo decir que, no todo, pero si lo más relevante de lo que quería decir ya lo puntualiza Carlos en su exposición. Como todos los amantes de la música (con la palabra amantes quiero decir que no sólo nos gusta para un ratito, sino que la valoramos y respetamos), creo que ha sido decisiva la aparición de una plataforma como Spotify, que ofrece gratuitamente, o a través de una más que asumible suscripción, un sinfín de contenidos musicales (no digo todos, porque como sabrán hay artistas o propietarios de los derechos de éstos que se han negado a ser distribuidos ahí). De esta manera, a través de la publicidad y los usuarios registrados, se obtendrían importantes beneficios sin cortar de raíz la distribución de productos o creaciones en la red, que como decía otro amigo anteriormente es el fin primero del propio internet. Creo que lo lógico sería aplicar esta fórmula a otros sectores de la cultura, en lugar de intentar criminalizar a intertet y sus usuarios; primero porque es mentira, y segundo porque es inútil.
    Un abrazo a todos!!

  35. Tal vez el problema de las descargas ilegales no esté producido por la animadversión que produce la SGAE entre la ciudadanía, últimamente ganada a pulso, sobretodo después de perseguir ciertas celebraciones tradicionales de algunos pueblos y que forman parte de la cultura que tanto defienden; ni de la industria discográfica, que es su día nos coló el CD como el formato del futuro en sustitución del vinilo, cuando en realidad lo que buscaban era reactivar un catálogo de discos que estaba parado y que ahora deben de estar temblando viendo que los derechos de autor de las joyas de la corona (véase los primeros discos de los Rolling Stones o los Beatles) están a punto de prescribir en EEUU, pasando a ser patrimonio de la humanidad y por lo tanto de libre uso. Seguramente el problema sea la educación de la masa ciudadana y su forma de entender y vivir el arte en general y la música en particular.

    Es evidente que siempre va a existir gente que vayamos a conciertos y compremos discos, seguramente seamos una minoría que consideramos el hecho de tener un disco algo más que el puro consumo de cultura, sino algo más personal, como una parte de nuestras vidas. A los que nos gusta saber qué músico toca en qué disco, disfrutar de las portadas o saborear cada nota, cada acorde de una canción, seguiremos comprando discos en el formato que la música se merece (para mí el vinilo, claro). Reconozco también descargo discos, pero más como una forma de exploración, de conocer cosas nuevas, o más extrañas que a lo mejor están descatalogadas o nunca se llegaron a editar en España; que por ganas de fastidiar a la industria o al autor. Si un disco que me descargo me gusta y lo encuentro, me lo compro. También es cierto, que con la facilidad que supone descargarte discos por internet, los jóvenes no aprenderán nunca a sentir y disfrutar la música como los que teníamos que ahorrar durante semanas para adquirir ese disco que llevábamos tanto tiempo deseando y que luego escuchábamos una y otra vez durante meses quizá ese sea el peligro real de las descargas indiscriminadas.

    Siguiendo esta línea, si a uno le interesa descubrir grupos nuevos de calidad, los encuentra a patadas; en Valencia, por ejemplo tenemos a Gilbertástico, Los Perros del Boogie, Limbotheque, Los Vicentes, Damien Lott, Emma Get Wild, Soledad Vélez y un largo etcétera de músicos de una gran calidad que tocan habitualmente en las salas a un precio bastante asequible; el problema es que luego vas a los conciertos de esos grupos y no llenan ni la mitad del aforo y esto se debe, en gran parte, de que al público en general no le interesa o no se atreve a arriesgar 6 u 8 euros en ver a un grupo que no esté considerado o consolidado, pero no le tiembla el pulso en gastarse 50 euros en ver a Loquillo, Bunbury o Lady Gaga, por ejemplo.

    Por otra parte, llevan augurando que la piratería iba a suponer la muerte de la música desde que salieron las cintas de cassette y como todos sabemos eso todavía no ha ocurrido.

  36. Aitor dice:

    Se me olvidaba, según El Pais, hablando de WIKILEAKS, el PSOE presionó a las demás fuerzas políticas para aprobarla Ley Sinde después de hablar con EEUU. Otro ejemplo más de un intento de coartar la libertad de expresión. Este gobierno se ha equivocado en su plantemiento y en su doctrina. Seguir a unos cuantos chupópteros que viven del cuento porque hicieron un anuncio con él

  37. Aitor dice:

    Aquí nadie ha robado nada. Bajarte una peli de un usuario no es robar, bajar una canción no es robar. Yo le presto una peli a un amigo, él me da otra a cambio, las grabamos y no estamos robando a nadie. Hay una confusión de términos enorme. Otra cosa es que si es lícito o no. ¿Es lícito bajarse un video de youtube? ¿Estás robando a alguien? No. No obtengo otro beneficio que no sea el personal. Nadie habla de dinero por medio. Ellos hablan de grandes pérdidas, cierto, pero se olvidan de los ingresos que les acarrea la venta de dvd/cds vírgenes, mp3 o móviles. El Canon digital ha supuesto el BOOM para la SGAE, tanto, que sus dirigentes viven en grandes mansiones y no por su trabajo, presisamente. El Sr Teddy Bautista ha ganado millones desde que está en la SGAE y no mueve ni un dedo. Deberían informarse mejor sobre las grandes mentiras de la SGAE y de cómo este gobierno se ha rendido ante ellos, hasta el punto de ponerla en el Gobierno, con la ministra Sinde (que ni siquiera es política ni afiliada al PSOE). Quitar el P2P, castigar a los que se descargan cosas o cerrar webs, no es la solución. Esto crea más odio y a la vez más interés en descargarse cosas, cosas que están en la red libremente, sin ser robadas.

  38. Jaime dice:

    Hay muchos argumentos para defender los derechos de autor, el usar trucos, verdades a medias o falacias directas no refuerza la defensa de esos derechos sino que los daña.
    La gran cuestión de la ley sinde es que crea una comision administrativa que decide lo que es o no aceptable (lo que de toda la vida se ha llamado censura, siempre tan favorble a la cultura).
    Se crea un procedimiento especifico supuestamente para la protección de esos derechos y se equipara la propiedad intelectual a los derechos fundamentales.
    Todo ello es una aberración jurídica y un peligrosisimo riesgo para las libertades.
    Creo que hay que defender los derechos de autor y darles una tutela judicial efectiva, pero ponerlos por encima de los demas valores juridicos constitucionales no es más que fascismo.

  39. Pestazo dice:

    No voy a entrar en vericuetos legales o de organigramas y estructuras empresariales, más que nada porque no me gusta escribir de lo que no conozco. Pero hay algo que sí que se: en este país, la cultura “legal” es de las más caras del mundo, y no hablo de términos relativos a nivel de vida, sino en términos absolutos. Solo hay que mirar precios de libros y discos en cualquier tipo de tienda online de cualquier nación y hacer una comparación a primera vista. Yo soy comprador habitual de este tipo de artículos (aunque trato de evitar hacerlo en España), pero puedo comprender al que prefiere tener el producto sin pagar. Así que, sintiéndolo mucho por la gente que se queda sin trabajo (cosa que también sucede en otros sectores de nuestra economía), la industria de la cultura de este país puede proceder a degustar el maravillosos sabor de mi órgano reproductivo.

  40. aliciasinwonderland dice:

    Totalmente de acuerdo con Tuco Requena. a demás ya nos sacan dinero bastante todo el sistema capitalista donde las discográficas e industrias culturales enmascaradas forman parte de el mas que nadie, por que encima engañan a los artistas, y si nos nos manifestamos es por que tenemos que trabajar!! a veces la obligación lleva a la sin razón, pero la razón lleva a la obligación
    y la música es un campo del arte pero la pintura es otro, y la manipulación política esta en todo, en todo, hasta en este articulo donde exponemos nuestra opinión por eso contestamos…..
    No se por que os creéis que somos tont@s!!!!!
    Alice out wonderland

  41. aliciasinwonderland dice:

    Hola, primero:: decir que de chica me grababa las cintas de cassettes (eso siempre hubo)y cuando podía las compraba, yo particularmente, que soy artista compro CDs cuando puedo, y tengo bastantes originales, +nos seamos extremos y demagogos en plan cutre, siempre atacando al gobierno como si este tuviera la culpa de todo..y el pp pobrecito no, cuando están todos ahí juntitos, y los ciudadanos borregos les dan la razón a ellos, cuando todos cobran mas de lo que deberían y todos contribuyen a las leyes (adema sel pp siempre va a estar a favor de la privatización y son los 1ºs en presionar al psoe para que lo hagan!!!)
    segundo::tengo entendido por artistas y amigos que trabajan en multinacionales discográficas, q casi todo se lo embolsan las casas discográficas mucho mas de lo que deberían, y como siempre los artistas tragan todo … así que por favor, no os hagáis los “pobrecitos” cuando lo que queréis es seguir estando por encima de todos a costa de los artistas y no bajar de vuestra posición privilegiada robando
    así que ya os vale!! vergüenza os tenia que dar, de criticar al gobierno,
    tanto a ver como lo haríais vosotros!!!?????
    lo que pasa que el apoyo a la cultura no es dar el dinero a las discográficas, empezaría por valorar mas la educación, y ponernos al nivel de países como Alemania o Suiza, apoyar a los artistas de verdad,
    eso seria apoyar a la cultura, no engañéis…
    que lo único que queréis es tener otro chalet!!
    anda ya!!!!!

  42. Adrian Vogel dice:

    “Provoca bastante risa –incluso vergüenza ajena– cuando los defensores del todo gratis en internet, claman por su derecho al acceso a la cultura y son capaces de organizar todo tipo de movilizaciones y,…”
    Quisiera complementar estas palabras de Puchades con dos datos:
    1: Las movilizaciones son virtuales. Y los ataques DDOS son propios de matones, que en Internet también los hay. Cuando han convocado manifestaciones han sido un fracaso. En Madrid no llegaron a un centenar de personas. En Santiago de Compostela solo hubo un manifestante. No por mucho ruido en la Red se tiene más razón ni se cuenta con apoyo masivo.
    2: Muchos de los firmantes y promotores principales del Manifiesto han editado libros. No están disponibles de forma gratuita en la Red. Ni el de Escolar, ni el último de Dans. Y hay uno -Calderón- que si lo puso gratuitamente ¡6 meses después! No se puede tener más caradura. Exigen música, libros, cine, etc. gratis de forma inmediata. Incluso hay casos -filtraciones- en que el contenido está disponible en la Red antes de ponerse a la venta. Pero no hacen lo mismo con lo suyo y algunos tienen la jeta de vendernos que sí lo hacen medio año más tarde. En resumidas cuentas: lo tuyo para mí y lo mío ya veremos.

  43. Carlos M. dice:

    Coincido con gran parte del artículo. Como dijo Punset a Sinde tiempo atrás, cerrar las vías a Internet no es ninguna solución. Internet es un programa demasiado libre. Ni China puede llegar a censurar todas sus páginas, y pasará como la Ley Seca en Estados Unidos: en vez de acabar con el problema, lo único que hará será que haya más gente buscando contenidos gratis. Yo lo que haría sería crear páginas como Amazon que permitan vender contenidos al usuario. Y en cuanto a la TDT, ¿por qué no hacer como hacen las privadas y vender un visionado de una película a 0’50 euros o comprar música como en Itunes? A mí no me parecería descabellado, y es más, los directores podrían ver si sus películas son efectivas y brillantes o no. Y si lo que quieren es comprarlas, pues eso, se crean webs para comprar contenido como Amazon, que son buenos ejemplos de ello.

  44. Estimados Sres,
    Como músico y persona que intenta ganarse la vida con el sudor de su frente, como cualquier hijo de humano, solo decir que la solución pasa por un modelo de negocio en el cual no prime, ver quien se llena antes los bolsillos.
    Me explico: Como bien ha comentado el amigo Carlos, considero que la solución pasa por bajar márgenes de beneficio.
    Vale mas el 5% de 1000 que el 40% de 5 y eso como se consigue? “Blanco y en botella”!!!
    Saludos.

  45. Maxxx dice:

    Estoy totalmente de acuerdo con el comentario de Carlos. Creo que esa es la clave de la cuestión.
    Por supuesto que no se debe permitir el acceso gratuito a la cultura sin que sus creadores puedan obtener una remuneración porque de ese modo estamos acabando con los artistas (cuantas obras maestras no habrían sido nunca creadas si sus autores y los costosos medios de producción puestos a su servicio hubiesen sabido que su esfuerzo no les iba a reportar beneficios) pero tampoco sería inteligente renunciar al increible avance que supone tener fácilmente a nuestra disposición todas esas obras. Y hoy por hoy solo me ofrecen el acceso a una ilimitada cantidad y variedad de productos los portales gratuitos de internet.

  46. santi dice:

    Mr. Dudas, su argumentario es un insulto a la inteligencia. Por favor, guárdeselo para usted y así no se pone en evidencia. Ha mentado a Miguel Bosé, las ventanas de su casa, un brazo cortado, el hambre en el mundo y las cintas de casete. Sin comentarios.

  47. santi dice:

    más claro no se puede decir. 100% de acuerdo. ya está bien de tanto rollo. que haya debate sobre si es lícito robar algo me parece un delirio. muy a favor también de todos los creadores que quieran poner sus contenidos a disposición de la gente de forma gratuita. de hecho serían los más beneficiados en caso de que se acabara la barra libre de contenidos protegidos.

  48. antonio dice:

    Felicidades por el artículo y también por algunas de las matizaciones de los comentarios precedentes. Creo que el fondo de los razonamientos no se contradicen.
    Como aficionado a la música, creo que hay un indicador claro que corrobora lo expuesto en la segunda parte del artículo de Puchades: nunca en la historia del pop español han pasado tantos años seguidos sin que salga nadie nuevo de verdad RELEVANTE. Malos tiempos para los jóvenes con ganas de crear. Lo podrán hacer unos años pero como amateurs, al final tienen que abandonar y dedicarse a otra cosa para vivir. ¿De qué sirve que te descarguen tu canción casera doscientasmil personas y que tengas una fama efímera en la red si luego no puedes vivir de ello? ¿Cuántos potenciales artistas de verdad nos hemos perdido en los últimos años y para siempre debido a este paisaje cultural arrasado por la piratería y con la inestimable colaboración precedente de la industria y actual de las compañías de comunicación?

  49. DUDAS dice:

    1) No se puede ser mas demagogo.
    ¿Por que escribes este articulo y no uno quejandote del hambre en el mundo? Segun esto no podemos discutir sobre nada por que siempre hay cosas mas importantes.

    2) “Son los creadores los únicos que pueden decidir cómo quieren que se comercialice o distribuya su obra, ellos son los únicos propietarios de sus creaciones y nadie más que ellos pueden optar por la difusión gratuita”. Una frase muy bonita de la que nadie puede estar en contra pero lo que quieres es llevar a la confusion.
    Ejemplo:
    Soy Miguel Bose. Saco un disco nuevo. Como tengo la decision sobre lo que se puede hacer o no con el esto es lo que decido: Mi disco solo puede ser escuchado por el comprador. El comprador no puede dejar ese disco a nadie. Por supuesto no se lo puede dejar a un amigo y que se lo grabe. Cuando lo escuche tiene que cerrar las ventanas de casa por que sino es difusion de mi obra. El comprador solo puede escuchar el disco 20 veces (a partir de ahi tendra que pagar otra vez). Si el comprador incumple algo de esto se le cortara un brazo.

    Como por suerte la ley esta por encima de Miguel Bose, cuando yo compro un disco, mientras no tenga lucro (haga copias y lo venda por ejemplo) puedo hacer con el lo que quiera. Asi que puedo hacer una copia y regalarsela a mi hermana, puedo pasarlo a mp3 y mandarselo por mail a un amigo, etc, etc ,etc. Ademas de parecerme bien lo mas importante es que es imparable, no se puede poner puertas al campo.

    3) “la piratería ha alcanzado unas cifras alarmantes, más propias del tercer mundo que de un país desarrollado y culto; y no vale buscar justificaciones en la patraña de la picaresca hispana”
    ¿Pero quien te crees? ¿cuando eras joven no grababas discos en cinta?

  50. Tuco Requena dice:

    De acuerdo en varios de los puntos de Puchades. Pero no aborda algunas cuestiones fundamentales (y hablaré de la música que es lo que conozco):

    1) ¿Qué nivel de representación tienen los artistas en este país en música? Como sindicato o asociación, prácticamente nulo. Por tanto ¿qué intermediación tienen estos artistas ante los poderes públicos para tomar partido? Pues la de los intermediarios entre el autor y el público y que representan a un lobby muy concreto de poder: Promusicae, SGAE, etc. Éste problema es exclusivo de los propios músicos y de la insolidaridad histórica entre ellos. Alguna responsabilidad tendrán: nadie les pone una pistola en la cabeza para firmar contratos con multinacionales o SGAE, pero luego, varios de ellos, se van quejando de lo malas que son. Puchades no habla de esto. Hoy en día casi todos los grupos nuevos se autoeditan su obra… ¿eso no es ser artesano?, ¿no tienen los artesanos asociaciones o sindicatos que los representen? En el sector de la música, por ahora no de forma coherente y general.

    2) ¿Restringir la copia privada? Señor Puchades, a pesar de estar de acuerdo en muchos de sus puntos, éste es el que más me chirría. De acuerdo en que está desfasada, pero la solución que plantea me parece, al menos, peligrosa: Internet, no nos olvidemos, nació como una red de contenidos y como tal, así se ha desarrollado y evolucionado. Cargarse o querer limitar el hecho de que los ciudadanos compartan cualquier tipo de contenido en Internet es ir contra Internet mismo. Y eso es lo grave. Compartir archivos o contenido no es ni debería ser delito, y si esto cambia, acabaremos apagando Internet porque ya no tendrá razón de ser.

    3) En Internet hay un potencial de posibilidades para emprender en la cultura ENORME (sobre todo en Iberoamérica). ¿Qué han hecho estos sectores culturales durante todo este tiempo en este campo? Prácticamente nada. ¿Qué pasó cuando el sector de los Astilleros declinó? Que se transformó. ¿Qué pasó cuando el sector de la minería declinó? Que se transformó. Y el que no lo hizo, se quedó en la calle. Así es la vida y el sistema en el que nos movemos. No podemos pagar todos por la pérdida de beneficios de unos pocos.

    4) Y por último: la cultura no es patrimonio de las industrias culturales. La afirmación de que si desaparecen las industrias culturales no habrá músicos o artistas, me parece muy peligrosa y demagoga. Lo siento pero no es cierto. La cultura, la música o el arte existían muuuuucho antes de que las industrias culturales hicieran su agosto a cargo de los propios artistas a partir del primer tercio del siglo XX. Vale ya por favor de difundir este argumento.

    Para finalizar, añado uno de los post de mi blog titulado “¿Qué modelo sueño para el futuro de la música?” para quién le interese:

    http://tucorequena.blogspot.com/2009/12/que-modelo-sueno-para-el-futuro-de-la.html

    Mi nombre es Tuco Requena, soy periodista y músico.

    Salud!

  51. JM dice:

    ¿Son los creadores los únicos que pueden decidir cómo quieren que se comercialice o distribuya su obra?. Sólo en el caso de que sean sus dueños. -¡¡¿¿Cómo dice??!!- Muy sencillo: ¿Son ellos los únicos propietarios de sus creaciones?. Sí, si es que no las han vendido o llegado a un acuerdo con terceros (sea por contraprestación de servicios, inyección de capital, etc.). Quien debe decidir sobre la gratuidad o no de una posesión es su dueño y sólo su dueño, y una cosa es la autoría y otra muy distinta la propiedad. La ley es un dislate no por lo que plantea, sino por lo que calla. Por lo demás, entrar en discusiones acerca de la gratuidad de la cultura es complejo, requiere un alto nivel filosófico e intelectual y está vetado a posturas infantiles (esto no lo digo por el artículo, ni mucho menos y quede claro, sino por la extendida vox populi, perversa, demagógica y corrompida en origen). Lo que sí voy a decir es que la cultura es un bien, hecho innegable, y que como tal hay que pagar por él o debe ser mantenido por el Estado, lo que es lo mismo pero no es igual. Por supuesto, lo que el Estado desea es ser él el que pague. Con ello se garantiza el silencio de los disidentes y la manipulación cultural y por tanto sicológica del ciudadano. Por otro lado, tal pago estatal se sufraga mediante mediante impuesto. O sea, que la voluntad del ciudadano no elige el destino del gasto cultural que realiza pero el gasto sale de su bolsillo.

    No tengo tiempo para análisis a fondo ni para seguir cualquier hilo de comentarios que genere lo aquí expresado. De hecho el artículo lo he imprimido y lo leeré luego en el metro para una recapacitación personal. Mis disculpas por todo ello. Si alguien quiere meditar o reflexionar sobre lo aquí escrito, a su elección queda.

  52. Firmo al 100_% todo lo que ha dicho, Sr. Puchades. Un artículo excelente.

  53. Ramón dice:

    Pones de ejemplo a Inglaterra en lo que respecta a la copia privada y me parece bien, pero no habría que olvidar que en la pérfida Albión los discos son considerablemente más económicos que aquí. Y por la diferencia de precio no creo que sea sólo cosa del IVA. Lo que está claro es que en los tiempos que corren sólo los mejores sobrevivirán.

  54. carlos dice:

    Bueno Juan, coincido en parte de tu análisis pero difiero en algunos puntos muy importantes. Evidentemente, el “todo gratis” no es justificable de ninguna manera y los autores tienen todo el derecho del mundo a que su obra sea remunerada, si ellos lo desean (no olvidemos a la gente que prefiere la difusión por encima de los ingresos). La primera, si no única responsable de esta situación es la industria, después de años sin querer coger el toro por los cuernos, una industria que en España hoy por hoy todavía no ofrece una alternativa seria a la piratería. En EE.UU. nadie recurre a portales de descargas de películas o series porque existen portales como Netflix o Hulu (ambos respaldados por la industria) que los ofrecen gratis con publicidad, o bajo una razonable suscripción. Si quieres un libro electrónico, recurres a Amazon o similar. Y en música es cierto que aquí sí que tenemos Spotify (ellos tienen Pandora). ¿Qué alternativas tenemos aquí? ¿Portales de utilidad cero promovidos por el Ministerio? ¿Por qué se pretende cobrar por un contenido digital e intangible lo mismo o más que por un contenido físico? ¿Hay interés real en revertir la situación? La solución sería tan sencilla como ofrecer esos contenidos de forma FÁCIL y a un precio razonable, de forma que salvo a los piratas más cutres a nadie se le ocurriese meterse en portales de dudosa reputación para conseguir contenidos de forma ilegal. Eso, y una política de comunicación un poquito más acertada (hay que ser estúpido para criminalizar a tus clientes potenciales, señores de la SGAE).

Los comentarios están cerrados.

Desarrollo web: Filmac Diseño y desarrollo web Filmac