Gigantes y Molinos (3): El bueno de Tim

Autor:

“Resulta incomprensible que este cantante, compositor, productor, multiinstrumentista y genio integral no sea una superestrella internacional. Lo es en mi corazón, te lo aseguro”

En esta entrega de “Gigantes y Molinos”, Sergio Makaroff nos aproxima a uno de sus indiscutibles favoritos: Tim O’Brien. Como se pregunta el propio Maka, ¿no lo conoces? Pues nada, pasa adentro.


Una sección de SERGIO MAKAROFF.


Sumergido en la incesante búsqueda de canciones que me lleguen al cuerpo y el alma me dediqué a explorar lo que se podría llamar –muy genéricamente– música country. Lo mejor que encontré en ese vasto universo es un tal Tim O’Brien. ¿Lo conoces? ¿No, verdad? Tranquilo/a: no estás solo/a. Siempre lo recomiendo y nunca le suena a nadie.

Me resulta incomprensible que este cantante, compositor, productor, multiinstrumentista y genio integral no sea una superestrella internacional. Lo es en mi corazón, te lo aseguro. Hay pocos artistas de los que compro su nuevo álbum sin escucharlo: Georgie Fame, Nick Lowe y tres o cuatro más.

El bueno de Tim está en esa lista.

Hay ciertas figuras del country –las que más venden– que usan grandes sombreros de cowboy y camisetas “modernosas” (de esas con dos estampados superpuestos: digamos una imagen del Gran Cañón con rayos plateados por encima). Tanto ellos como su banda son vestidos –¡increíble!– por un estilista y su material “crossover” tiene más de a-por-la-pasta que de raíces norteamericanas.

Bien: mi ídolo O’Brien está en el polo opuesto.

Lo suyo es el bluegrass, el tradicionalismo bien entendido, la investigación de las corrientes folklóricas, la sobriedad, la contención. Transmite el rigor y la seriedad de un musicólogo… que disfruta como un bellaco.

En su página web dedica fotos y cariñosos textos a sus instrumentos predilectos, todos acústicos: guitarra, mandolina, bouzouki. También domina el banjo y el violín. Dale un ukelele y prepárate a flipar.

Que sea un perfecto desconocido fuera de los círculos especializados no quita que haya recibido un Grammy al Mejor Álbum Tradicional en 2005. Ni que haya colaborado con las Dixie Chicks, Steve Earle, Garth Brooks y los Chieftains, entre otros. Actualmente está de gira con Mark Knopfler, como miembro de su banda. Dice de él el sultán del swing: “un maestro de la música folklórica americana, de la escocesa, de la irlandesa, de la que sea; un compositor magnífico y uno de mis cantantes favoritos”.

El bueno de Tim O’Brien, mi ídolo.


Anterior entrega de “Gigantes y Molinos”: Castorcito.

Artículos relacionados