“Hindu Love Gods”, de Hindu Love Gods

Autor:

OPERACIÓN RESCATE

hindu-love-gods-24-03-18

“Aquellas cintas, cargadas de fantásticas revisiones de tema ajenos, quedaron guardadas sin que nadie les hiciera mucho caso”

 

Eduardo Izquierdo recupera esta semana una rareza: el disco que grabó Warren Zevon junto a Peter Buck, guitarrista de R.E.M. Un trabajo que supuso la salvación de Zevon y, a su vez, el final de su amistad con Buck.

 

hindu-love-gods-24-03-18-b

Hindu Love Gods
“Hindu Love Gods”
GIANT/ REPRISE/ WARNER BROS, 1990

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

El 5 de octubre de 1990, Giant Records publica “Hindu Love Gods”, técnicamente el décimo disco en estudio de Warren Zevon, aunque fue firmado también bajo el nombre de Hindu Love Gods y realmente grabado en 1984. Ahora veremos cómo y por qué.

En febrero de 1984, Warren Zevon había sido despedido de Asylum. Sus ventas no se correspondían con lo esperado a pesar de ser uno de los nombres más respetados del rock norteamericano. Para muchos músicos, “el pan nuestro de cada día”. Pero Zevon se lo tomó fatal, y entró en una espiral de autodestrucción de la que parecía difícil salir. Su adicción al vodka se convertía en peligrosa cuando se juntaba con las discusiones con Anita, su mujer, que a veces rozaban la violencia mutua. Parecía abocado a perderse en la nada, hasta que alguien hizo virar su rumbo: Peter Buck, fundador y guitarrista de R.E.M. Buck había asegurado muchas veces que su disco favorito de la historia era el debut de Zevon. Por eso decidió llamarle para que pasase unos días con él en Athens, la ciudad de su banda. Sin saberlo, probablemente estaba salvándole la vida a su ídolo, que ya había intentado el suicidio en una ocasión

 

 

Por entonces R.E.M. acababa de grabar “Reckoning” y todo el mundo hablaba bien de ellos. Zevon se metió en el estudio con Buck y juntos grabaron unas cuantas tomas, entre ellas versiones de Bo Diddlye, Willie Dixon, Woody Guthrie, Robert Johnson, Prince y de los propios R.E.M. Aquellas cintas, cargadas de fantásticas revisiones de tema ajenos, quedaron guardadas sin que nadie les hiciera mucho caso. Peter Buck, Mike Mills y Bill Berry formaban la banda y Zevon ejercía de cantante, dejando a Michael Stipe el papel de corista puntual. Todo fue tan bien que incluso llegaron a hacer un par de conciertos en el club 40 Watt de Athens. Allí, soltándose la melena, cayeron versiones de los Troggs, Patti Smith o los temas del propio Zevon. De hecho, la grabación de aquellas noches en las que Warren compartió micrófono solista con Stipe no es difícil de encontrar por la red. Esas actuaciones fueron las que provocaron que se plantearan buscar un nombre. Como un par de semanas antes el grupo había actuado bajo el pseudónimo Hindu Love Gods con el cantante Bryan Cook, decidieron repetir.

 

 

Tras aquella experiencia, Zevon ingresa en una clínica de desintoxicación y a su salida se encuentra con su ‘Werewolves of London’ en una película de Hollywood con los consiguientes royalties. La cuesta empezaba a hacer bajada. Aunque faltaba una vuelta de tuerca para que aquel disco de versiones grabado entre dos enormes nombres de la música americana saliera a la luz. Y de eso se iba a encargar el negocio discográfico.

 

 

En 1986, IRS decide sacar a la luz uno de aquellos temas, cosa que a R.E.M. no le hace mucha gracia y se suma a los muchos problemas que la banda ya empezaba a tener con la compañía y que acabaría con la ruptura de sus relaciones. El colmo se produce cuando en 1990 aparece nuestro disco con la espectacular versión del ‘Raspberry barret’ de Prince como single. El cruce de acusaciones fue fulgurante. Los de Athens acusaron a Zevon de querer ganar dinero a su costa en otro mal momento económico y Zevon acusó a R.E.M. de lo mismo. La amistad estaba rota y, aunque volvieron a recuperar el contacto, Buck y compañía no aceptaron, por ejemplo, participar en “Enjoy every sandwich”, el disco homenaje a Zevon tras su fallecimiento. Pinchando el álbum se hace difícil explicar cómo se perdió tanta química.

Anterior entrega de Operación rescate: “Asfalto” (1978), de Asfalto.

 

novedades-marzo-18

Artículos relacionados