El disco del día: Brighton 64

Autor:

“Los dos miembros de la formación clásica de Brighton 64, han vuelto con un disco cuyo título es una auténtica declaración de intenciones”

Brighton 64
“Esta vez va en serio”
B-CORE

 

 

Texto: ÀLEX ORÓ.

 

 

Brighton 64 se disolvió oficialmente en 1989, después de grabar dos elepés y rozar con los dedos el éxito comercial gracias a canciones como ‘La casa de la bomba’ o ‘El mejor cocktail’. En su libro “Bola y cadena. 20 años de explosión mod” (Milenio, 2003), Ricky Gil, bajista de la banda y colíder del grupo junto a su hermano Albert, resumió la trayectoria de Brighton 64 como la “historia de un fracaso” aunque reconocía que la banda siempre disfrutó “al máximo de un proyecto eternamente fallido”. El cuarteto barcelonés, buque insignia de la escena mod española de los ochenta, había protagonizado fugaces regresos en 2000 y 2006 y una gira para celebrar el treinta aniversario del grupo en 2011, ocasiones en las que se limitaban a interpretar su repertorio clásico. Durante todo este tiempo y hasta 2012, Ricky y Albert han liderado diferentes proyectos conjuntos como Brigatones y Matamala o individuales como Rivolta y Chest (Albert) y Ricky Maximum R&B y Top Models (Ricky). Albert, por su parte, también ha publicado ya un par de novelas: “Pista lliure” (Pagès Ed, 2010 ) y “El cas del serrell” (Editorial Base) aparecida hace pocas semanas.

Los hermanos Gil junto al teclista Jordi Fontich y el batería Tino Peralbo, los dos miembros de la formación clásica de Brighton 64, han vuelto con un disco cuyo título es una auténtica declaración de intenciones: “Esta vez va en serio” es una advertencia, un aviso para navegantes de que Brighton 64 quiere borrar la palabra “fracaso” de su diccionario particular. Para ello nos presentan una docena de canciones grabadas el pasado verano en el estudio Ultramarinos Costa Brava y producidas por el propio grupo y Santi García. El cuarteto barcelonés tenía ante sí un reto monumental. Se trataba de grabar un disco de Brighton 64, con toda la carga emocional y estilística que suponía recuperar este nombre. No valía presentar un ramillete de canciones que sonaran a Brigatones o a Matamala. Se trataba de que este largo punto y aparte sonoro que fue su disolución en el 89, se convirtiera un punto y seguido, en una continuación, salvando, lógicamente, la irremediable influencia del paso del tiempo.

Para conseguir fluidez en esta transición, B-64 han recuperado algunas canciones que interpretaban en sus directos en los ochenta y que nunca fueron grabadas como ‘Banderas blancas’ y ‘El tesoro’, del periodo anterior al mini-elepé “Haz el amor” (Twins, 1985). En cambio, ‘El día que yo muera’ y ‘La noche sujeta mis pies’, quedaron fuera de las sesiones de “El problema es la edad” (EMI, 1986), el segundo elepé del grupo. Estos cuatro temas más la versión de The Kinks ‘I just can’t go to sleep’, traducida como “No puedo ir a dormir”, y que fue uno de los primeros temas que la banda incluyó en su repertorio, son el enlace con los “viejos” Brighton, son las canciones que engancharán a los oyentes más veteranos porque recuerdan ese sonido tan particular que tenía el grupo en esa época, aunque en “Esta vez va en serio”, han contado, seguramente, con más y mejores medios que en toda su trayectoria y, lo que es mejor todavía, libertad para expresar sus ideas musicales.

Otros dos temas, compuestos durante la etapa Chest-Top Models tienen referencias a algunas de las canciones clásicas de Brighton 64 y por ello quedaron descartadas de los repertorios de estas bandas. Son ‘Martires del compás’, con alusión a ‘La canción del trabajo (Bola y cadena)’ y ‘Magia en la calle’, en la que se cita a ese lugar imaginario que es ‘La casa de la bomba’, donde el problema era la edad. Dos temas que transpiran algo de nostalgia, de recuerdo de unos tiempos que ya no volverán.

Los cinco temas restantes son composiciones nuevas y aquí es donde nos hemos llevado algunas de las sorpresas más agradables de “Esta vez va en serio”. ‘Solo hasta el final’, compuesta por Peralbo, es una canción cargada de actitud y en la que se agolpan los recuerdos juveniles: zapatos rojos, billares, amigos, Chuck Berry… ‘Soy un tanto antiguo (y creo en el amor)’ mantiene la ironía de los viejos textos de los hermanos Gil, una línea que se mantiene en ‘Tu colección de discos raros’, un rabioso tema cantado por Albert Gil dedicado a los adictos a los vinilos y en el que este humilde escriba, se ha visto retratado y caricaturizado. ¡Touché, amigos! Completan el regreso de Brighton 64 dos canciones en catalán: ‘Quan baixis de l’avió’ y ‘Notes al marge’.

Brighton 64 ha vuelto y esperemos que sea verdad, que esta vez vaya en serio.

Anterior disco del día: Robert Plant & The Sensational Space Shifters.

Artículos relacionados