La cara oculta del rock: Michael Jackson y su dedicatoria para Diana Ross

Autor:

“Probablemente Michael Jackson no escogió el nombre al azar, sino que debía imaginarse la controversia que suscitaría al llamar Diana a la protagonista de su canción”

 

En muchas ocasiones, cuando un autor compone una canción, tiene en mente a una persona a la que dedicar los versos. Cuando ‘Dirty Diana’ sonó por primera vez, mucho se especuló sobre la identidad de la susodicha Diana. Era fácil relacionar el tema con Diana Ross, pero incluso se llegó a tantear la posibilidad de que hablara sobre la princesa Diana. ¿Tenía Michael Jackson a alguna de estas mujeres en mente a la hora de crear la canción?

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

 

La profecía que Frank Dileo había predicho se cumplió. El mánager de Michael Jackson había augurado que el artista lograría cinco números uno en la listas de Estados Unidos con su nuevo trabajo, “Bad” (1987), un álbum que para el Rey del Pop suponía un auténtico reto después de dejar el listón por las nubes gracias a “Thriller” (1982), el disco más vendido de la historia. Esa quinta canción en llegar a lo más alto de las listas de éxitos fue ‘Dirty Diana’, el segundo acercamiento al hard rock por parte de Jackson tras ‘Beat it’ y un tema en el que contó con la colaboración de Steve Stevens, el guitarrista de Billy Idol.

Como de costumbre, cualquier cosa que hiciera Michael Jackson merecía la atención de las mentes más suspicaces, y ‘Dirty Diana’ no se iba a librar de su correspondiente examen con lupa. Muchas canciones que utilizan nombres de mujer como títulos suelen estar inspiradas en personas reales y por ello resultaba fácil pensar que la Diana de la que hablaba la letra tenía que ser una mujer auténtica y cercana al cantante. Tampoco era muy complicado deducir qué mujer llamada Diana tenía relación con Michael Jackson, por lo que era evidente que Dirty Diana tenía que ser su madrina artística, Diana Ross.

¿Qué necesidad tenía Jackson de dedicar una canción a Ross en la que la mujer del título no sale muy bien parada? La relación entre Michael y Diana se remontaba a la infancia de éste. A cuando, antes de convertirse en el Rey del Pop, solo era un chaval que, junto a sus hermanos, buscaba un hueco en el mundo de la música auspiciado por los palos de su padre. Aunque Diana Ross no fue la auténtica hada madrina que convirtió la calabaza de los Jackson 5 en una carroza, quedará para la posteridad esta bonita y falsa historia propiciada por Berry Gordy, el cerebro del sello Motown. También fue el propio Gordy quién pensó que podía ser una buena oportunidad para el joven Michael cambiar Gary, Indiana, por la casa de Diana Ross en Hollywood Hills, Los Ángeles: “Quería que estuviera cerca de ella. La gente piensa que fue casualidad que se quedara allí. No lo fue. Yo quería que Diana le enseñara todo lo que pudiera. Diana es una persona muy influyente. Sabía que Michael iba a aprender algo tan solo por estar cerca de ella. (…) Le pregunté si tenía algún problema y su respuesta fue que no, le gustaba la idea de tenerlo cerca”.

El hecho de que Michael se mudara con una estrella de la talla de Diana Ross hizo crecer el miedo y la preocupación de Katherine, su madre, ya que sabía que Ross tenía fama de ser egoísta y prepotente. Pero en lugar de corromper al muchacho, como la madre creía que acabaría sucediendo, la cantante transmitió al pequeño un valor tan importante como la ética del trabajo, ya que Ross se tomaba muy en serio todo lo que hacía. Y al mismo tiempo, alentaba al joven Jackson con halagos. “Estoy muy orgullosa de ti” era una de las frases recurrentes que Ross decía a Jackson. “¡Eres el mejor! Simplemente el mejor. Vas a ser una gran, gran estrella”. El tiempo que Michael Jackson vivió con Diana Ross fue un periodo clave para Jackson, como dejó claro en su autobiografía: “Esta fue una etapa muy importante en mi vida porque a Diana le gustaba mucho el arte y me apoyó para que aprendiese a apreciarlo también. Se tomó la molestia de educarme al respecto. Casi todos los días salíamos, los dos solos y comprábamos lápices y pinturas. Cuando no nos dedicamos a pintar, íbamos a museos. Gracias a ella conocí la obra de grandes artistas como Miguel Ángel y Degas, lo que supuso el comienzo de mi interés por el arte. Lo cierto es que me enseñó muchas cosas. Para mí todo era nuevo y emocionante. Era muy diferente de lo que estaba acostumbrado a hacer, que era vivir y respirar música; ensayar un día tras otro. Resulta difícil imaginarse que una gran estrella como Diana se tomase la molestia de enseñar a un niño a pintar, a educarle en el arte, pero lo hizo y la quise por ello. La sigo queriendo. Estoy loco por ella. Ella fue mi madre, mi amante y mi hermana, todo ello junto en una persona increíble”.

Michael Jackson siempre demostró una devoción enorme por su querida Diana Ross, incluso después de su muerte el 25 de junio de 2009. El testamento del cantante reveló que quería que Ross recibiera la custodia de sus hijos en caso de que su madre, Katherine, falleciera o no pudiera hacerlo. El aprecio y el agradecimiento de Michael hacia Diana fueron siempre tan grandes que resulta poco creíble que ‘Dirty Diana’ hiciera referencia a ella. Incluso la cantante utilizó ‘Dirty Diana’ como tema de apertura en sus conciertos. Sin embargo, Michael sí le dedicó una canción a su amada Diana, ‘Muscles’ (1982). Aunque más que dedicar, lo que hizo fue componerla y producirla para ella. De esta forma, Michael Jackson le dio las gracias por todo lo que había hecho por él: “Gracia a esa canción, cumplí un sueño que había tenido desde siempre: tratar de devolverle algunos de los favores que me había hecho. Yo siempre he querido y admirado a Diana”.

Pero Diana Ross no fue la única Diana que estuvo en el punto de mira. La princesa Diana de Gales fue la segunda candidata. Si la leyenda que decía que trataba sobre Diana Ross era poco creíble, la que decía que se refería a Lady Di no tenía ni pies ni cabeza. No obstante, la revista “Star” publicó un chismorreo en el que comentaba que Michael estaba enamorado de la princesa Diana y que deseaba que ella protagonizara su próximo videoclip. Por supuesto, solo era un bulo más de los habituales que se publicaban sobre la vida de Jacko . Aunque sí que existe una conexión entre la princesa y la canción. Durante la gira de “Bad”, en una actuación en el estadio de Wembley en la que Lady Di iba a estar presente, Jackson decidió quitar ‘Dirty Diana’ del repertorio por respeto a ella. Sin embargo, la propia Diana de Gales le preguntó si iba a interpretarla ya que era una de sus canciones favoritas.

Si Diana Ross y Lady Di no eran las protagonistas de la canción. ¿A quién llamaba Michael Jackson Dirty Diana? En realidad, no iba dedicada a una mujer en concreto sino a un grupo más general; el cantante lo explicó así: “Trataba sobre un cierto tipo de chicas que suelen estar en conciertos o clubes a las que llaman groupies”. Si ‘Billie Jean’ hablaba sobre una admiradora determinada y una situación muy específica, ‘Dirty Diana’ trataba sobre las groupies de forma general. Quincy Jones, el productor de “Thriller” y “Bad” también confirmó que el tema estaba inspirado en este grupo de seguidoras.

‘Dirty Diana’ es otro ejemplo más del afán de buscar tres pies al gato en una canción. Probablemente Michael Jackson no escogió el nombre al azar, sino que debía imaginarse la controversia que suscitaría al llamar Diana a la protagonista de su canción. ¿Quién sabe? Teniendo en cuenta lo mucho que le gustaba al Rey del Pop confundir y distraer a su público, todo es posible.

Anterior entrega de La cara oculta del rock: ¿Quién mató a Tupac Shakur? ¿Y quién a Notorious B.I.G.?

Artículos relacionados