El disco del día: Alfa

Autor:

“Alfredo ‘Alfa’ Fernández no rima con valor y honestidad, pero siempre va unido a ellas, porque es sinónimo de esas dos palabras”

Alfa
“El segundo oficio más viejo del mundo”
MARAL PRODUCCIONES

 

 

Texto: JUANJO ORDÁS.

 

 

 

Es curioso que un tipo como Alfredo “Alfa” Fernández comenzara su carrera solista con pasos tan tímidos. Hablamos de alguien que firmó en canciones gloriosas de Buenas Noches Rose y Le Punk, aparte de ser alma madre de ambas formaciones, es decir, se trata de un músico con un bagaje a tener muy en cuenta.

De ahí que resultara peculiar que iniciara su etapa en solitario con un epé, ese ya lejano “21 de octubre”, un trabajo artesanal en el que se echaba en falta la fuerza rockera de su creador, pues no era sino un primer paso en una carrera que seguro será larga aunque comenzara casi con un esbozo. Tal vez por ello, este segundo epé titulado “El segundo oficio más viejo del mundo” no adolece de falta de fuerza y comienza a marcar el paso firme de un músico con tanto talento que a veces uno diría que huye de las formas más convencionales-comerciales con tal de no pervertirlo.

‘Las rosas de Caín’ arranca con energía, un blues rock sureño-norteamericano bastante inspirado, la voz de Alfredo gana un poso de amargura con los años pero se encabrita como nunca, con seguridad, envolviendo la poesía de sus versos. “El segundo oficio más viejo del mundo” es melancólico, no triste pero sí gris, hay añoranza en él. ‘Después de la tormenta’, otra de sus seis canciones, define con su título el epé de principio a fin. Esa es la sensación, Alfa parece estar poniendo en pie su casa después de que un huracán la haya destruido, estos cimientos musicales son firmes, pero también desoladores. Y hermosos. No sería raro que tras esta segunda reflexión –perfecta para días fríos de meses que golpean sin duelo– el rock and roll volviera a empujar un próximo trabajo que verá la luz en unos meses. Mientras tanto, disfrutad de un nombre ya con historia en la escena española, Alfredo “Alfa” Fernández no rima con valor y honestidad, pero siempre va unido a ellas, porque es sinónimo de esas dos palabras.

Anterior disco del día: Bat for Lashes.

Artículos relacionados