Joan As Police Woman: Euforia contagiosa

Autor:

“He pasado por momentos muy difíciles, pero quedaron atrás y estoy realmente feliz. Quiero hacer música que me haga sentir, que me permita moverme, expresar la vida que he escogido ahora”

Joan Wasser, más conocida como Joan As Police Woman, estará esta semana actuando en España, presentando su tercer disco, el intenso “The deep field”, donde se mueve entre el rock y el soul. Eduardo Guillot conversa con ella antes de esta serie de conciertos.


Texto: EDUARDO GUILLOT.


Era la novia de Jeff Buckley cuando el cantautor americano se ahogó accidentalmente, ha salido de gira con con Rufus Wainwiright y ha formado parte de Antony & The Johnsons, pero va siendo hora de que a Joan Wasser se le conozca por su trabajo como solista, bajo el nombre de Joan As Police Woman. “The deep field” es su tercer álbum oficial, y también el más optimista.

Te llamo desde Valencia. ¿Te acuerdas de tu anterior concierto aquí? Fue en la sala Greenspace, ya desaparecida, y dejaste de tocar en mitad de una canción para pedir a la gente que se callara.
¡Bien por mí! Lo recuerdo perfectamente. ¡Era terrible! ¡Hablaban a un volumen muy alto! ¿Fui demasiado brusca? ¿Crees que nadie vendrá a verme esta vez?

Bueno, en aquel caso estaban esperando para ver a Juliette Lewis & The Licks, aunque el público valenciano se distingue, precisamente, por su falta de respeto con los músicos. No has sido la primera en pedir silencio.
Estoy segura de que había mucha gente entre el público que se alegró de que pidiera silencio, porque estaban intentado escucharme.

Hablemos del nuevo disco. Suena diferente a los anteriores. Menos íntimo, más rock. ¿Por qué?
Simplemente, es un reflejo del lugar donde estoy ahora. Estoy en un sitio estupendo. Me siento muy bien en mi vida. He pasado por momentos muy difíciles, pero quedaron atrás y estoy realmente feliz. Quiero hacer música que me haga sentir, que me permita moverme, expresar la vida que he escogido ahora.

¿De ahí el aroma soul que impregna muchas de las canciones?
Me encanta el soul. Es la música con que crecí. Sonaba por las mañanas en la emisora de onda media de mi casa, antes de que saliera camino del colegio. Era el Top 40 de entonces. He escuchado muchos tipos diferentes de música en mi vida, pero siempre vuelvo al soul. Cuando empecé a escribir mis propias canciones, nunca pensé que compondría canciones soul y las cantaría. No creía que mi voz estuviera capacitada. Desde luego, hay momentos soul en mis discos anteriores, pero en este me he preocupado más de ello. Tiene que ver con mi actual estado de ánimo. Me dije: ¿Por qué no hacerlo ahora? Y lo hice. Esto es lo que tengo para vosotros.

Una cosa es el soul y otra el hip hop. En el número de febrero de la revista “Mojo” escogiste “It takes a nation of millions to hold us back”, de Public Enemy, como el disco que te cambió la vida. Y en “Covers”, el álbum de versiones que regalas en tus conciertos, hay una versión suya: ‘She watch Channel Zero’. ¿Te atreverás con el rap algún día?
¡Noooooo! ¡No creo! (risas)

¿Por qué?
Me encanta el hip hop, y ese disco fue revolucionario en su momento… Bueno, no sé lo que puede ocurrir en el futuro, eso que quede claro, pero dudo mucho que haga hip hop. Lo escucho con frecuencia, pero no tengo aspiraciones en ese sentido. Pero, ¿quién sabe? Disfruto trabajando con gente del gremio y haciendo música con ellos, ¿pero rapear? ¡Lo dudo!

En la hoja promocional del disco dices: “Hay muchos momentos bajos en la vida en general y no estoy interesada en recrearme en ellos cuando podría estar bailando”. Me ha recordado la frase la anarquista y feminista Emma Goldman: “Si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución”.
¡Oooooooooh! ¡Eso es maravilloso!

Entonces, ¿hay un subtexto feminista en tu música?
Sí, definitivamente. ¡Qué bonita frase! No la conocía, pero adoro a Emma Goldman, es genial. Cuando era niña, las mujeres de mi entorno eran muy conscientes de su condición. Ser feminista significa hacer lo que deseas: Ser abogada, criar niños o hacerte mujer policía [risas], lo que sea. Tomar tus propias decisiones sin depender de las normas sociales. Pero el hecho es que creo que existe cierta confusión sobre el tema, especialmente entre la gente joven. Muchas chicas jóvenes creen que ser feminista es odiar a los hombres, cuando el asunto no tiene nada que ver con los hombres, sino con las mujeres. Así que, sí, existe un subtexto feminista en mi música.

Bryce Goggin (Spacehog) vuelve a ser el productor. Es la tercera vez que trabajáis juntos. ¿Le consideras tu mejor cómplice en el estudio?
Es fantástico. Congeniamos haciendo música. Nos encanta grabar en directo el esqueleto básico de la canción, y su estudio es como un museo. Si entra allí alguien que no le conozca, pensará que es un basurero, no tiene sofás de cuero ni cosas por el estilo, solo es un sitio para hacer música. Usamos cinta para grabar y luego lo pasamos por Pro Tools para poder manipularlo. Es muy abierto, no tiene un ego que se imponga, le gusta probar cosas. Y es rápido, algo muy importante en el estudio. Espero seguir trabajando con él en el futuro.

También has estado de gira con el Africa Express de Damon Albarn. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Tiene alguna relación con el comienzo de tu disco?
Sí, por supuesto. Es una grabación que hice allí. Son etíopes cantando y dando palmas. Hacen una cosa increíble con la respiración. Yo lo intenté y casi sufrí un colapso, pero suena de manera asombrosa. Solo había estado antes una vez en el continente, en un viaje a Sudáfrica. Fue una experiencia similar a un safari, con animales y demás, pero en el tema de las relaciones personales resultó bastante perturbador. La gente tenía mucho miedo. Así que disfruté enormemente en Etiopía, donde las sensaciones fueron totalmente diferentes. La gente es abierta, te abordan, hablan contigo, te presentan a su familia… Es algo especial. Y la música allí es increíble. No solo la tradicional africana, también la de influencia árabe. ¡Me voló la cabeza!

Antes de debutar como solista habías tocado en varias bandas: Dambuilders, Black Beetle, Hot Trix, etc. ¿Es mejor no discutir con nadie? ¿O lo haces contigo misma?
Ya no discuto conmigo misma. Es muy fácil. Toco con mi sección rítmica, ellos aman la música y todo resulta sencillo. Es pura diversión. He discutido ya bastante en mi vida, eso se acabó.

Has grabado con gente tan diferente como Sparklehorse, Sheryl Crow o Rufus Wainwright. ¿Qué has aprendido de ellos?
Bueno, aprendí más con Rufus, porque estuve de gira con él durante años. Cada uno actúa de manera diferente, tiene su método para comunicarte lo que quiere con la música, relacionarse con otros músicos… Es muy interesante tener la posibilidad de ver cómo trabaja gente tan distinta. No solo en el terreno musical, también en el personal. Me siento afortunada, porque todos tienen enfoques distintos de las cosas.

¿Sigues haciendo arreglos de cuerda para otros artistas?
Sí, los del último LP de Scissor Sisters son míos. Y también acabo de grabar en el nuevo de Cass McCombs y en el de Jim James, el cantante de My Morning Jacket. Me gusta hacerlo, disfruto mucho.

¿Qué podemos esperar de esta gira?
Creo que voy a tocar entero el nuevo disco, y algo de material de los dos anteriores. Es muy divertido tocar las canciones de “The deep field”. Cuento con Parker Kindred en la batería y los coros, y el increíble Tyler Wood, que toca el bajo, los teclados y canta, como en el disco. Yo toco la guitarra y los teclados y canto. Espero que a la gente le guste.

Estas son las fechas de la gira española de Joan As Police Woman:

9 marzo. Barcelona. Apolo.
10 marzo. Valencia. El Loco.
11 marzo. Madrid. Joy Eslava.

Artículos relacionados