Discos: “Going back home”, de Wilko Johnson & Roger Daltrey

Autor:

“Wilko Johnson ha decidido despedirse de todos nosotros con un disco que hace justicia a su carrera y que rubrica la impronta que, cuando se vaya, dejará en todos nosotros”

wilko-johnson-roger-daltrey-03-04-14

Wilko Johnson & Roger Daltrey
“Going back home”
CHESS RECORDS/UNIVERSAL

 

 

Texto: EDUARDO IZQUIERDO.

 

 

Que Wilko Johnson siga desafiando a la muerte seis meses después de que se haya cumplido el plazo que los médicos dieron a su vida es algo que, evidentemente, debe congratularnos. No contento con eso, el tipo, uno de esos irrepetibles que solo se dan de tanto en tanto, ha decidido despedirse de todos nosotros con un disco que hace justicia a su carrera y que rubrica la impronta que, cuando se vaya, dejará en todos nosotros.

Decir en el mes de abril que estamos ante el probablemente mejor disco del año puede sonar no solo osado sino incluso pretencioso o suicida. Y aún lo es más si nos atenemos a que lo que llega a nuestros equipos es un álbum de versiones en el estricto sentido de la palabra. Revisiones de temas propios si lo prefieren (ya sean de la carrera de Johnson en solitario o de sus tiempos en los benditos Dr. Feelgood), con la única excepción de la espléndida ‘Can you please crawl out your windows’ de Bob Dylan. Pero me la voy a jugar. Porque difícil se me hace pensar que otro disco pueda igualar a este en cuanto a calidad de sus canciones, intensidad, carga emocional, interpretación, actitud, capacidad de sorpresa (¿alguien lo esperaba?), compenetración, honestidad…

Wilko se supera y graba el que es sin duda su mejor disco fuera del paraguas Feelgood pero, ¿y Daltrey? Espléndido, sin más. Acepta su papel de coprotagonista en un exquisito segundo plano pero cantando como nunca. O como siempre. Poniéndose al servicio de Johnson y de las canciones. Haciendo que esas cuerdas tan bluesies que Dios le ha dado vibren de forma espectacular. Aceptando su papel en esta historia con elegancia y saber estar. Dejando que sea Wilko quien se lleve todo el protagonismo a priori, para ganárselo después dejándose el alma en cada canción.

Lo siento, Wilko, pero me niego a decirte adiós, aunque esta sea tu carta de despedida. No puedo hacerlo mientras este “Going back home” (vaya última ironía) siga girando y girando en mi plato. Y creo que lo hará eternamente.

Anterior crítica de discos: “After the disco”, de Broken Bells.

Artículos relacionados