La cara oculta de las canciones: ‘Get it on’ de T. Rex y el origen del glam rock

Autor:

t-rex-02-04-14-a

“Mi música es toda sobre sexo… ‘Get it on’ es un disco que atornilla desde la primera escucha. Apuesto a que 20.000 niños han sido concebidos con el disco”

 

Una canción de Chuck Berry que Marc Bolan nunca llegó a versionar sirvió de germen para ‘Get it on’, el tema más popular de T. Rex y uno de los himnos por excelencia del glam rock.

 

 

Una sección de HÉCTOR SÁNCHEZ.

 

 

Aunque sus orígenes estaban ligados al folk, de hecho, sacó su apellido artístico de la combinación de la primera y la última sílaba de Bob Dylan, Marc Bolan se convertiría en la imagen del glam rock. Con permiso de David Bowie, por supuesto. Hasta se puede decir que Bolan es el padre de este nuevo género, ya que si hay que buscar una fecha de nacimiento para el glam rock, probablemente sería el 11 de marzo de 1971. No había pasado ni un año desde que el nombre de Tyrannosaurus Rex se había extinguido y hubiera sido sustituido por la abreviatura T. Rex gracias al productor Tony Visconti. El grupo ya había virado del folk al rock y el percusionista Steve Peregrin Took había sido reemplazado por Mickey Finn. Es decir, la carrera de Marc Bolan estaba mutando y se dirigía hacia otra dirección completamente distinta. Fue precisamente ese 11 de marzo el momento en el que Bolan recibió el empujoncito que necesitaba para saber hacia dónde se dirigía. Faltaban pocos minutos para que T. Rex entrara en el plató del programa “Top of the pops” para promocionar la canción ‘Hot love’. En ese momento, Marc Bolan estaba acompañado de Chelita Salvatori, la estilista de T. Rex y mujer de Tony Secunda, el mánager de la banda. A Chelita le encantaban los maquillajes llamativos y estrambóticos y solía llevar colores extraños en los párpados y las mejillas. Justo antes de que la banda saliera a escena, Chelita se quitó un poco de purpurina de su rostro y la extendió por las mejillas de Bolan. No era mucha cantidad, apenas parecían un par de lágrimas brillantes, pero aquel maquillaje causó sensación y Marc Bolan inauguró una moda que en poco tiempo sería imitada hasta el exceso.

t-rex-02-04-14-b

Aquella canción interpretada en el programa, ‘Hot love’, solo fue un anticipo, un entrante para recibir el plato fuerte que vendría unos meses después bajo un título poderoso: el álbum “Electric warrior”. Aquel disco, publicado en 1971, era el segundo trabajo de Bolan bajo el nombre T. Rex, o si se prefiere, el sexto como Tyrannosaurus Rex; sin embargo, para el artista era su punto de partida: “Por lo que a mí se refiere es el primer álbum que he realizado; los otros eran tan solo ideas, pero en este hablo sobre mí, tú y todos nosotros”. A pesar de que el disco es una brillante colección de canciones nacidas de la imaginería de Marc Bolan, pensar en “Electric warrior” es pensar en ‘Get it on’.

Antes de componer este tema, el músico tenía intención de grabar su propia versión de la canción de Chuck Berry ‘Little queenie’. Aunque Marc Bolan nunca pudo realizar la versión que deseaba, tomó el riff del tema de Berry y a partir de ahí creó su propia canción. Además del ritmo de la guitarra, Bolan también tomó prestado un verso de ‘Little queenie’ para cerrar ‘Get it on’: “And meanwhile, I’m still thinking”. ‘Get it on’ fue el primer single de “Electric warrior”, pero en Estados Unidos fue editado con un título distinto, ‘Bang a gong’, para evitar confusión ya que, en ese mismo año, el grupo de jazz Chase había editado una canción con el mismo título. No obstante, también es posible que las connotaciones sexuales del título pudieran influir a la hora de cambiarlo ya que, al fin y al cabo, para Bolan esta canción solo hablaba de sobre una cosa: “Mi música es toda sobre sexo… ‘Get it on’ es un disco que atornilla desde la primera escucha. Apuesto a que 20.000 niños han sido concebidos con el disco. Me gusta pensar que mis grabaciones son usadas para otros objetivos que la audiencia y el baile… Y pienso en mí como si fuera un utensilio, como una cazuela antiadherente…”.

Para la grabación, T. Rex estuvo arropado por un buen equipo de músicos. El piano corrió a cargo de Rick Wakeman, futuro miembro de Yes, que trabajaba como músico de sesión y que estaba desesperado por poder pagar el alquiler de su vivienda. Wakeman cobró nueve libras por su participación para liquidar sus deudas con menos esfuerzo. No fue el único pianista, Blue Weaver tocó el piano de cola. Ian McDonald, de King Crimson, se encargó de los saxofones y Mark Volman y Howard Kaylan, los miembros fundadores de los Turtles, hicieron los coros.

t-rex-02-04-14-c

Gracias a ‘Get it on’ y a “Electric warrior”, Marc Bolan se ganó el respeto de los principales representantes del rock y del pop. El álbum se editó un año después de la disolución de los Beatles. El mundo del rock necesitaba unos sucesores y Paul McCartney se atrevió a encontrarlos en T. Rex: “Marc Bolan y T. Rex son mis artistas favoritos. Ellos son el único grupo británico que me gusta porque ante todo son originales. También debo admitir que prefiero el período acústico de Bolan, sin embargo, sus álbumes eléctricos son maravillosos. Bolan es el único cantante británico que puede seguir el éxito de los Beatles en América y se ha convertido en el símbolo de una nueva generación”.

Aunque Lennon y McCartney tuvieran sus rifirrafes, ambos estaban de acuerdo en esto y John Lennon tampoco pudo dejar de alabar el trabajo de Bolan: “En la música pop actual, solo hay dos cosas que me interesan: el rock and roll y la poesía ‘avant-garde’. Solo un grupo de hoy me interesa, Marc Bolan y T. Rex. Es el único que me excita y me gustaría encontrármelos de nuevo. Su música es buen rock and roll, tiene un buen ‘beat’ y balanceo. Pero son sus letras las que me fascinan. Su forma de escribir es nueva y nunca he leído letras tan graciosas y reales como las suyas. Aparte de unas pocas excepciones americanas, Marc Bolan es el único que ha conseguido atraer mi atención, y creo que su mitología es real y verdadera… Marc Bolan es el único que puede conseguir el éxito de los Beatles”.

Otro de los iconos del glam, Elton John, también estaba fascinado por Marc Bolan: “Me encanta lo que hace. Él y T. Rex han irrumpido en la escena musical como una bala. Bolan ama lo que hace y eso es muy importante. Este año será el año de T. Rex, no solo en Gran Bretaña, en todo el mundo y por supuesto en Estados Unidos”. Incluso Elton John participaría junto a T. Rex en la interpretación de ‘Get it on’ en “Top of the pops” en diciembre de 1971, simulando interpretar la parte de piano de Rick Wakeman.

‘Get it on’ pasó a ser uno de los himnos más representativos del glam rock e hizo que Marc Bolan fuera una de las cabezas más visibles del movimiento. Después le siguieron muchos grupos con maquillajes recargados, peinados imposibles, fondos de armario andróginos y plataformas vertiginosas, pero tan solo dos años después, en 1973, el propio Bolan se atrevió sentenciar que el glam rock había muerto.

Anterior entrega de La cara oculta de las canciones: ‘Sweetest thing’ de U2, el regalo de cumpleaños tardío de Bono a su mujer.

Artículos relacionados