La historia del pop de Castellón en papel y disco

Autor:

“Toda la información que ofrece al lector-escucha es muy reveladora porque aquellos que poco o nada sabíamos hasta ahora de lo que todo este tiempo se ha estado cociendo musicalmente allí, disponemos, ahora sí, de una buenísima herramienta para ponernos al día”

El libro-disco “Historia de la música pop en Castellón” recopila en una excelente edición que incluye cuatro CDs, la historia del pop y el rock castellonense. Javier de Castro nos aporta los detalles.


Texto: JAVIER DE CASTRO.


Varios
“Historia de la música pop en Castellón. Medio siglo de canciones de los 60s, 70s, 80s, 90s, 00s.”
LA SETA AZUL PRODUCCIONES


Compruebo con agrado que instituciones públicas como la Generalitat Valenciana o el Ayuntamiento y la Diputación de Castellón, más allá de gúrteles varios, regatas mundiales y grandes premios poco justificables, escandalosos aeropuertos por los que no circulan aviones o estatuas estrafalarias, loas a tal o cual político megalómano de turno, y que en conjunto les cuestan a los contribuyentes un auténtico dineral, invierten, de vez en cuando, también, algún que otro dinerillo que les sobra, entre dispendio y dispendio, para apoyar iniciativas culturales “insignificantes” como ésta  musical que hoy nos ocupa y que con enorme agrado y placer he devorado y que a continuación paso a comentar.

Quiero empezar felicitando a la gente que ha logrado llevar a buen puerto esta iniciativa porque seguro que no habrá sido sencillo elaborar y poner en circulación esta “Historia de la música pop en Castellón”, un trabajo que aúna, por un lado, una parte escrita que investiga de forma breve aunque con suma seriedad y rigor lo que ha sido la música pop de aquella provincia, repasando las décadas de los 60, 70, 80, 90 y la primera del siglo XXI, y, por otro lado, una estupenda recopilación musical en cuatro discos compactos, que ilustra sonoramente las personalidades artísticas (solistas y bandas) que han protagonizado esta historia musical.

Toda la información que este libro-disco ofrece al lector-escucha es muy reveladora porque, más allá del conocimiento más o menos profundo que al respecto puedan tener los propios castellonenses –protagonistas o simples testigos de los “hechos”–, aquellos que poco o nada sabíamos hasta ahora de lo que todo este tiempo se ha estado cociendo musicalmente allí, disponemos, ahora sí, de una buenísima herramienta para ponernos al día y descubrir por primera vez a una gran mayoría de músicos que aquí se citan y una más que elocuente muestra del tipo de música que cada uno practicó en su día o la que algunos aún practican. Los textos informativos interiores se han debido al trabajo de David Hernández (los de portada a nuestro compañero de EFE EME, Eduardo Guillot) y se sustentan en un exhaustivo trabajo de hemeroteca y en testimonios directos de un buen número de los protagonistas citados que han sido entrevistados para la ocasión. La información viene estructurada en los siguientes catorce apartados temáticos:

1) Los 60: de los conjuntos músico-vocales a los grupos con canciones propias.
2) Motor, el aprendizaje de Morcillo y Villanueva y el germen de los 70.
3) “La Estrella” fugaz de Los Auténticos; Ramón Godes y Carlos Vargas.
4) N-340. Un disco para la escena de los 80.
5) Morcillo El Bellaco y Los Rítmicos rompen el hielo.
6 Música Rockabilly, Punk, Celta y Heavy desde los 80 hasta hoy.
7. El flechazo de Los Romeos.
8) CS Punk-Rock City: Shock Treatment y No Tomorrow.
9) Santi Campos y Vicente Ordóñez.
10) El Ricoamor y el Tour Seasons.
11) El Fib, El tañed Tin y la Costa de los Festivales.
12) Juanma Más, Alfonso Pachés y la Música Indie.
13) Un Motel e la carretera.
14) Rauelsson, Les Desees Mortes,Enric Monfort y lo que viene.

Capítulos que describen, claro está, en la evolución del pop de Castellón a través de la vida y la obra (por desgracia no siempre conservada en soporte sonoro, recuperable hoy) y los lugares comunes de varios centenares de artistas amateurs o profesionales que con mayor o menor fortuna se dedicaron a cantar y a tocar y alimentaron el ambiente pop-rockero de aquel territorio. Entre muchos más (cito básicamente nombres de los que se conservan registros sonoros) se habla de auténticos pioneros como Los Kandi-Palas, Los Yetis, Los Samoa, Los Spaniels, Los D2, Los Welters, Astoms, Los Jíbaros, Nupumf, C-H-5, Félix Estop, Senso, Ely Forcada, Fango, Tedio, Lucifer,Galban, Carmín o Motor, entre otros, de los años 60 y 70; de gente que ayudó a dar contenido a la Movida castellonense con gente como Los Auténticos, Candidatos, Morcillo El Bellaco y Los Rítmicos, Cuentos Chinos, Los Plomos, Los King Crueles, Los Fósiles, The Joke, Quebrada, Cinema, Soporte Vital, El Graduado, Neón, Kabuki Drama, Midas Rex, Al Límite, Carlos Vargas, 1ª Comunión, Línea Activa o Pedro Gómez Llega! de los 80; de la gente que ayudó a dar el salto definitivo musical durante la década de los 90 con proyectos tan interesantes como Los Romeos, Malconsejo, Los Brujos, Gatas Negras, Madnoise, SOC Treatment, Fluor Kin, Los Morcillos, Motel, Malos Vicios, Goma2, Depressing Claim, Vicent Von Reverv y Los Vaqueros Eléctricos, Tom Bombadil, Templario, Los Búhos, Los Caraconos, Jonipai, Neumáticos, Propiedad Prvada, Barranco, The Chaflans, Ramón Godes y Alejandro Royo, Freses u Ojos en Daphne. En estos tiempos más recientes, o sea lo que llevamos vivido de este nuevo siglo XXI, nombres como Santi Campos, Pleasant Dreams, Miss Black Emotion, Skizophonic, Junior McKenzie, Última Bala, Comal Cool, El Último Ke Zierre, Day of Rising, Lula, Miguel Ángel Villanueva, Los Reactivos, Aluminosis, Rockin’ Pauly & The Sinners, Calamity, Club 964, Lola Bou, José Galindo, Rauelsson, Les Deesses Mortes o Javi Segarra nos ilustrarían lo más nuevo y reciente de un panorama musical que no para de proyectar nuevas e interesantes personalidades. Todo este ingente panorama musical de más de cinco décadas de historia aparece ilustrado con fotografías de los protagonistas, y reproducciones de carátulas de discos, carteles y entradas de actuaciones y memorabília diversa que le dan a la entrega ese valor añadido que muchos lectores agradecemos.

En cuanto a la selección musical que se nos brinda, realizada por La Seta Azul y el CIMCA (Col·lectiu de Investigació  Musical de Castelló), es muy interesante su escucha por ese eminente carácter de resumen retrospectivo que ofrece y por reunir más de un centenar de cortes de todos los estilos musicales posibles dentro del amplio abanico del pop y que son el mejor testimonio posible de lo que esta historia ha pretendido rememorar. La colección se compone a base de grabaciones históricas –algunas, incluso, que nunca fueron editadas comercialmente y que provienen de registros caseros o actuaciones en vivo que han sido facilitadas por los propios protagonistas en soportes alternativos como cintas de bobinas o casetes– pero, sobre todo, del material fonográfico en formato vinilo o en compact-disc que se ha venido acuñando comercialmente desde finales de los 50 y hasta ahora mismo por cuenta de pequeños sellos locales o en, algunos casos, por casas discográficas de más enjundia y poderío económico.

En conjunto, la valoración de esta “Historia de la música pop en Castellón”, debe ser más que positiva por su propio valor intrínseco y porque se suma a otras iniciativas parecidas publicadas con anterioridad desde otras provincias o regiones españolas y que poco a poco están consiguiendo ir completando ese puzzle que es la memoria musical de este país y que merece que, poco a poco y con la ayuda de entidades públicas y privadas o de particulares de a pie, vayamos preservando entre todos para la posteridad.

Artículos relacionados