Gigantes y Molinos (5): Dinastía

Autor:

“Le preguntaron a Bob Dylan por sus influencias musicales y contestó con tres palabras: The Carter Family. Me lancé en plancha, imagínate, y así fue como descubrí a los pioneros del country norteamericano, los fundadores de una saga que se ha convertido en la aristocracia del género”

Palabras mayores: Sergio Makaroff decide recuperar esta semana, ni más ni menos, que el legado de la Carter Family. Lo hace, como siempre, con rigor pero a su aire.


Una sección de SERGIO MAKAROFF.


Le preguntaron a Bob Dylan por sus influencias musicales y contestó con tres palabras: The Carter Family. Me lancé en plancha, imagínate, y así fue como descubrí a los pioneros del country norteamericano, los fundadores de una saga que se ha convertido en la aristocracia del género. A.P. Carter, su esposa Sara y su cuñada Maybelle entonaban sus canciones folk de aires rústicos y montañeses con frescura virginal, probablemente sin saber que estaban echando a rodar una enorme bola de nieve. June, hija de Maybelle, se casó con Johnny Cash y la pareja ocupó el trono hasta su muerte: eran, indiscutidamente, el rey y la reina del country.

June Carter tenía una hija de un matrimonio anterior, Carlene, que también es cantante. Adivina quién fue su tercer marido, entre 1979 y 1990: Nick Lowe.

Mi admirado Nick vuelve a aparecer una y otra vez en estas recomendaciones veraniegas sin que me lo haya propuesto…

También integran la dinastía Rosanne Cash –hija del primer matrimonio de Johnny– y su hermanastro John Carter Cash, único hijo de la pareja real, productor de luminarias como Elvis Costello, Loretta Lynn, Kris Kristofferson, Willie Nelson, su propio padre y ¡Tim O’Brien!

El primer álbum que compré de los Carter –por cuatro duros– se llama “Greatest hits 1927-1934”. Dieciocho temas que me conmovieron y me convencieron de que Bob había dicho la verdad: ahí estaban todas las pistas, todas las pautas del cancionero dylaniano. Ese álbum me despertó el apetito y sin dudarlo adquirí el cofre “The Carter Family”, de Proper, un sello modélico. Cuatro álbumes, 103 canciones, un tesoro. (Acabo de chequearlo en Amazon.com: puesto en el buzón de casa cuesta doce euros. ¡Ciento tres canciones por doce euros! ¡Menos de doce céntimos por canción!)

The Nitty Gritty Dirt Band dedicaron cinco álbumes a homenajear el repertorio y el legado de la familia. Llevan el título genérico de “Will the circle be unbroken” y contaron con la colaboración de los Carter originales más la aportación de Johnny Cash, Emmylou Harris, Levon Helm, John Hiatt, Roger McGuinn, Bela Fleck, Willie Nelson, Tom Petty, Taj Mahal, Alison Krauss y Chet Atkins, más una pléyade de artistas de la galaxia country que firman autógrafos en cuanto se bajan de sus Cadillacs pero cuyos nombres suenan poco en España. ¿Me los bajé de la red por la cara para ahorrarme unas monedas que luego gastaría en cervezas y pepinillos en vinagre? No, amigo: los compré y lo digo con la frente muy alta (y muy despejada).

Haz lo propio.


Anterior entrega de Gigantes y Molinos: La simplicidad del maestro.

Artículos relacionados