Facebook Facebook    Twitter Twitter

El disco del día: Paul McCartney

Texto de publicado el 29 feb, 2012 en la categoría Actualidad, El disco del día, Rockola

“McCartney o realmente tiene talento para cosas que le quedan lejos o sabe encontrar a los colaboradores adecuados para hacerlo. Y un muy poco mucho de las dos cosas hay también aquí”

Paul McCartney
“Kisses on the bottom”
CONCORD/UNIVERSAL

 

 

Texto: GERNOT DUDDA.

 
Es lo que tiene ser Sir o llamarse Paul McCartney. Da igual que hagas música sinfónica, coral o “techno”, el resultado acaba superando las expectativas. O realmente tiene talento para cosas que le quedan lejos o sabe encontrar a los colaboradores adecuados para hacerlo. Y un muy poco mucho de las dos cosas hay también aquí.

“Kisses on the bottom” es la primera experiencia de Macca en los estándares del jazz. Esa música por la que Sting entra y sale como Pedro por su casa, pero que en su caso tiene el doble valor de la experiencia novel y, sobre todo, de la rareza que supone pensar en un Paul McCartney inédito hasta el momento en los cauces del swing cuando hasta el más jovenzuelo chaval de barrio ha sabido revelarse últimamente como un consumado “chico del swing”. Y es cierto, nunca antes se había enfrentado Paul McCartney a las canciones que significativamente le habían abierto el gusanillo de la música, como así fue a través de tantas y tantas sesiones familiares de Año Nuevo compartidas. Primero con su padre al piano y luego con ese compañero llamado John Lennon (los Beatles ni siquiera estaban en proyecto). Un homenaje justo a las fuentes del músico cuya firma tantas y tantas veces se ha hecho imprescindible en los últimos 50 años.

Un primer apunte para “maccadictos”: la voz. Aunque hay números impecables en los que ha sabido confundirse bien con el paisaje, también hay otros en los que Paul no ha renunciado a sus señas de identidad personales, que quedan por supuesto en los ámbitos de un vocalista de pop o de rock, pero no de jazz. Esto supongo es inevitable. Y ojo, no es algo malo. Hay que tener en cuenta que es la primera vez en toda su carrera que Macca canta solo. Es decir, sin acompañarse él mismo a la vez con su guitarra o su piano, con lo que esto supone de parapeto.

Un segundo apunte: la banda. De alquiler, por supuesto. Como así ha sido siempre en este tipo de música. Petición de por medio a Diana Krall y sus muchachos, con el visto bueno de Tommy Lipuma, productor contratado para la faena. Los arreglos serían por supuesto más espectaculares si se hubiera contado con alguien como Phil Ramone o Al Schmitt, pero se trataba de conseguir una atmósfera mucho más natural y familiar en el estudio, sin importar que la producción guardara un punto de homogeneidad entre los temas. Ni siquiera éstos se han elegido por su reconocimiento popular ni han sobrevivido a una larga lista sometida a meditada depuración. Si alguien llegaba al estudio con una buena canción y los demás se la sabían, acababa grabándose. La sensación de encontrarse en el emblemático edificio de la Capitol en Los Ángeles –con los fantasmas de Frank Sinatra, Nat King Cole, Dean Martin o Gene Vincent dando vueltas–, hizo el resto.

Tercer apunte: el repertorio. Con primeros espadas del Tin Pan Alley, como Irving Berlin (‘Always’), Fred Ahlert (‘I’m gonna sit right down and write myself a letter’), Billy Hill (‘The glory of love’), Harold Arlen (‘It’s only a paper moon’), o este mismo ya en tándem con Johnny Mercer (‘Ac-cent-tchu-ate the positive’). Canciones perfectamente tarareables, como ‘Get yourself another fool’, ‘Bye bye blackbird’ o ‘The inch worm’. Un homenaje implícito a toda una era en la que las canciones formaban parte de la vida de las personas (no como ahora). Con sus ilusiones, sus anhelos, sus frustraciones… Formando parte de la Vida.

Los “maccadictos” también disfrutarán sabiendo que Paul ha grabado de nuevo aquel ‘Baby’s request’ que ya hiciera en 1979 para el “Back to the egg” de los Wings. Y dos temas más de su propia cosecha –’My Valentine’, ‘Only our hearts’)–, a los que hubiera resultado difícil encontrarles acomodo fuera de aquí.

Después de tanto párrafo, cualquiera podría pensar que “Kisses on the bottom” se trata de una obra maestra. Ojo, no lo es. Pero ya quisieran muchos mostrar tanto arrojo sin sentirse intimidados por una aventura que podría venirles grande y salir encima tan airosos como Macca. El resultado es más que digno y se deja escuchar pero que muy muy gratamente.

-

Anterior disco del día: Los Tuercas.

http://www.efeeme.com/el-disco-del-dia-los-tuercas/

OTRAS NOTICIAS

3 respuestas para “El disco del día: Paul McCartney”

  1. Don Guido dice:

    Paul simplemente se define en 3 palabras: ES UN GENIO

  2. hfsdgs dice:

    macca es un genio musical

  3. EL TENOR dice:

    Si, y colaboran Eric Clapton y Stevie Wonder. todo esto y mucho más! Macca rules!!!

Los comentarios están cerrados.

Desarrollo web: Filmac Diseño y desarrollo web Filmac